Hueyitlahuilanque y Hueyitlahuili

Por Manuel Garcés Jiménez*

En cada fiesta patronal de los pueblos de la delegación Milpa Alta, entre otras delegaciones, les da por preguntar algunos de los jóvenes, inclusive niños: ¿Por qué se realizan las fiestas dedicadas a algún santo religioso? ¿Qué significado tienen? ¿Por qué ese día de fiesta se reúnen las familias y los amigos a saborear el tradicional mole? En fin, estas y otras interrogantes me ha tocado escuchar brotar de los labios de las actuales generaciones, que desafortunadamente al desconocer su origen histórico estas tradiciones van perdiendo poco a poco su intrínseco valor histórico, y por lo tanto se van deformando al paso de los años, siendo una de tantas de las causas la venta desmedida de bebidas embriagantes (cerveza y cantaritos), expedidas en carpas que se instalan donde se reúnen las familias, y aunado a la música estridente que últimamente se ha incrementado, podemos considerar que son factores determinantes en la descomposición de la fiesta patronal, o cualquier otra de carácter popular donde se daba hasta hace pocos años la sana convivencia entre amigos y familias. Podemos considerar que después de todo termina en dos factores: la entrada de dinero de quién vende y permite la venta de bebidas alcohólicas y quién exagera ingiriéndolas, pues todo termina en desenfrenadas broncas «pagando justos por pecadores».

Para entender el origen y significado de las fiestas pagano–religiosas celebradas recientemente en el corazón histórico de Milpa Alta, nos remontaremos a los primeros gobernantes del México prehispánico quienes reorganizaron a los pobladores de estos lugares. De esta historia se desprenden las primeras celebraciones realizadas el 29 de julio en honor a Santa Marta de Betania y el 15 de agosto a la virgen de la Purísima Asunción de María que la admiramos rodeada de una enorme cantidad del fruto bíblico, las manzanas, para ascender al cielo sobre el pecado representado precisadamente por el fruto prohibido para los primeros padres: Adán y Eva.

De acuerdo al manuscrito que transcribe Vargas Rea (1953), el primer gobernante de origen mexica fue Hueyitlahuilanqui, que se caracterizó por ser guerrero, por consiguiente sometió con relativa facilidad a las nueve tribus del Señorío de Malacachtepec Momozco provenientes de Amecameca en el año de 1140, fundando los poblados de: Atocpan, Oztotepec, Tlacoyucan, Tlacotenco, Tepenahuac, Tecoxpan, Miacatlán, Ohtenco, y el barrio de la Concepción [1]. Con la llegada de Hueyitlahuilanqui se fundaron: San Mateo, Santa Marta, Santa Cruz, de los Ángeles o Milpa Alta, Tecómitl, San Juan Ixtayopan y Tulyehualco [2].

Fue el huey tlatoani Hueyitlahuilanqui «quién organizó toda la defensa necesaria para seguridad de su territorio y su integridad que acababa de conquistar, distribuyendo en todos los frentes a las tribus en calidad de vigilantes…» [3]. Su sucesor, Hueyitlahuili se verificaron innumerables combates con los colindantes de su territorio Momozca, hasta poner orden.

Hueyitlahuili gobernó del año de 1484 a 1528, mandó a construir presas de piedra movediza para evitar la erosión de las tierras de cultivo (sistema de terrazas), impulsó los sembradíos de maguey y realizó obras para canalizar el agua desde el Tulmiac; también estableció en Tecómitl un puerto de canoas [4], posiblemente fue en el paraje que se localiza atrás del «Calvario», denominado Tlatatacco.

A la llegada de los españoles a estas tierras somete a todos los grupos del Valle de Anáhuac, el eco de estas derrotas llegó al oído de Hueyitlahuili, quien hallándose en estado de senectud, y sin (quien) le sucediera para que tomara las riendas de su imperio, se sintió obligado a convocar a los jefes de la tribu a sus órdenes para acordar lo conveniente al bienestar futuro de sus subordinados [5].

El día 29 de julio de julio de 1529, es la fecha cuando llegó a estas tierras de la milpa alta el emisario del gobierno español, quien fue el primer portador del Documento de Reconocimiento de todas sus tierras, montes, cerros, pedregales y aguas de Malacachtepec Momozco. Fecha memorable, pues se honra la memoria de la virgen de Santa Martha de Betania, por lo que se acordó que ese día se colocara la primera piedra para construir una pequeña capilla provisional a dicha imagen, a reserva de construirle posteriormente una más grande, mientras se reuniesen todas las tribus en el lugar que eligiesen para fincar sus pueblos.

Lo anterior, es el motivo por el cual en todos los Títulos Antiguos de Milpa Alta se lee que la virgen de Santa Marta fue la fundadora de todos los pueblos de la hoy Municipalidad de Milpa Alta [6].

Cuentan los comisionados de fray Ramírez de Fuen Leal, que el 15 de agosto de 1536 es cuando se dio posesión de sus tierras, por lo que en cuyo día se acordó poner como Patrona de todos los pueblos (de Milpa Alta) a la Santísima Virgen de la Asunción de María [7], de cuya leyenda se desprende de los vetustos Títulos Comunales de Milpa Alta.

Como vemos, la historia no debe ver el pasado como tal, sino analizar y reflexionar el pasado como defensa para entender y comprender el presente y proyectar un futuro sano para las actuales y futuras generaciones. ♦

_____

*Presidente del Consejo de la Crónica de Milpa Alta.

1 Fundaciones de los pueblos de Malacachtepec Momozco. Biblioteca de Historiadores Mexicanos. Editor Vargas Rea. México 1953.

2 Ídem

3 Ídem

4 Torres Lima, Pablo A. El campesinado en la estructura urbana (el caso de Milpa Alta). UAM.- México, 1992.

5 Ídem

6 Fundaciones de los pueblos de Malacachtepec Momozco. Biblioteca de Historiadores Mexicanos. Editor Vargas Rea. México, 1953.

7 Fundaciones de los pueblos…

A %d blogueros les gusta esto: