Aún en ‘veremos’ plan de rescate de las lagunas Tláhuac-Xico

Según Conagua, «todo depende de los ejidatarios»

El gobierno de la Ciudad de México mantiene en consideración el posible rescate de las casi desecadas lagunas de Tláhuac-Xico, a fin de «establecer zonas agroecológicas y potabilizar el líquido», para que esa zona vuelva a ser un área de humedales, sólo está a la espera de lo que resuelvan los ejidatarios.

Información del diario La Jornada publicada el día de hoy, señala que Elena Burns, subdirectora de Administración del Agua de la Conagua, refirió que el proyecto de aprovechamiento y manejo ambiental del lago considera mejorar esa zona lacustre con área de humedales, parques ejidales, mirador y planta de reciclaje.

Sólo falta esperar la respuesta de los ejidatarios de San Pedro Tláhuac, quienes han llevado a cabo una sistemática desecación de las lagunas desde hace un par de años, a fin de recuperar esas tierras y venderlas a empresas fraccionadoras y propiciar, con el crecimiento de la mancha urbana, el colapso ambiental de la zona.

El plan del gobierno capitalino, según la funcionaria, el cual se comenzó a trabajar desde hace 13 años, «es un megaproyecto ecoturístico que si no es ejidal no va», precisa la información del diario capitalino.

Por lo visto, el tema de la restauración ambiental de las lagunas ya fue politizado por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, en su afán por granjearse voluntades en su campaña por la candidatura del movimiento Morena a la Presidencia de la República en 2024. La información recuerda que el plan para el aprovechamiento y manejo ambiental de la zona, fue aprobado en la tercera reunión ordinaria del Consejo de la Cuenca del Valle de México en 2010, como proyecto emblemático del plan hídrico de las subcuencas Amecameca, La Compañía y Tláhuac-Xico con un área de mil 470 kilómetros cuadrados, de acuerdo con Pedro Moctezuma, de la Universidad Autónoma Metropolitana.

El terreno se hunde 35 centímetros al año: Pedro Moctezuma

Tláhuac-Xico existe desde tiempos prehispánicos, pero fue modificado por el terremoto que sacudió al país en 1985.

Formaba parte del sistema lacustre de la Gran Tenochtitlán, cuna de la cultura azteca, comunicada por extensos canales.

El sismo en 2017 marcó su deterioro, debido a que lo convirtió en «depósito de escombros», como ha señalado Pedro Moctezuma, economista y experto en planeación urbana y quien por años ha estudiado la zona.

La laguna comparte su nombre con un volcán vecino y se alimenta de agua de lluvia y pequeños escurrimientos.

A decir del especialista, el terreno se hunde anualmente unos 35 centímetros porque desde hace tres décadas se extrae el agua para la creciente población de la zona. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: