En septiembre la NASA asumirá la defensa del planeta Tierra

Va a desviar por primera vez un asteroide (de 780 metros) sobre el que orbita otro a 11 millones de kilómetros de distancia

Un hito en la defensa planetaria se producirá este año con la misión DART de la NASA, cuyo objetivo es desviar el sistema binario formado por el asteroide Didymos (780 metros de diámetro) al que orbita otro más, Dimorphos (160 metros), por lo que el choque será a mediados de septiembre a unos 11 millones de kilómetros de la Tierra y debido a la distancia los especialistas consideran que no representa ninguna amenaza.

A decir del astrofísico Josep María Trigo, investigador del, DART es una «sonda robótica kamikaze» altamente Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña sofisticada que será lanzada contra Dimorphos y, dependiendo del cráter que excave con el impacto y la cantidad de material que lance en dirección opuesta, habrá mayor o menor desvío, explica.

El impacto será observado en directo, tanto desde el espacio como por los principales observatorios del mundo, para recolectar los primeros datos. Dos años más tarde la sonda Hera de la Agencia Espacial Europea (ESA) visitará estos asteroides para caracterizarlos y analizar «in situ» los efectos del choque.

Dimorphos, asteroide de unos 100 metros, es un ejemplo de los objetos que en un futuro se tendrían que desviar, dijo.

Quien es líder del grupo de Meteoritos, Cuerpos Menores y Ciencias Planetarias del Instituto de Ciencias del Espacio, recordó que el conocido asteroide de Halloween, catalogado como 2015 TB145, que pasó «cerca» de la Tierra ese año, le puso «los pelos de punta».

Otro pequeño asteroide que llegó «sin avisar » fue el de 20 metros que estalló sobre el cielo de Cheliábinsk (Rusia) en 2013 y su onda expansiva causó alrededor de mil 500 heridos.

Con motivo del Día Internacional de los Asteroides –celebrado el 30 de junio–, el astrofísico Trigo refirió que en 1908 un cuerpo de entre 50 y 60 metros, «posiblemente de naturaleza cometaria», estalló sobre Tunguska y la onda de choque «aplastó literalmente» unos 2 mil 200 kilómetros cuadrados de taiga siberiana. Posteriormente la bola de fuego generada tocaría tierra y quemó buena parte de la región.

«Si hubiera caído seis horas después, podría haberlo hecho en San Petersburgo y ya jamás veríamos el peligro de los asteroides como algo de cuatro locos, sino algo más serio », comentó.

Autor del libro La Tierra en peligro. El impacto de asteroides y cometas (Universidad de Barcelona), aseguró que en la actualidad se tienen catalogados prácticamente todos los asteroides de más de un kilómetro. «Ninguno representa, a corto y medio plazo, una amenaza, pero aún queda un trabajo ingente para descubrir todos los más pequeños».

Sin embargo, «no podemos seguir confiando en el azar, porque no dejan de ser fenómenos que, en cualquier momento, pueden golpear una gran ciudad o causar una devastación importante». ♦

_____

Fuente: EFE

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: