Ariosto Otero impulsa la Universidad del Muralismo Mexicano

Es autor del mural en la biblioteca de Tecómitl

Ante el dolor familiar, la esperanza
está en la fe con el Creador y en la ciencia médica,
aunado con el refugio familiar y la lectura.

Por Manuel Garcés Jiménez*

Durante el año de 1987, por mandato de la Secretaría Educación Pública (SEP) llegó el maestro plástico Ariosto Otero a la Biblioteca Regional «Profesor Quintil Villanueva Ramos» en San Antonio Tecómitl, Milpa Alta, a realizar una de sus obras artísticas de 40 metros cuadrados con el tema que le caracteriza que es la historia. Ahí dejó plasmada la historia del lugar, dejando para la posteridad las diversas etapas históricas de la región, en las que sobresalen tanto las obras materiales como los rostros de los hombres que aún son recordados por su lucha y participación en la gesta revolucionaria, como de igual forma –y no menos importante– en lo social y educativo, campos en los que sobresale el maestro Quintil Villanueva Ramos con sus libros como recuerdo a su labor docente. El maestro Arioto Otero culminó la magna obra plástica al siguiente año con el título El Teutli.

Otero sostiene que el muralismo «contribuye a la expresión y la vivencia de los pueblos; reconstruyendo su memoria histórica, dando sentido de pertenencia e identidad a las futuras generaciones». Bajo ese criterio fue que dio inicio y culminó el trabajo en el interior del recinto bibliográfico de Tecómitl, apegándose a los lineamientos que lo identifica porque «representa la lucha de una comunidad por su cultura y muestra, además, el tránsito del pasado al presente de un pueblo que crece entre cananas, lágrimas y adelitas, y a los ejércitos libertadores que brotaron de las tierras del sur, guiados por el general Emiliano Zapata» [1].

Tras la colocación del tablero para el mural con sus respectivos trazos de boceto comentamos que el artista plástico hizo hincapié en que la cuna del muralismo a escala mundial es México, con los murales de Cacaxtla, Tlaxcala, de Teopantitla en Teotihuacan, los «Bebedores» en Cholula, Puebla y la tumba en la zona maya de Yucatán, entre otras pinturas con intrínseca historia prehispánica. También dijo que el muralismo género-plástico surgió en el año de 1921 con los muros de la Escuela Nacional Preparatoria con sus diversas etapas:

La primera, cuando el secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, se convierte en el mecenas de ese movimiento al dar inicio con los murales en centros educativos, y le encargó el primer mural a Roberto Montenegro y después al Dr. Atl. Con ellos surge la primera escuela muralista que sería el movimiento de América Latina junto con Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José clemente Orozco y Federico Cantú

La segunda, el pintor y arquitecto Juan O’Gorman conjuntamente con varios pintores, tuvieron la oportunidad de ejecutar murales en diversos centros educativos e, inclusive, en el mercado público «Abelardo Rodríguez».

La tercera etapa dio inicio en 1952 con los enormes murales de Ciudad Universitaria, donde el muralismo salió de sus recintos y adquirió su característica de arte público, ya que estuvieron a la vista de todos para ser admirados.

Al respecto, el maestro Ariosto Otero comentó qué si los políticos desdeñaban la cultura, él en cambio seguiría haciendo muchos murales, porque es la verdadera ayuda que un artista puede dar al pueblo que necesita avanzar, pues en ellos se plasma la realidad de nuestra patria.

Durante los meses de trabajo en la biblioteca, tuve oportunidad de platicar con el artista plástico temas de la vida política nacional de aquellos años, como la campaña del ingeniero Heberto Castillo Martínez a la Presidencia de la República por el Partido Mexicano de Los Trabajadores (PMS), y su declinación a favor del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, en 1988 [2].

También se refirió a su inquietud por la creación de la Universidad del Muralismo en México, porque a pesar de ser la cuna con antecedentes de murales de los mayas y mexicas, entre otras culturas prehispánicas, él veía con agrado que tuviera su sede precisamente en Tecómitl, por la grandeza de su gente y su cultura, lo cual pedía que la comunidad donara un terreno con extensión de entre 40 o 50 mil metros cuadrados, a fin de poderla gestionar con el apoyo de otros artistas plásticos. Sin embargo, en aquel entonces todo quedó en palabras.

Nunca pensé que a 30 años de que el maestro Ariosto Otero comentara la idea de que fuera creada la universidad del muralismo, pudiera cristalizar con su fundación. Dicho proyecto lo expuso durante el congreso realizado los días siete y ocho de mayo de 2020 en Mocorito, Sinaloa, donde en efecto fue anunciada su construcción, con las participaciones de varios muralistas que incluyeron al insigne maestro [3].

Actualmente, el artista plástico se encuentra activo, ocupado en su quehacer plástico que de igual forma abarca pintura de caballete, serigrafía, litografía, grabado y escultura en bronce. Su formación se ha consolidado en instituciones como en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, España, además de tener especialización en grabado, serigrafía, litografía y escultura en bronce por la Escuela Nacional de Artes Plásticas de San Carlos (UNAM).

Por si no fuera suficiente, se trata de un activo conferencista. Fundador del taller latinoamericano del muralismo «Talamuro» y de la revista «El Andamio», además de ser miembro de la Sociedad Bolivariana en México. ♦

_____

* Presidente del Consejo de la Crónica de Milpa Alta.

__________

  1. Excélsior: «Los murales de Ariosto Otero».
  2. Recuerdo que decía el ingeniero: «No importa de donde venimos, lo importante es hacia donde vamos».
  3. La Jornada, 9 de mayo de 2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: