Xolotl, personaje mitológico surgido hace 1200 años

Algunos de los nombres que también le dan al personaje mítico Xolotl son Mexolotl o Meyolotl, Ajolote, Texolotl, el «muñeco arrugado» o Hueixolotl, el «guajolote»

PorAdán Caldiño Paz* | Nosotros | Marzo de 2011

Personaje mitológico que surge hace más de 1200 años en estas tierras que con el tiempo llevarán el nombre de Anáhuac.

El nombre es de origen náhuatl, idioma que desde aquellos tiempos hablaban los hombres que se desprendieron de Chicomoztoc, su significado etimológico no ha sido fácil definirlo, a pesar de que grandes conocedores de este idioma se han ocupado de él, llegando solo a dar definiciones de carácter metafórico tales como: paje, mozo; criado, esclavo; arrugado; muñeco; juguete del agua, entre otros, en el entendido de que no se conoce la verdadera significación de Xolotl.

La leyenda mítica de este personaje lo presenta como un dios de los que obligaron a los dioses Nanaotzin y Tecuziztecatl a que se arrojaran en una hoguera enorme que se ubicaba en Teotihuacan para que se convirtieran en astros luminarios del día y de la noche (Sol y Luna) sucediendo que ya creados, alumbraban con la misma luz, cosa que no fue del agrado de los dioses, por lo que se hizo necesario  otra reunión de los mismos dioses.

Primero salía el Sol, y tras él la Luna, orden que no gustó a los  dioses, por ello, dicen los que cuentan fábulas, que al ver que los dos tenían la misma luz, deliberaban cómo podría corregirse tal fenómeno; uno de los dioses reunidos salió corriendo hasta encontrar un conejo y aventándoselo calló en la cara de Tecuziztecatl (la Luna) oscureciéndole el rostro, hasta quedar como está en nuestros días.

Después que salieron ambos sobre la tierra estuvieron sobre ella sin moverse del lugar, entonces nuevamente hablaron los dioses y dijeron: ¿Cómo podemos vivir así? Mejor muramos todos y hagamos que, con nuestra muerte, el Sol y la Luna se tendrán que mover; y luego el aire se encargó de matar a todos los dioses y dícese que uno de ellos llamado Xolotl no quería morir porque le tenía miedo a la muerte, y pidió a los dioses que el no quería morir, llorando de tal manera que se le hincharon los ojos por lo que al llegar a él, el que quería matarlo, echó a huir escondiéndose en un maizal y se convirtió en pie de mata por lo que los labradores lo llamaron Xolotl, porque así lo reconocieron.

Al ser visto entre los pies de una mata de maíz, otra vez echó a huir, y pudo esconderse entre los magueyes y por su alto poder de transformación se convirtió en maguey y quienes lo vieron lo llamaron Mexolotl, nombre que se compone de la raíz de metl (me) maguey y del nombre Xolotl, formando el nombre náhuatl Mexolotl.

En esta acepción algunos creen que la X de Xolotl es Y, y que en vez de Xolotl debe ser Yolotl, corazón, de manera que Mexolotl debe ser Meyolotl, o sea, el corazón del maguey, y de donde se forma el mexicanismo meyolote, el corazón del maguey.

Nuevamente fue visto, y por el miedo a la muerte otra vez echó a huir, y pudo meterse al gua donde se hizo batracio y adquirió el nombre de Axolotl, palabra formada por A, raíz de Atl, agua, y de Xolotl.

Al formarse el nombre de Axolotl, de este término se forma el mexicanismo Ajolote.

Al llegar al agua logró su transformación, pero aún así lo atraparon y lo mataron, y dicen que aunque fueron muertos los dioses no se movió el  Sol…

De las transformaciones, la más expresiva es cuando Xolotl se introduce al agua y se convierte en Ajolote, animal acuático en el que más comprensivos son sus cambios.

El padre Francisco Javier Clavijero dice del ajolote que es un lagarto acuático de los lagos mexicanos. Su figura es fea y su aspecto ridículo; llega a medir hasta 20 centímetros, su piel es blanca y negra, su cola es larga.

Nada con sus cuatro patas como las de la rana.

Lo más singular de este pez es tener el útero como el de la mujer y menstrua cada mes como todas las mujeres. Su carne es buena para comer y muy sana.

Tiene la boca siempre abierta y su nombre se debe sin duda por su agilidad en agua, por lo que se ha dado en  llamar «muñeco de agua».

El pueblo mexicano al conocer la leyenda de la transformación del personaje mítico llamado Xolotl y por la manera de presentar los cambios ya referidos, la filosofía popular presenta  otras transmutaciones que los cronistas no presentan en sus tratados pensando en que tal vez contando todas la fábulas que se conocen sobre el personaje Xolotl, podría ser muy prolija; a pesar de ello se dice que Xolotl siguió huyendo y escondiéndose para que el que lo quería matar no lo atrapase, y que por ello se esconde en la cocina donde las mujeres están preparando la comida transformándose en Texolotl (tejolote), nombre compuesto con la raíz te de tetl, piedra, y con el agregado de xolotl, formándose la presentación de Texolotl, el tejolote, con el que  se muele la salsa para hacer más sabrosa la comida que consume la mayoría de los mexicanos.

Cuando Xolotl se daba cuenta que el que lo quería matar los buscaba hasta en la cocina, entonces se echaba a huir y en su violenta fuga se metía a los corrales donde viven los animales y se convertía en Hueixolotl (guajolote), y como anteriormente se dijo que algunos llaman a Xolotl como el «Arrugado», dando el sentido a uno de los nombres que se le dan a Xolotl, se forma el metafórico nombre del «Muñeco arrugado», el «Guajolote».

Conociendo este mito, fácil es comprender el sentido de las palabras en las que entra en composición el nombre Xolotl. ♦

_____

* Cronista de San Salvador Cuauhtenco, Milpa Alta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: