El acitrón no se debe consumir por ser de un cactus en peligro de extinción

• Por muchos años el acitrón formó parte de la gastronomía mexicana, sobre todo en la Rosca de Reyes

Negarnos a incluir el acitrón en los platillos tradicionales mexicanos como los dulces cristalizados o la Rosca de Reyes, disminuye la amenaza que ha puesto al filo de la extinción a un cactus globoso que presta enormes servicios ambientales, aseguró la Semarnat.

Por muchos años el acitrón formó parte de la gastronomía mexicana, sobre todo en la rosca de Reyes, tamales, chiles en nogada y pavo navideño. Sin embargo, este dulce cristalizado no debe consumirse, debido a que su elaboración pone en peligro de extinción a un cacto globoso conocido como Echinocactus platyacanthus y otras biznagas nativas de México y del continente americano.

Por lo anterior, su extracción, comercio y consumo representa un delito federal, tal como lo inidica la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

Importancia de las biznagas para el ecosistema

Por las áridas y complicadas condiciones en las que se desarrollan, la Echinocactus platyacanthus y otras biznagas tardan entre 14 y 40 años en crecer alrededor de 40 centímetros.

Además son, por lo general, plantas hermafroditas cuya reproducción se lleva a cabo a través de la polinización de sus flores. Generan retoños sólo al herirlas, por lo que no pueden reproducirse a un nivel industrial.

Pueden encontrarse en la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Teotitlán, el desierto de Chihuahua, Tolantongo, Meztitlán, el Valle del Mezquital, el estado de San Luis Potosí y algunos otros lugares más. Algunos ejemplares de estas regiones tienen más de 200 años de vida y llegan a medir hasta un metro de altura, según datos de la Semarnat.

Por otra parte, la biznaga de dulce, tonel o burra cumple importantes funciones en su ecosistema. Retienen y filtran el agua de lluvia, participan activamente contra la erosión y ofrecen su néctar a insectos polinizadores como las abejas.

Especie en extinción protegida por la ley

Las codiciadas propiedades gastronómicas, medicinales y comerciales de las biznagas las convierten en objetivo de traficantes y extractores clandestinos.

Por ello, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) despliega operativos y vigila los estados donde se extraen y comercializan las biznagas y sus derivados. Algunas de las entidades con mayor incidencia en el comercio ilegal de biznagas son Aguascalientes, Baja California, Hidalgo, Oaxaca, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas.

Sustitutos del acitrón

Debido a esta problemática y al impacto ambiental que genera su consumo, es recomendable sustituir el acitrón en platillos tradicionales con alternativas como al ate de frutas, la papaya verde y la jícama cocida.

Sólo así se puede cumplir la ley y al mismo tiempo contribuir a la preservación de esa importante especie cactácea cuya supervivencia está en juego. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: