La tercera edad vista con sarcasmo y humor negro

Martirio y Consuelo reflejan de forma hilarante el abandono al que son condenados los adultos mayores en México

Martirio y Consuelo son dos ancianas que viven recluidas en su apartamento, comen chocolate, se cuentan chismes y juegan a matarse con tramas hollywoodenses. Juntas enfrentan al fantasma de su pasado y con ello reviven sus historias y sus rencores ya que, al llegar a determinada edad, cuando no hay casi nada por vivir, sólo nos queda recordar el pasado y esperar la muerte.

Se trata de la puesta en escena de Lombrices, la cual aborda desde el sarcasmo y el humor negro el destino de las personas de la tercera edad.

Amigas y rivales, Martirio y Consuelo han vencido a la pandemia y aunque siguen confinadas, están listas para recibir visitas y regalos navideños.

Las tiernas y enloquecidas ancianas volverán al escenario para terminar de contar la trágica historia de sus desconcertantes vidas.

Lombrices es una comedia de gran éxito que se escenifica en diversos foros del continente sudamericano. En México tiene la virtud de reunir a destacados protagonistas del teatro mexicano y latinoamericano, como el dramaturgo argentino Pablo Albarello, adaptación de Alfonso Cárcamo y dirigida por Daniel Sosa Derat, con las actuaciones de Alberto Lomnitz y Arturo Reyes. Además de un equipo creativo surgido del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, la Universidad Nacional Autónoma de México y CasAzul Argos, entre otras instituciones.

En Lombrices, Alberto Lomnitz da vida a Consuelo y Arturo Reyes a Martirio, un par de ancianas que se odian y se quieren a la vez y que reflejan de forma hilarante el abandono al que son condenados los adultos mayores en nuestros países.

Recluidas en su apartamento mientras se incendia el edificio, las ancianas se entretienen entre añoranzas del pasado, con rencores ya caducos de un triángulo amoroso con quien ahora es sólo un fantasma y divirtiéndose con un juego macabro en el tratan de matarse la una a la otra al estilo del cine de Tarantino, Alfred Hitchcock y Martin Scorsese.

«Se torturan, se maltratan, se ofenden e insultan, pero la realidad es que hay una enorme codependencia entre ambas, una relación en la que ya no se conciben la una sin la otra. Se encuentran en una dinámica entre lo normal y lo bien visto, donde el maltrato es lo cotidiano y ya no saben cómo salir de ahí», dice el director de la obra Daniel Sosa.

Especialmente comprometido con la promoción de la igualdad de las personas, el actor y director de escena Alberto Lomnitz destaca que la obra «permite reflexionar sobre la vejez, la pérdida de capacidades físicas y cognitivas, la sensación de soledad y la presencia de la muerte, la que en los últimos años de la vejez extrema se aprecia con mayor cercanía, pero todo ello de una manera muy divertida y francamente fársica, salpicado de humor negro».

A decir del actor Arturo Reyes, «lo interesante de la puesta en escena es que a pesar de que hay muchas risas, dentro de la obra hay un tono severamente crítico y reflexivo acerca de la vida de estas mujeres, de cómo han sido tratadas, cómo han vivido y cómo han terminado odiándose, pero juntas, con  lo que se retrata el entorno que rodea a las personas de la tercera edad, con sus costumbres, sus manías, sus miedos y su abandono».

El título de la obra, Lombrices, hace referencia a los «bichos» de los que habla Martirio, que piensa que tiene en el cuerpo y que la van carcomiendo por dentro, porque «hay lombrices que la siguen y es como la descomposición hacia la muerte».

En la obra participa un equipo creativo muy profesional conformado por Tania Rodríguez en la escenografía e iluminación; Adriana Pérez Solís en el diseño de vestuario; Brenda Castro Rodea en el diseño de caracterización y peinado, y Xicotencatl Reyes en el diseño sonoro. La producción es de Alejandra N. Ramos y la compañía de teatro Los Tradicionales.

Lombrices se escenificará del dos al 12 de diciembre, los jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas, en el Teatro Benito Juárez (Villalongín 15, Colonia Cuauhtémoc, Metrobús Reforma), con las disposiciones del semáforo epidemiológico vigente: uso permanente de cubre-bocas, gel anti-bacterial y registro de código QR por parte tanto del personal del teatro como de los espectadores. Localidades: entrada general, $168. Aforo al 75% de la capacidad de público del Teatro. Los boletos se pueden adquirir en la taquilla del teatro y en las plataformas digitales de Ticketmaster. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: