El chacmool de Mixquic también fue piedra del sacrificio

Pieza exhumada hace poco más de cinco lustros con vestigios de la iglesia primigenia la cual data del siglo XVI

Pequeña comunidad lacustre enclavada en la zona de amortiguamiento que separaba a Chalco de Xochimilco –señoríos célebres por la destreza de sus talladores–, Mixquic, aun con sus reducidas dimensiones, fue una pujante comunidad agrícola de fértil territorio, ubicada estratégicamente en el corazón de la región chinampera, por lo que las grandes capitales de la Cuenca de México se disputaron su dominio entre los siglos XIII y XV.

La subyugaron sucesivamente Xochimilco, Chalco, Azcapotzalco y, por último, Tenochtitlan, refieren Leonardo López Luján y Javier Urcid en su estudio El Chacmool de Mixquic y el sacrificio humano (Estudios de Cultura Náhuatl), por lo que a la llegada de los españoles Mixquic se había erigido en un importante centro local que ocupaba unas 45 hectáreas y cuya población oscilaba entre 1,125 y 2,250 habitantes.

Independientemente de que a los conquistadores que pasaron por ahí en 1519 dijeron que se trataba de «una ciudad pequeña que podría ser hasta de mil o dos mil vecinos, toda armada sobre el agua, sin haber para ella ninguna entrada y muy torreada», tuvo intensa vida religiosa evidenciada en sus monumentos escultóricos asociados al culto de las deidades de la muerte, la guerra y la lluvia, así como a la práctica del juego de pelota y la realización de sacrificios humanos.

Uno de estos testimonios del fervor religioso de los mixquicas –dicen López Luján y Urcid– fue el chacmool, excepcional pieza exhumada hace poco más de cinco lustros, durante las excavaciones emprendidas por Humberto Besso-Oberto en el claustro de la Iglesia de San Andrés, conjunto religioso colonial levantado sobre una plataforma prehispánica. Al explorar una superficie de 560 metros cuadrados, dicho arqueólogo dio con los vestigios de la iglesia primigenia, la cual data del siglo XVI.

«Había allí cinco grandes esculturas pertenecientes al llamado estilo azteca, las cuales han sido utilizadas por los constructores españoles como parte de la cimentación», de acuerdo a la cita de Besso-Oberto (1977). Esta práctica fue muy común en las primeras décadas de la Colonia y, a decir de Motolinía, «para hacer las iglesias (debían) empezar a echar mano de sus teocalis para sacar de ellos piedra y madera, y de esta manera quedaron desollados y derribados; y los ídolos de piedra, de los cuales había infinitos, no sólo escaparon quebrados y hechos pedazos, pero vinieron a servir de cimientos para las iglesias».

El chacmool de Mixquic –apuntan los autores del texto– es una pieza monolítica que mide 59.9 centímetros de alto, 81 centímetros de ancho y 35,9 centímetros de espesor (fotografías principales), y fue tallado en una piedra basáltica de tonalidad gris oscura, «con numerosísimas vesículas de hasta 7 milímetros de diámetro, material que impide al más dotado de los artistas lograr superficies tersas y plasmar detalles finos».

Es evidente que esta pieza estuvo estucada en un principio, porque aún se observan restos de este material en todo el cuerpo, particularmente en la orejera, el codo y la sandalia derechos; en el hombro, el muslo y la espinilla izquierdos; en el cuello, la espalda y la hendidura entre el muslo y la pantorrilla, señalan.

Para López Austin y López Luján, igual que la gran mayoría de los ejemplos conocidos del chacmool temprano, la imagen de Mixquic debió de haber estado policromada. Vale señalar que durante su descubrimiento, fueron detectados restos de pigmento rojo sobre las orejeras, explican.

La pieza, puntualizan, presenta leves daños que parecen haber sido causados ​​hace mucho tiempo, quizás en los primeros decenios de la Colonia. «Se trata particularmente de ligeros faltantes y huellas de desgaste en el tocado, el rostro, las puntas de los pies y el objeto que sujeta el personaje entre las manos».

«El personaje que representa yace sobre su espalda y sus glúteos, con el torso y las cuatro extremidades parcialmente flexionados, y con el vientre mucho más abajo que el pecho y las rodillas. Sus pies, ligeramente elevados, no tocan la línea de apoyo. La cabeza está girada hacia su costado derecho y el eje vertical del rostro se inclina trazando en el espacio una diagonal de 45º. Del rostro se perciben vagamente unos ojos redondos y muy próximos entre sí, una nariz bastante ancha, dos abultadas mejillas y una boca elíptica de labios gruesos y entre abiertos. Las manos son demasiado grandes y en la llamada ‘forma de guante’, es decir, con cinco dedos rollizos y separados. Las puntas de los pies, al estar destruidas, no nos permiten observar si estaban marcados los dedos».

Los atavíos no son muy abundantes. Una banda frontal, al parecer lisa y parcialmente destruida, orna la cabeza. El rostro está flanqueado por dos grandes orejeras rectangulares. En las muñecas hay sendas pulseras en forma de bandas rectangulares y provistas de dos colgantes anulares, quizás chalchihuites.

Por último, los pies están provistos de sandalias con taloneras y listones anudados sobre el empeine.

Fue aprovechado como techcatl

Conscientes de que si bien es cierto que este ejemplar temprano del sur de la Cuenca de México no puede ser considerado una obra maestra, los autores sostienen que el chacmool también fue aprovechado como techcatl –piedra del sacrificio–, lo cual estaría por lo menos comprobado para el Posclásico Tardío, cuando se incorpora al vientre del personaje un elemento prominente en forma de ara cilíndrica masiva, de techcatl poliédrico o de dos manos asiendo un apoyo tabular. «Por tanto, no resulta descabellado proponer que el chacmool transformó su figura y, consecuentemente, amplió sus funciones en una época en la que se exacerbaron los holocaustos», concluyen. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: