800 años de Tláhuac y la importancia de Chimalpopoca en su historia

El momento fundacional de Cuitláhuac es en 1222

Texto: Sergio Rojas | Fotografía: Sergio Rojas Sánchez

Faustino Galicia Chimalpopoca dotó de su propia tradición histórica prehispánica a su pueblo, Cuitláhuac, cuando no existía; porque los mexicas podían contar su historia a través de Tezozómoc; los chalcas lo podían contar a través de Chimalpahin; los texcocanos o colhuas lo podían hacer a través de Ixtlilxóchitl y los tlaxcaltecas a través de Diego Muñoz Camargo, pero los de Cuitlahuac no podíamos contar nuestra historia porque carecíamos de un documento hasta que lo elaboró «el intelectual indígena más importante del México decimonónico».

Lo anterior fue señalado por el maestro en Historia, Baruc Martínez Díaz, durante el Encuentro de Historiadores y Cronistas de la Región de Tláhuac, al hablar acerca del documento elaborado por Chimalpopoca en el siglo XIX, y quien con una gran conciencia histórica «nos dotó a sus descendientes y paisanos de un documento por el que podemos saber que en el año 1222 se fundó Cuitláhuac y por lo que este año de 2022 está completamente dedicado a la conmemoración de los 800 años de historia».

«Hablamos de la fundación del antiguo altepetl Cuitláhuac, hoy cabecera de San Pedro Tláhuac», dijo el historiador al cierre del encuentro efectuado en el Museo Regional de Tláhuac, el cual fue organizado por el área de Proyectos Museográficos de la alcaldía como un primer acercamiento a la historia de los siete pueblos de la demarcación.

A decir del autor La iglesia de Tláhuac y el proceso de evangelización en las comunidades indígenas, los pobladores de San Pedro Tláhuac «descendemos de aquellos que hace 800 años fundaron este sitio y luego las futuras generaciones fueron creando otras historias, me refiero a que en el área que ahora es Tláhuac como pueblo, como alcaldía, hubo una ocupación humana mucho más antigua, como Terremote Tlaltenco, originalmente conocido como Terremotitla».

«Ese sitio tuvo el auge más grande de entre 400 a 200 años antes de Cristo y, por consiguiente, con más de dos mil años de existencia; además, hay otros sitios aledaños a la Sierra de Santa Catarina, cercanos al actual pueblo, que tienen la misma periodicidad, por lo que hablamos de aldeas milenarias», comentó.

La isla de Tláhuac

«En el caso de Tláhuac, como ustedes saben, era una isla que después se llamó Cuitláhuac, inicialmente era un pequeño islote volcánico y ese islote se encontraba en lo que ahora es la parroquia y ex convento de San Pedro Tláhuac», explicó.

El licenciado y maestro en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México donde actualmente cursa su doctorado, ese islote volcánico tuvo ocupaciones anteriores a la llegada del grupo cuitlahuaca y que «inició esta historia por la que hoy estamos celebrando los 800 años».

Un asentamiento del Preclásico temprano

Refirió que el arqueólogo Pedro Armillas en la década de los 60 «hizo unas excavaciones y encontró que aquí en la isla de Cuitláhuac había un asentamiento del Preclásico temprano, eso nos lleva a decir que estamos hablando de dos mil años antes de Cristo, esto es, que se trata de un asentamiento que tiene como cuatro mil años de existencia».

Lamentablemente Armillas lo referenció, pero nadie hizo una excavación arqueológica en ese tiempo cuando todavía se encontraba deshabitado el sitio y, posteriormente, con la urbanización del pueblo, fue cubierto el lugar y no se sabe dónde quedó, por lo que no se puede saber de más registros arqueológicos, señaló el autor de libros como Revolución en el lago: el zapatismo en los pueblos lacustres del sur de la Cuenca de México y El Charro Negro: señor del rayo en la región de Tláhuac.

1222, el inicio de la historia

Martínez Díaz expuso que 1222 un grupo nahua «muy grande» vino del norte de lo que ahora es México, «fue un grupo de origen chichimeca que fundó el pueblo de Cuitláhuac.

«Los Anales de Cuauhtitlan nos refiere que en el año 3 Conejo los beneméritos fundadores de Cuitlahuac fueron el señor Cuauhtlohtli, primer fundador, y Ihuitzin, Tlilcoatzin, Chalchiuhtzin y Chahuaquetzin, todos ellos fueron chichimecas y se repartieron en Xico, Chalco y Tláhuac, así se dicen señores cuitlahuaca de Ticic».

«Este –subrayó– es el momento fundacional en 1222».

El origen de Cuitláhuac

En los Anales de Cuauhtitlan, refirió, escrito en náhuatl alrededor de 1560, hay una glosa en español del lado derecho que dice: «Origen de los de Cuitlahuac».

¿Por qué deberíamos de creer a ese documento?, se preguntó el traductor al náhuatl de las obras de teatro para niños de William Fuentes: Una varita mágica (Ce mahuiztlacotzin) y Las piedritas de Chicomexochitl (Chicomexochitl itetzin).

«Porque si analizamos detenidamente los Anales de Cuauhtitlan hay muchas referencias a ‘dicen los cuitlahuacas’ o ‘saben los de Cuitlahuac’».

El historiador dijo que las glosas se refieren a quienes escribieron los Anales de Cuauhtitlan porque «tenían a la vista antiguos códices provenientes del pueblo de Cuitláhuac, y con base en esos códices estaban escribiendo en escritura latina, ya no en escritura ideográfica como lo hacían nuestros antepasados, tenían a la mano los Anales de Cuitláhuac, entonces es muy fiable que creamos lo que dicen los Anales de Cuauhtitlan en ese año de 1222, cuando efectivamente se fundó este altepetl de Cuitláhuac».

El documento que llegó a manos de Chimalpopoca

Baruc Martínez apuntó que el documento permaneció muchos años olvidado, «fue propiedad de don Fernando Alva Ixtlilxóchitl, un noble de ascendencia indígena texcocana; luego pasó a manos de don Carlos de Sigüenza y Góngora, luego al Colegio de los Jesuitas y así, fue pasando de mano en mano, hasta que un personaje de nuestro pueblo llamado Faustino Chimalpopoca Galicia –del que yo siempre digo que es el intelectual indígena más importante del México decimonónico– lo encuentra y lo traduce por primera vez al español».

Luego vinieron más traducciones, dijo. «La traducción de Chimalpopoca como algunos han señalado, fue deficiente en muchos aspectos, sin embargo, él fue el primer descubridor en el siglo XIX de este documento, y cuando lo tiene a la vista y lo está traduciendo se da cuenta que efectivamente, el documento está plagado de un montón de cosas de su pueblo, es decir, de la historia de Tláhuac».

«Las empieza a recopilar por separado y las pone en orden cronológicamente, desde el año 3 Conejo, 1222, hasta el año de 1517, y con esta recopilación crea otro documento; uno se llamó Origen de Cuitláhuac, que actualmente se encuentra en 10 fojas en la Biblioteca Nacional de México como fondo reservado, totalmente escrito en náhuatl, y otro en donde además de las glosas en náhuatl va poniendo pictografías indígenas a la manera de los anales prehispánicos; es decir, 3 Conejo y pone tres puntitos y conejito, y entonces en ese 3 Conejo empieza a decir, en este año tal cosa pasó; luego 4 Caña y tal cosa pasó».

Documento terminó en Estados Unidos

Lamentablemente el documento en cuestión se encuentra en la Universidad de Indiana, «no hemos podido acceder a él, esperemos que en los próximos meses poder tener una copia digital y hacer una traducción».

En ese documento, detalló el historiador, «al final Chimalpopoca escribe por qué está haciendo eso y dice claramente: ‘copié este viejo papel, lo saqué de un antiguo manuscrito y lo dejo para que mis hijos y los hijos de sus hijos sepan cuándo y quiénes fundaron nuestro pueblo de Cuitláhuac. Y para que conste pongo mi nombre y mi firma’». Finalmente, Martínez Díaz recomendó a quien guste conocer el primer manuscrito del origen de Cuitláhuac en una traducción al español, consultar en internet la revista Estudios de Cultura Náhuatl de la UNAM, porque ahí está el origen de Cuitláhuac. «Es un texto que traduje y se publicó en el 2020 para iniciar los festejos de estos 800 años por la conmemoración de la fundación de Tláhuac».

Va a la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey

Los próximos días viernes 23 y sábado 24 de septiembre el historiador Baruc Martínez Díaz participará en la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey (EU), en el encuentro denominado «Explorando las perspectivas indígenas sobre los años posteriores a la conquista de México», junto a académicos estadounidenses. El maestro en Historia fue uno de los seis invitados «indígenas» mexicanos y será el único del centro de México, por lo que representará a Tláhuac en su 800 aniversario. «Esta es mi segunda estancia en los Estados Unidos por lo que me siento sumamente emocionado», dijo antes de partir. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: