Caminata para recuperar la contemplación y la pausa

Un grupo de mujeres caminó por calles del sur de la Ciudad de México para vivir la experiencia de recuperar situaciones y emociones

En medio del caos capitalino, en el que la violencia y acoso a las mujeres es muy alto, un grupo de mujeres caminó por calles del sur de la Ciudad de México para vivir la experiencia de recuperar situaciones y emociones que se han ido perdiendo por nuestra cotidianeidad acelerada.

La iniciativa fue de Ámbar Luna y su compañía Astrolabio. Artes vivas en Contexto, quien realizó su proyecto «Impronta-s. Caminatas coreográficas para mujeres en la ciudad», que se presentó en el marco de las actividades del Encuentro Nacional de Danza organizado por el INBAL a través de la Coordinación Nacional de Danza.

Más de 60 mujeres se dieron cita en el Parque Francisco Zarco de la Colonia Periodistas en la Alcaldía Benito Juárez, previo al recorrido, fueron colocadas en círculos e instruidas por Luna para realizar ejercicios de relajación corporal.

Enseguida, dio inicio la caminata bajo reglas muy específicas: ir en silencio y apreciar todo lo que iban encontrando a su paso.

Mujeres que caminaron para pugnar por espacios seguros y colectivos

Varias fueron las calles que caminaron para llegar al Teatro María Teresa Montoya, en el trayecto hicieron algunas paradas para realizar algunas actividades a fin de que se conocieran entre ellas. Al final, la directora del proyecto les pidió que cerraran los ojos, inhalaran y exhalaran, además de responder tres preguntas en torno a esta experiencia: ¿Qué me dijo mi cuerpo sobre esta caminata? ¿Qué no me gustó? ¿Qué sentí?, cuestionamientos que tuvieron una gran diversidad de respuestas.

Ámbar Luna agradeció a las participantes su disposición y las invitó a reflexionar sobre aspectos como la pausa, la contemplación y la escucha, que a veces solemos olvidar por la vida que llevamos.

«Originalmente estas caminatas las puse en marcha en Tuxtla Gutiérrez –ciudad donde radica– con el nombre de “Nocturna”. Pensé que a través de una caminata podía compartir lo que para mí representa detenerme en un lugar y caminar en silencio».

Desde 2018 Ámbar ha realizado las caminatas y, según aseguró, la respuesta de las mujeres ha sido positiva y entusiasta. «Esto es una señal de que estamos ávidas de caminar, de tener espacios seguros y colectivos. Por desgracia el espacio público sigue siendo muy hostil hacia las mujeres. Yo soy originaria de Tuxtla Gutiérrez, donde la violencia y acoso a las mujeres es muy alto. Así que esta idea de las caminatas me hace pensar en recuperar la caminata como un acto placentero», concluyó. ♦

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: