Feria del elote y la tortilla en el marco de los 800 años de Tláhuac

Trasciende la diversificación gastronómica de la alcaldía

Por Sergio Rojas Sánchez

La gastronomía de los pueblos originarios de la Cuenca de México es uno de los grandes remanentes de tradición, identidad y patrimonio cultural.

Por ello, en el marco de la Feria del Elote y la Tortilla de San Juan Ixtayopan fue reafirmada la tradición culinaria de los pueblos originarios de Tláhuac, por su importancia e injerencia en lo que hoy llamamos la cocina tradicional del Valle de México.

Tláhuac y el maíz

El tres de agosto de 1995, Jesús Galindo, agricultor de San Pedro Tláhuac, descubrió lo que al parecer eran piezas arqueológicas en terrenos ejidales. Pedro Ortega Ortiz, perteneciente a la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, dio fe del hallazgo, cinco braseros ceremoniales: Chicomecóatl, madre de nuestro sustento; Xilonen, señora del maíz tierno; Tonacatecuhtli, señor de nuestro sustento; Chalchiuhtlicue, deidad de los lagos y corrientes de agua, y Tláloc, «dios de la lluvia», deidad de los cerros, del agua y de la fertilidad.

Las piezas datan del periodo Posclásico Tardío (1500-1520 d.C). El hallazgo fue considerado histórico, las piezas fueron sometidas a restauración y en 2001 fueron trasladadas al Museo Nacional de Antropología, donde se encuentran actualmente.

Xilonen, señora del maíz tierno, es uno de los braseros que más llamó la atención de los investigadores. La geografía lacustre de esta parte de la Cuenca de México resalta la adoración de los pobladores a las deidades acuáticas. La conjunción de los cinco braceros ceremoniales pondera aún más la importancia de Tláhuac, en su momento, como productor y abastecedor de maíz más importante para el imperio Mexica.

Desde entonces y hasta nuestros días existe una relación muy estrecha entre los pueblos originarios de Tláhuac y el maíz. El carnaval, la Semana Santa, la bendición de las semillas y el fuego nuevo, entre otras festividades, mantienen estrecha relación con los procesos agrícolas. 

Xilonen, diosa del maíz tierno

Feria del Elote y la Tortilla

Una feria que podemos llamar joven debido a que nace en 1993, impulsada por ejidatarios, productores y comerciantes de San Juan Ixtayopan, San Nicolás Tetelco y San Andrés Mixquic.

Cabe señalar que dichos pueblos comienzan su cosecha de maíz en agosto, un mes antes, a comparación de la usanza tradicional de los demás pueblos en Tláhuac, que es en septiembre.

En esos ayeres, hubo la necesidad de comenzar una feria en torno a la venta de maíz y diversos productos derivados en esta región. De esta manera los productores podían comercializar sus productos sin necesidad de intermediarios.

La alcaldesa Berenice Hernández en el momento de la clausura

Aun existe una importante tradición agrícola en Tláhuac. Las nuevas generaciones mantienen un arraigo simbólico con el campo y aunque muchos ya son profesionistas que no necesariamente viven de la producción agrícola, sí lo hacen para mantener un vínculo con la tierra.

Hoy en día podemos observar que las familias se reúnen para la cosecha. Preparan el tradicional chileatole, los esquites, los elotes al carbón y el pan de elote. Ya sea para las fiestas patrias o para cuando dicte el temporal que ya la producción está lista.

En el marco de los 800 años de Tláhuac

La gastronomía de los pueblos originarios de la Cuenca de México es uno de los grandes remanentes de tradición, identidad y patrimonio cultural. Por esta razón hablar de la tradición culinaria de Tláhuac, es hablar de su tradición agrícola.

Programa de actividades artísticas durante la Feria del Elote

La exposición culinaria del elote y la tortilla dejó entrever la diversificación gastronómica de nuestra alcaldía. Un culto al maíz que aún no desaparece, que está inmerso en nuestras costumbres y nuestro arraigo gastronómico como pobladores del Valle de México.

Bajo la consigna «sin maíz, no hay país», la titular de la alcaldía, Berenice Hernández, felicitó a los habitantes y productores del pueblo de San Juan Ixtayopan, al reconocer que el regreso de la Feria del Elote y la Tortilla en su 29 edición, después de dos años de no poderse llevar a cabo debido a la pandemia de Covid-19, fue todo un éxito.

Asimismo, destacó que durante los diez días de celebración asistieron más de 65 mil personas, tanto de la Ciudad de México como de otras partes del país, quienes se deleitaron con los productos ofrecidos por los 125 expositores de la feria, actividad que generó alrededor de 550 empleos, para dejar una derrama económica de 8.4 millones de pesos, por arriba de lo esperado. Hernández Calderón reconoció también la participación de 40 elencos artísticos y culturales que pusieron el ambiente en la celebración, entre los cuales destacan danzas, grupos musicales y el coro infantil de la alcaldía Tláhuac. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: