Por medio de la narración oral enamora a los niños de la historia

Historia y vida de la gente de Zapotitlán en Tláhuac contada por Alma Rosa Rivera de los Santos

Por Sergio Rojas

Luego de vivir su infancia en uno de los pueblos de tradición lacustre de Tláhuac como es Zapotitlán, donde la gente se dedicaba a la siembra y cultivo de maíz, frijol y calabaza, y acompañó a las mujeres a dejar el taco a sus hombres en las faenas del campo, al llegar a la adolescencia el escenario rural sufrió un «cambio brutal», los políticos cambiaron el uso de suelo y el otrora poblado se volvió una zona de asentamientos irregulares.

«El gobierno arrebató terrenos de cultivo, pero no me voy a meter en cuestiones políticas, sin embargo, hubo invasiones y la gente tuvo temor, tiempo después la Línea 12 del Metro nos trajo ese crecimiento desmesurado y hasta la fecha sigue la amenaza de manera impresionante», comentó Alma Rosa Rivera de los Santos, investigadora de las costumbres y tradiciones de su pueblo, además, creadora de narración oral y escénica, profesión también conocida como cuentacuentos para niños.

Tras la devastación de su pueblo, Alma Rosa comenzó a recuperar la historia oral de los pobladores de Zapotitlán, el patrimonio intangible que comprendía la vestimenta, las danzas, lo relacionado a la conmemoración del Día de Muertos, la gastronomía y las tradiciones de las abuelitas, y en 1990 fundó el grupo Itacate de Cuentos.

Durante su participación en el Encuentro de Historiadores y Cronistas de la Región de Tláhuac, organizado por el área de Proyectos Museográficos de la alcaldía Tláhuac, dedicó su conversatorio en homenaje al ingeniero Esteban Chavarría Salas, «uno de nuestros grandes cronistas que amaba las historias del pueblo, que se dedicó a escuchar y a contar las tradiciones de Zapotitlán, pueblo de fiesta, de luces y música », señaló.

Autora de tres libros de investigación en los que revalora la tradición oral, como son Memorias de la fiesta de Zapotitlán (1998); Todos los caminos conducen a Santiago. De Santiago de Compostela a Santiago Zapotitlán (2010), y finalmente, Mujeres y tradición. Las mayordomas de Santiago Zapotitlán (2017), Alma Rosa narró una serie de vivencias, recuerdos y anécdotas para el público que acudió al Encuentro efectuado en el Museo Regional de Tláhuac.

Las tradiciones en Zapotitlán

«Desde el nombre tiene un cuento, Zapotitlán, lugar entre árboles de zapote. Mi pueblo se viste de fiesta por las mayordomías, mantiene vivas sus tradiciones; son dos las fiestas patronales que se celebran durante el año, una en febrero y otra en julio, su organización corre por cuenta de las mayordomías, grupo de hombres y mujeres que se reúnen para trabajar en colectividad, por las fiestas, la música, el florado, porque convierten a la iglesia en un vergel con magníficas portadas para honrar a los santos patrones».

«La comida tradicional está basada en el maíz, aunque ya hay pocas personas que se dedican a sembrarlo todavía la comida está basada en el maíz, es muy importante».

Rituales de vida y muerte

«La celebración de Día de Muertos que caracteriza a todo Tláhuac tiene detalles muy particulares en Zapotitlán, y los relatos de tradición oral, los cuentos y las historias son contados cuando las mujeres se ayudan a preparar la fiesta en los rituales de vida y muerte; igual cuando nace un niño y se le bautiza hay los grandes pachangones. Se sigue preparando la comilona, o para cuando alguien fallece, en los nueve días, o en el día del entierro se preparan platillos especiales y se cuentan historias».

«Con la mayordomía se ofrece maíz y atole a los madrugadores que van a escuchar la música de las bandas, cuando éstas llevan las Mañanitas a los santos patrones; ahí están las mujeres cocinando y compartiendo historias y relatos».

Los «piromusicales»

En su conversatorio, Alma Rosa prefirió brincar la parte relacionada con el carnaval en Zapotitlán, porque «también tenemos el nuestro –dijo–, pero me parece que el más representativo de los carnavales en la alcaldía es el de Tlaltenco», y a continuación Angélica Castañeda Romero abordaría el tema de los carnavales y la Sociedad Benito Juárez.

Pero Zapotitlán, apuntó, «es un pueblo de fiesta, de luces y de música, en el que se hace la quema de castillos de más de 23 metros de altura y la quema se acompaña con la música de bandas; y ahora se acompaña en sincronía perfecta con la quema de luces y música y le llaman ‘piromusicales’».

Sus barrios y mayordomías

«Zapotitlán tiene dos barrios, el de Santa Ana (de la parte frontal de la iglesia hacia adelante) y el de Santiago (en la parte posterior de la iglesia). Es un pueblo que está organizado en 23 mayordomías que celebran la fiesta patronal. Donde además la Colonia La Conchita de igual forma está dividida en estos dos barrios».

Portada y contraportada del libro acerca de las Mayordomas de Zapotitlán, en coautoría con Carlos Eduardo Valdés Rivera

«La devoción a Santiago apóstol aglutina a todo el pueblo de Santiago Zapotitlán, que lleno de fe y de esperanza se organiza en festejos  comunitarios organizados por las mayordomías. La mayordomía es un cargo honorario, colectivo y rotativo, cada mayordomía esta integrada por 80 a 250 miembros en el que se da un servicio al pueblo: la organización y realización de la fiesta de los santos patronos con flores, pirotécnica y música. Ser mayordomo es un simbolo de identidad , orgullo y pertenencia al pueblo de Santiago Zapotitlan», explicó.

«En Zapotitlan Contamos con 23 mayordomías 12 corresponden al barrio de Santa Ana y la Conchita A y 11 al barrio de Santiago y la Conchita B. En Santiago Zapotitlan, todos somos mayordomos porque todos cooperamos para la fiesta, pero el comité principal de la mayordomia esta integrado por un presidente, tesorero, secretario y vocales».

El santo guerrero

La también promotora de la lectura refirió que el culto a Santiago es muy importante en nuestro país, se trata de «un culto que vino de España, lo trajeron los conquistadores, se le veía como el gran benefactor en la lucha contra los musulmanes, los moros, y nos trajeron sus creencias del ahora santo patrono, cuya imagen al llegar no fue de sotana, como es la de los santitos que vemos en todas las iglesias, se trató de un santo guerrero montado en su caballo».

Alma Rosa recordó que después del culto a la Virgen de Guadalupe el culto al Señor Santiago en nuestro país es el más importante, «cada 27 de julio 635 comunidades nos hermanamos para celebrarlo», mencionó. «Su nombre brilla en ciudades magníficas, en pueblos, desiertos, selvas, ríos, valles, haciendas, es el segundo nombre más popular después del de Guadalupe».

Los santos patrones del pueblo

Refirió que «en estos tiempos de globalización y modernidad» las mayordomías representan el trabajo de colectividad, porque todo el pueblo se une para organizar festejos comunitarios dedicados a los santos patrones, a Santiago, la Señora Santa Ana y al Cristo de las Misericordias.

«En Santiago zapotitlan festejar al santo patrono es tan esencial como el alimento mismo, ya que le da a los individuos un sentimiento de pertencia. En la mayordomia participa  la familia, los parientes, los vecinos de toda la vida», comentó.

Portada del libro Todos los caminos llevan a Santiago…

Testimonio de una vecina:

«Ser parte de la mayordomia es una fiesta, ya que todos los de la calle nos mantenemos unidos, nos apoyamos en las buenas y en las malas, hacemos convivios, cada uno lleva su mejor guisado para convidar, yo apoyo a mi hijos como antes lo hice con mi marido». Maria del Socorro de los Santos de 69  años. Entrevista para el libro Mujeres y tradicion las mayordomas de Santiago Zapotitlan

Las danzas

«Veneramos a Santiago Apóstol con fiestas, relatos y danzas. La danza más antigua que se baila en Zapotitlán es la danza de santiagueros; en otros lugares del país es conocida como la danza de moros y cristianos. Nosotros simplemente la llamamos la danza de los santiagueros Danza de Santiagueros, es una representación teatral que data de la época medieval y que trajeron los conquistadores a México, pero la singularidad y por qué persiste esta danza hasta la actualidad es porque se trata de una danza de resistencia».

Los actuales representantes de la danza de Santiagueros: Aldar Montes Sanchez y Cesar Vázquez Montes (hijo y nieto de don Luis Montes Jalpilla). Fotografía del archivo de la investigadora

«Debajo de las cajas de terciopelo de los danzantes de santiagueros había símbolos y emblemas de las culturas prehispánicas. Esta danza se representaba desde 1915, fue pasando de generación en generación. A finales de los 60 la danza pareció extinguirse porque falleció don Ciriaco Jalpilla, uno de los danzantes más apasionados de esta danza», apuntó.

Luis Montes Jalpilla impulsó entre niños y jóvenes la danza en 1997. Es una danza de conquista y es un patrimonio intangible del pueblo de Zapotitlán. Ahora las niñas también ya reclamaron su derecho a bailarla.

Archivo de la investigadora y difusora de las tradiciones de Zapotitlá. Foto Ricardo Lozada Pérez

La danza Azteca

«Otra danza importante en el pueblo es la danza Azteca, fundada por Juan Jiménez Castañeda y sus dos hijos; uno de ellos, don Hermilo Jiménez, llegó a ser gran capitán de esta danza y ahora la continúan sus hijos Roberto y Valentín Jimenez.

El segundo grupo de danza se denomina Danza Azteca de la Virgen de Guadalupe.

Archivo de la investigadora y difusora de las tradiciones de Zapotitlán. Foto Ricardo Lozada Pérez

«De la danza de santiagueros en Santiago Zapotitlán hay una familia que se dedica a resguardar el vestuario, los trajes que se donan a Santiago, desde el año de 1964 la familia Flores Salas resguarda en su casa los trajes del patrón Santiago. Tienen una habitación ex profeso de su casa solamente para resguardar los trajes del Señor y ellos se encargan de la restauración. Es una tradición que ha pasado de padres a hijos. La tradición dice que (a Santiago) le gusta vestirse de color rojo, de colores encendidos».

Reconocimientos en vida

«En 2013 hicimos un reconocimiento a la familia Flores Salas por los 50 años del cuidado y devoción del Señor Santiago, porque en los sectores culturales debemos reconocer a los actores sociales que mantienen vivas las tradiciones de los pueblos», expuso Alma Rosa.

La tía Chinita

«La Señora Santa Ana es la madre de la Virgen, la abuelita de Jesús, en Zapotitlán la veneramos el 26 de julio y la tía Chinita, Lucina Paredes, fue una de las custodias de los trajes de la Señora Santa Ana, ella los bordaba, era la memoria viva del pueblo; a los 96 años tenía una memoria prodigiosa, cualquier detalle que uno le contaba ella decía yo estuve ahí; que el tren pasaba por Zapotitlán, yo estuve ahí, tenía diez años; y que mataron a la bruja, no sé si era bruja, pero yo estuve ahí. Tuvimos la suerte de hacerle un reconocimiento en vida por su trabajo y devoción», asentó.

Cristo de las Misericordias

«Otro santo que festejamos en Zapotitlán es el Cristo de las Misericordias que está en el altar mayor de la iglesia, pero no es el original. En el pueblo se hace una peregrinación al pueblo de Los Reyes Coyoacán porque ahí está el santo patrono de la Misericordia, originario de Zapotitlán», comentó.

«Cuentan que lo llevaron a resanar y los que lo llevaron se fueron a refrescar a la pulquería, la imagen la dejaron resguardada entre los tulares, pero cuando regresaron ya no la encontraron; después la imagen ya no se quiso venir a Zapotitlán, se hizo muy pesada, y desde hace 200 años la gente de Zapotitlán peregrina a Los Reyes Coyoacán y le hace una fiesta esplendorosa con mayordomía. Es una cuestión de fe y de devoción y a esta imagen de la devoción en Zapotitlán le llaman ‘El Chaparrito’, es una escultura en posición sedente, antes de la crucifixión; es milagroso y establece lazos de compadrazgo y amistad, aunque también de rivalidad entre la gente de Zapotitlán con la de Los Reyes Coyoacán», describió.

Las gorderas

La estudiosa de las tradiciones y costumbres de su pueblo se refirió a Zapotitlán como un pueblo que fue de gorderas. «La gente se dedicaba a la siembra y a la cosecha, pero comenzó a desecarse el lago y con eso llegó la amenaza de miseria y hambre, a las mujeres de Zapotitlán que son muy valientes y en lugar de ponerse a llorar se dedicaron a trabajar en el metate, a moler a fuerza de pulmón el maíz y el frijol, hicieron gorditas y se fueron a venderlas al centro de la Ciudad de México».

Doña Guadalupe Chavarría Paredes  acompañadada de Alma Rosa Rivera de los Santos. Fotografía del archivo de la investigadora

«Las gorderas, me parece que son unas guerreras que levantaron al pueblo ante la desesperanza, hicieron un trabajo en equipo; sus maridos campesinos sembraron, cosecharon y cuidaron la milpa. Ellas procesaron el maíz y el frijol. Mi abuela Lucía de Jesús fue gordera y al igual que a muchas mujeres fue un ejemplo de que no hay que dejarse vencer por la adversidad».

Recuperar las historias

«Por eso es muy importante recuperar las historias de esas mujeres», destacó. Un testimonio de Paula Hernández es el siguiente: «Las mujeres siempre hemos trabajado duro, las del pueblo ayudaban a sus maridos porque antes todos eran campesinos, ellas se iban a vender a La Merced, a Chapultepec, una zona muy socorrida para llevarse sus canastotas de gorditas de frijol, de manteca, sus tostadas de chile rojo, que se preparan con frijolitos, nopales y cilantro, sus salsas».

A decir de Alma Rosa «todavía siguen consumiéndose esas tostadas enfrente de la catedral, no sé si las han probado, esas tostadas grandototas las hacían también en Zapotitlán».

El recalcitrante oficio

«Me he especializado en esto de contar historias, en valorar el patrimonio intangible de los abuelos, compartimos relatos parecidos por toda la zona lacustre, es la historia de nahuales, espantos, aparecidos, de la llorona, del charro negro o la culebra de agua, que a mí me parece es el relato más singular de Tláhuac».

¿Qué hacen en Itacate de Cuentos?

«Contamos historias a los niños para que se enamoren de su pueblo, para que lo valoren. En el espectáculo El espanto del espanto que presentamos en el Faro Tláhuac contamos las historias de aparecidos, de los nahuales, porque los niños ya no conocen nuestros monstruos mexicanos y se dejan seducir por los monstruos de las trasnacionales».

¿Cuál es la diferencia entre los monstruos locales y los monstruos de las trasnacionales?, se preguntó Alma Rosa y se respondió con su armoniosa voz.

«Que contra los monstruos locales se puede luchar –por ejemplo, las mujeres que abren las tijeras para ponerlas en forma de cruz y así ahuyentar a las brujas–, pero contra los monstruos de las trasnacionales sólo llenamos de pesadillas y de miedo a los niños».

Alma Rosa Rivera en una de sus presentaciones. Fotografía Facebook Itacate de Cuentos

Enamorar a los niños de sus tradiciones

«Llevamos la tradición oral a los niños, para que ellos se enamoren de lo lúdico, de la tradición del Día de Muertos, por ejemplo, y eso se puede ver en el canal de Youtube de Itacate de Cuentos», destacó.

«Celebro este Encuentro  -dijo– porque permite presentar la belleza de Tláhuac y sus tradiciones, y para decir al mundo que aquí no es tierra de narcos, sino que se tiene tradición, cultura prehispánica que necesitamos contar para que todos se enteren que nuestros pueblos tienen mucho que decir».

Tradiciones vistas desde el feminismo

El libro Las Mayordomas de Santiago Zapotitlán, puntualizó Alma Rosa, lo escribí desde las lentes del feminismo, «para poder hablar del machismo en Tláhuac, porque en Zapotitlán, aunque las mujeres trabajan muy duro en las mayordomías, solamente hemos tenido dos mujeres presidentas, una de cada barrio».

Por último, anunció para noviembre la realización del Tercer Maratón de Día de Muertos, organizado por Itacate de Cuentos. La cronista Rivera de los Santos participó en la mesa junto con el historiador Baruc Martínez Díaz y Angélica Castañeda Romero, cronista de Tlaltenco. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: