Restaurados, Catedral y Templo de Santo Domingo de Guzmán

El Templo es un monumento barroco del siglo XVII

San Cristóbal de las Casas, Chis.- La Catedral de San Cristóbal de las Casas y el Templo de Santo Domingo de Guzmán, dos de los inmuebles icónicos de Chiapas, recobraron su majestuosidad luego de los daños que sufrieron por el sismo del siete de septiembre de 2017, como resultado de las labores de restauración a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Templo de Santo Domingo de Guzmán

Ambos inmuebles históricos fueron intervenidos tanto en los edificios como en sus bienes muebles –retablos, pinturas e imágenes–, mediante procesos ejecutados por empresas especializadas, bajo supervisión de expertos en conservación y restauración y de monumentos históricos del Centro INAH Chiapas.

Interior del Templo y ex Convento de Santo Domingo de Guzmán

Se recupera la Catedral de San Cristóbal de las Casas

La Catedral de San Cristóbal de las Casas fue uno de los monumentos históricos más dañados. También conocida como Parroquia del Sagrario de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, es una edificación del siglo XVI, con diversas adecuaciones arquitectónicas en los siglos posteriores, como su fachada barroca, elaborada en el siglo XVIII. Consta de tres naves: la central, con techumbre de madera y teja de barro, y dos laterales, con cubierta de losa catalana hecha de ladrillos.

A decir del arquitecto Jimny Ferdy Bah Rosado, la catedral sufrió el desprendimiento del merlón (almena) del pináculo suroeste de su fachada principal; pero lo más grave fue que este cayó sobre la techumbre de madera y teja, dañándola seriamente; afectó el área del coro y el órgano musical histórico del siglo XIX.

La catedral fue apuntalada en las zonas afectadas, con el fin de evitar que el coro, con el órgano, cayeran y se perdieran por completo, dijo.

Asimismo, el movimiento sísmico generó fisuras, grietas y desprendimientos de aplanados de muros perimetrales.

Templo de Santo Domingo recobra estabilidad y belleza

Respecto al Templo de Santo Domingo de Guzmán, relevante inmueble barroco del siglo XVII, la cubierta de la nave principal, de bóveda de cañón, resultó con grietas a todo lo largo de su cuerpo, entre el arranque de la misma y el muro de fachada, comprometiendo la estabilidad de la bóveda.

Templo de Santo Domingo de Guzmán

Los arcos fajones, de piso a arcada, tuvieron que apuntalarse y la bóveda fue protegida con lonas. Se procedió a liberar la grieta de la cubierta, levantando todo el aplanado en la parte superior de la bóveda, hasta el nivel de los ladrillos que la conforman para, posteriormente, consolidarla. Se reforzó estructuralmente mediante abrazaderas y tensores de acero, con el fin de asegurar la estabilidad de la bóveda y los muros, artefactos que fueron instalados internamente.

Además, explicó Bah Rosado, se atendieron grietas en muros interiores y fisuras en torrecillas posteriores, que fueron intervenidas con inyecciones; se consolidaron aplanados y se reintegraron elementos decorativos; también, se aplicó el enlucido y pintura, acabado final exterior en toda la cubierta del inmueble; asimismo, se reparó la instalación eléctrica y se impermeabilizó con jabón y alumbre.

También destacó la labor de reestructuración y refuerzo en bóveda y arco de la capilla sur, dedicada a la Virgen del Rosario, espacio al que de igual forma se le realizaron los trabajos anteriormente mencionados. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: