Nombres con que el hombre ha bautizado a exoplanetas y estrellas

¿Lionel Messi, Pelé, Maradona, nombres para tomarse en cuenta?

Quijote, Rocinante, Sancho, Dulcinea, Lich, Draugr, Poltergeist o Phobetors son nombres de personajes literarios, pero también de exoplanetas y estrellas del universo, y si en nuestro planeta casi todos los mares, ríos o montañas tienen nombres que las primeras civilizaciones eligieron, no hay entonces por qué no bautizar aquello que flota sobre nuestras cabezas.

La Unión Astronómica Internacional (UAI) es el organismo responsable de la nomenclatura planetaria, para lo cual consultan cientos de enciclopedias, diccionarios astrológicos y referencias de todas las culturas. Eligen mitos con los que nombran cada cuerpo celeste, como Io, el satélite volcánico de Júpiter y que se dedicó a dioses del fuego y el trueno, así como personajes del Infierno de La Divina Comedia.

Sin embargo, en ocasiones esta tarea queda reservada para la participación popular a través de un concurso público, el organismo invita a los ciudadanos a colaborar en el bautizo de planetas de fuera de nuestro sistema solar, los exoplanetas. Este año, hasta 20 que serán objetivos del telescopio James Webb van a ser nombrados con ideas que aporte cualquier persona que quiera proponer algo.

En 2016 la estrella mu Arae pasó a denominarse Cervantes a través de un concurso similar, y los cuatro planetas que la orbitan (mu Arae b,c,d y e) se denominaron Quijote, Rocinante, Sancho y Dulcinea.

Cultura popular en cada estrella

Los nombres que los internautas han dado a las estrellas y exoplanetas del concurso NameExoWorlds durante estos años van desde el dragón Fafnir (estrella 42 Draconis) a los astrónomos Copérnico (Estrella 55 Cancri), Galileo o Brahe (planetas 55 Cancri B y C, respectivamente). Asimismo, la estrella PSR 1257+12 (un sol muerto pero todavía activo) y sus tres planetas han recibido nombres de fantasmas, zombies y muertos vivientes como Lich, Draugr, Poltergeist y Phobetor. También la filósofa alejandrina Hipatia dió nombre al exoplaneta Edasich B.

No hay que olvidar que a los 27 satélites de Urano, en nuestro sistema solar, se les puso nombres de personajes de obras de Shakespeare (y a un poema de Alexander Pope): Hamlet, Macbeth o el rey Lear, por ejemplo. Y el satélite Miranda contiene referencias a Romeo y Julieta.

La nomenclatura planetaria y la mitología

Aunque lo cierto es que no siempre ha existido esta participación popular. Tal y como se comenta en el artículo del periodista científico Rafael Clemente, desde el siglo XVII, muchos cartógrafos plantearon propuestas de nomenclatura. Galileo, por ejemplo, bautizó a los satélites de Júpiter como «estrellas Mediceas», en referencia a Cosimo II de Médici. Thomas Harriot puso «Britania» a una de las llanuras lunares. Y el cosmógrafo real Michael van Langren propuso nombres patrios de la España de Felipe III: desde el Océano Filipino hasta el Mar Austríaco y multitud de personajes de la corte.

Lo mismo ocurre con Marte, que está basada en lugares de la antigüedad clásica: «Tierra del Oro» (Chryse), la Grecia clásica (Hellas) o la fuente mágica (Acidalia). También la Nix Olympica o el canal de Coprates. Recientemente, la UAI decidió denominar los cráteres de Mercurio en homenaje a artistas plásticos, músicos y escritores de todas las épocas. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: