Cruces puntadas de Acalpixca y Atlapulco en Xochimilco

Se trata de diseños geométricos formados por series de orificios que forman círculos o cuadrángulos simples o concéntricos cruzados

Por Francisco Javier Márquez Juárez

Las cruces puntadas, son diseños geométricos formados por series de orificios que forman círculos o cuadrángulos, simples o concéntricos cruzados por dos líneas diagonales que se cortan en el centro de la figura formando una «X» o cruz.  De estas líneas proviene su nombre.

Generalmente se encuentran grabadas en piedras, con excepción de las que se localizaron al lado sur de la Pirámide del Sol en Teotihuacán. Esas cruces fueron trazadas en pisos de estuco y no grabadas en piedra.

Aunque estos petroglifos han sido localizados desde Alta Vista, Zacatecas, hasta Uaxactún, Guatemala, los arqueólogos que las han estudiado concuerdan en asignarles un origen teotihuacano.

Fotografía 1

Otro consenso que tienen los estudiosos de estas cruces, es que no son motivos ornamentales ni decorativos. Fueron instrumentos científicos y prácticos que tenían uno o varios usos a la vez. Se infiere que pudieron ser utilizados como ábacos, modelos arquitectónicos y marcadores solares o astronómicos.

Hay quien encuentra en ellas, cómputos calendáricos relacionados con el ciclo de venus y marcadores de los pasos solsticiales y equinocciales tomando como referencia los sitios donde se encuentran ubicadas.

Fotografía 3

Por ejemplo, para Rubén B. Morante López, las cruces puntadas pueden ser un ábaco de base vigesimal, en el que se computan cantidades y notaciones desarrolladas, pero no limita su uso a este único elemento y lo extiende hasta ser un registro de los ciclos calendáricos y astronómico incluida la posibilidad de calcular, eclipses, lunas nuevas y lunas llenas. 

Para Juan Miró Sardá, las cruces puntadas son planos urbanos que recrean el concepto de «Ciudad Ideal» en armonía con la naturaleza (Estas ciudades debían de contener cerros, cuevas y corrientes de agua). En el círculo, Miró Sardá encuentra el símbolo de ciudad o pueblo que en lengua náhuatl sería llamado altepetl (cerro de agua) y localiza en el caso de Teotihuacán la cruz en los ejes norte-sur de la Calzada de los Muertos y la avenida oriente poniente que parte de la Ciudadela, que en este caso es el punto donde se cruzan los dos ejes para formar la cruz.

Fotografía 4

Matthieu Wallrath en su estudio de las cruces puntadas de Tepeapulco, Hidalgo, Advierte por la geografía del lugar y las representaciones de las cruces que se encuentran en el cerro de Xihuingo, que este lugar era un gran observatorio astronómico y el registro de los movimientos celestes están contenidos en las cruces puntadas.

Mario Retiz por su parte, hace un seguimiento de las cruces puntadas en el territorio Mesoamericano, concentrándose en las que se ubican en la cuenca del Lerma, y las interpreta desde los contextos culturales locales, los movimientos migratorios y las rutas comerciales, en especial las rutas de la turquesa.

Fotografía 5

El mismo Mario Retiz y Efraín Cárdenas proponen una división regional de las cruces puntadas que han estudiado, dividiéndolas en seis regiones.

1.- Cuenca de México

2.- Cuenca Lerma-Chapala

3.- Septentrión mesoamericano

4.- Zona maya

5.- Zona Zapoteco-Chatina

6.- Zona Sierra de Mascota, Jalisco.

Los sitios que enumeran con mayor cantidad de cruces puntadas son:

Tepeapulco (Xihuingo), 50 petroglifos.

Teotihuacán, 30 cruces.

Presa la Luz (Jalisco), 9 diseños.

Temascalcingo, 7 cruces.

Yerecuaro, Michoacán, 6 diseños.

A esta lista agregaríamos a Xochimilco con 5 cruces puntadas, una en Santa Cruz Acalpixcan y cuatro en San Gregorio Atlapulco.

Los demás sitios enumerados cuentan entre tres y una cruz puntada.

Las Cruces Puntadas de Xochimilco

En la alcaldía de Xochimilco, desde la década de los setentas hasta hace un año, sólo eran conocidas dos cruces puntadas. Una en el cerro de Cuahilama, en Santa Cruz Acalpixca, y otra en el cerro de Coatepec, en San Gregorio Atlapulco.

El doctor Rafael Zimbrón en un artículo titulado «Las Cruces Punteadas de Santa Cruz Acalpixcan Xochimilco», publicado en Cuadernos de Arquitectura Mesoamericana número 19 (1992), da cuenta de estas dos cruces puntadas.

Sobre la cruz de Cuahilama refiere que el diseño original seguramente fue modificado en el periodo  postclásico. Actualmente recibe el nombre de «La maqueta» y en ella se puede observar un águila y una serpiente. También apunta que en esta roca, aparte de la cruz puntada, se puede observar «un sistema hidráulico en miniatura compuesto por canales y pocitos que funcionan simbólicamente en las temporadas de lluvia».

La cruz puntada en sí, está formada por dos círculos concéntricos y las dos diagonales que forman la cruz central.

La segunda cruz que se tenía registrada está ubicada en el cerro de Coatepec, en San Gregorio Atlapulco. Desde esta cruz sólo se puede observar el horizonte poniente, también está formada por dos círculos concéntricos y sus diagonales. Tiene algunas líneas punteadas independientes y puntos aislados. Si nos paramos en la orilla oriente de la piedra y damos cara al poniente, observamos tres hoyitos más grandes que los demás, uno externo a los círculos del lado oriente; un hoyito central que une las dos diagonales de la cruz y un hoyo más al  oriente en el círculo interior.

Si nos alineamos con el hoyito del oriente y con el hoyo central, podemos trazar una línea en dirección al cerro Xochitepec, lugar que en la época prehispánica fungió como observatorio. Y si nos alineamos con el hoyo oriente y el que está al sur, en el círculo interior, podemos trazar una línea que nos lleva directamente al Pico del Águila del Ajusco.

En la cuenta que hicimos hoyito por hoyito con Emanuel Serralde contamos 265 hoyos, cantidad que se acerca al ciclo de Venus. Aunque al parecer la cuenta que hicieron el doctor Alejandro Olmos y el arqueólogo Antonio Olvera es diferente a la que nosotros realizamos.

Fotografía 6

Recientemente el arqueólogo Roberto Palacio ubicó una cruz puntada más, en el cerro de Xilotepec, también en San Gregorio Atlapulco, y el pasado 17 de julio de 2021 Héctor Ortiz, Octavio Flores, Joseph Sorrentino y quien esto escribe, durante un recorrido por Xilotepec pudimos identificar otra cruz puntada.

El 17 de octubre de 2021 hicimos un recorrido de estudio con los doctores Rafael Zimbrón, Alejandro Olmos, el arqueólogo Antonio Olvera, Saulo Alquisira, Octavio Flores y Héctor Ortiz para realizar estudios a las mencionadas cruces puntadas.

Fotografía 7

Al analizar con mayor detenimiento la piedra que contiene la cruz Xoch-4, el doctor Alejandro Olmos pudo identificar una cruz puntada más en una cara vertical de la misma roca.

Para su estudio y clasificación el doctor Olmos y el arqueólogo Olvera, quienes están haciendo un trabajo de investigación centrados en las cruces puntadas que existen en el territorio que anteriormente fuera Mesoamérica, propusieron la siguiente clasificación para las cruces de Xochimilco:

Xoch-1, Cruz de Cuahilama; Xoch-2, Cruz de Coatepec; Xoch 3, Cruz de Xilotepec arriba del paraje Huixtonco; Xoch-4, Cruz de Xilotepec, cerro de la Palma; Xoch-5, Cruz de Xilotepec, cerro de la Palma (mismo lugar que Xoch-4).

La cruz Xoch-3 se ubica en la ladera oriente del paraje Xilotepec, sobre una barda que forma una pequeña cueva hecha por mano humana. Tiene vista a los horizontes norte y poniente. Superficialmente se observa que se encuentra en alineación con el Cerro Gordo que resguarda la Ciudad de Teotihuacán. La cruz se encuentra inscrita en dos rombos concéntricos y un pequeño círculo a unos cuantos centímetros del punto donde hacen intersección las dos diagonales. El doctor Alejandro Olmos después de haber realizado algunas mediciones al petroglifo, nos comentó que algunas de sus líneas coinciden con pasos solsticiales y equinocciales desde el punto donde se ubica la roca.

La cruz Xoch-4 está en la cima del cerro de la Palma, también en el paraje Xilotepec. Desde este punto se tiene plena visión del horizonte en los cuatro puntos cardinales. Pareciera que la cruz es el vértice de un ángulo formado por dos pequeñas bardas. Para tener un mejor panorama de la cruz, el observador tiene que pararse al norte de la roca. Esta cruz está formada por dos círculos y sus diagonales. Una parte de la diagonal del lado oriente parece una línea esgrafiada. El doctor Olmos comentó que esa situación puede ser producto del uso frecuente de la roca como herramienta de conteo. Se desgastaban los puntos al pasar algún palo o puntero frecuentemente sobre ella al realizar las operaciones aritméticas. Por este desgaste podemos inferir que el uso práctico de estas cruces fue por un  tiempo prolongado.

La cruz Xoch-5 se encuentra en la cara frontal- vertical de la misma cruz Xoch-4. La forma también dos círculos con una cruz vertical.

Estos petroglifos son sólo algunos de los muchos secretos que aun atesoran los cerros que conforman la cuenca del Valle de México. ♦

_____

Pies de foto:

1.- Xoch-1. Cuahilama Santa Cruz Acalpixcan. En el ángulo inferior derecho es observan los puntos que forman la cruz. En el resto de la fotografía se observan las pocitas y canalitos que fueron añadidas a la roca, posiblemente en el periodo postclásico.

2.- Xoch-2. (Fotografía de portada) Cerro Coatepec San Gregorio Atlapulco. En la parte superior izquierda se puede observar la pocita que esta fuera de los círculos,  un poco más a la derecha se observa el hoyo grande del círculo interior. Al centro se observa el hoyo central.

3.- Xoc.-3. Paraje Xilotepec San Gregorio Atlapulco. Esta cruz está inserta en dos cuadrángulos y un circulo. Algunas partes de las diagonales tienen una curva. Pareciera que los constructores desviaron la orientación y la rectificaron.

4.- Xoch- 4. Paraje Xilotepc Cerro de la Palma. Se puede observar como el brazo izquierdo de esta cruz pareciera esgrafiado. Los arqueólogos consideran que los puntos formaron el esgrafiado debido al uso continuo de una vara o puntero al realizar cuentas.

5.- Obteniendo el diseño de la cruz Xoch-5. Cerro de la Palma

6.- El arqueólogo Antonio Olvera explica las orientaciones de la cruz Xoch-4. 7.- De izquierda a derecha, arqueólogo Antonio Olvera; doctor Rafael Zimbron; doctor Alejandro Olmos; arqueólogos Héctor Ortiz, Francisco Márquez y Octavio Flores. Detrás de la cámara Saulo Alquisira

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: