Los aviones del «juicio final» de Estados Unidos y Rusia

Construidos en la Guerra Fría cuando el miedo a los ataques nucleares era común, ahora son búnkeres aéreos para los altos mandos

Con motivo de la guerra de Ucrania cobró fuerza el temor a los ataques nucleares, por lo que Estados Unidos y Rusia desempolvaron sus armas y se prepararon para el peor de los escenarios imaginables, por lo que se dotaron de búnkeres especiales aéreos donde proteger a sus altos mandos.

Se trata de los «aviones del juicio final» —o del Apocalipsis—, auténticos acorazados aéreos heredados de los años de la Guerra Fría con un objetivo claro: proteger a su selecta tripulación en caso de un ataque nuclear y actuar a modo de centros de mando móvil.

Washington tiene los suyos y Moscú también. Recientemente fue avistado uno fuera de su hangar cuando sobrevoló Moscú durante los preparativos del Día de la Victoria.

El «avión del juicio final» ruso, conocido como el «Kremlin volador», se remonta a la década de 1980, cuando las autoridades soviéticas decidieron adaptar un modelo Ilyshin Il-86, de uso civil, para reconvertirlo en un auténtico búnker con alas. Ahora tienen en cada una de las cuatro unidades con que cuentan un puesto de mando aerotransportado y preparado para ataques nucleares.

No se sabe mucho acerca de su funcionamiento, sólo que dispone de cuatro motores Il-86, una armadura especial y las únicas ventanas que incorpora son las de los pilotos, una medida con la que se pretende reforzarlo aún más en caso de una explosión nuclear.

Sobre la cabina puede apreciarse una especie de «joroba» con equipos de comunicación por satélite y radio. La nave está preparada para comunicarse con la flota de submarinos e incorpora dos generadores eléctricos.

El Boeing 747 modificado y que se conoce habitualmente como E-4B Doomsday

En cambio, del que sí se conocen pormenores es del avión estadounidense. Es un Boeing 747 modificado y le llaman el E-4B «Doomsday», está preparado también para resistir el pulso electromagnético de una explosión nuclear y su objetivo es el mismo: actuar como centro de operaciones de los altos mandos del Estado y ejército en caso de guerra.

En su interior cuenta con tres niveles de altura donde tienen cabida más de un centenar de personas. Incluye cuatro motores que le permiten volar durante 12 horas seguidas, sin abastecerse de combustible ni provisiones; si bien esa autonomía puede extenderse a varios días, si logra repostar durante el vuelo.

A diferencia de la aeronave rusa, en el fuselaje del E-4B sí se aprecian varias ventanas, aunque recubiertas con una malla protectora.

En total la Fuerza Aérea de Estados Unidos opera cuatro E-4B desde su Base de Offutt. ♦

_____

Fuente: Xataka

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: