Por recíproca adopción Rachel Nava es tlahuense

Investiga y escudriña el sentir de los pueblos originarios y el latido de su corazón cuando de vivir sus festividades se trata

Rachel Nava Rosales es un plausible caso de quien un día llegó a Tláhuac para enamorarse de la tierra, de su gente y sus tradiciones culturales.

En una época en la que, de acuerdo con su propio testimonio, hasta consideró que la vida era aburrida, triste y gris, la promotora y gestora cultura tomó residencia en el pueblo de Tlaltenco en 1992, específicamente en la Unidad Habitacional Zacatenco.

La maestra es una activa promotora cultural de las tradiciones populares de Tláhuac, pero además alguien que de manera cotidiana investiga y escudriña el sentir de los pueblos originarios y el latido de su corazón cuando de vivir sus festividades se trata.

Asimismo, Rachel es una voz que se alza en contra del deterioro ambiental que por desgracia sufre la Alcaldía Tláhuac, debido al impacto del avance de la mancha urbana sobre el menguado territorio agrícola de los pueblos originarios.

Por lo anterior, su opinión es de suma trascendencia para detener la devastación del entorno ecológico de una tierra que adoptó y defiende, y si se recurre a la paráfrasis del refrán es más madre la que cría que la que pare, Rachel es más de Tláhuac que muchos oriundos del lugar.

Como quien dice: Por sus hechos la conoceréis.

Por derecho consuetudinario

Corría el año de 1998 cuando comenzó a trabajar en la Secundaria 47 de la Colonia San José.

Fue cuando percibió que había una gran discrepancia entre lo que para ella era una mentalidad urbanizada significada por el éxito y la felicidad, y las perspectivas e ilusiones que sus alumnos tenían al respecto.

«Me di cuenta, entonces, de que el mundo campirano requerido para el ejercicio de redacción de las leyendas del Programa de Español I, no era ni remoto ni ajeno a la realidad de los niños, quienes me relataban espeluznantes vivencias recién sucedidas en la chinampa; que hablaban de vacas y gallos de pelea, de tíos que habían ido a sembrar en la mañana, y que esperaban con ansias la Feria de San Pedro para ya no ir a la escuela», dice en el libro Reinas, proyecto cultural.

«Para ese entonces, ir a la Feria de Zapotitlán a sorprenderme con los castillos o a la quema de toritos y el carnaval de Tlaltenco, ya era parte de mis hábitos consuetudinarios».

«No recuerdo con precisión cuándo fue que llegó el Metro a nuestra apartada delegación, pero mi abuelo, también avecindado en la colonia Las Puertas, comenzó a hacer planes para irse a vivir a Tetelco, o a cualquier pueblo de la Ciudad de México, donde todavía hubiera campo, vacas y gallinas».

En su testimonio Rachel refiere que por el asunto del Metro pudo saber que algunas de sus amistades eran ejidatarias y tenían parcelas en la Ciénega, que eran del Club o la Sociedad y que para ellas este medio de transporte significaba más una pérdida que una ganancia. «Me hablaban de cosas para mí incomprensibles en aquel tiempo, como la lucha por la tierra y el peligro inminente que se cernía sobre sus tradiciones».

Sin embargo, llegó el día de su cumpleaños.

Recuerda que, «con los limitados recursos del fin de quincena, los amigos de Tecómitl, todos profes, me organizaron un festejo con tamalitos y agua de jamaica y me hicieron sentir el apapacho de la comunidad. Ese día me sentí parte, por primera vez, del mundo donde se espanta a la tristeza con música y comida; donde se despide a los muertitos con rezos y mixmole y se les acompaña al panteón acompañados de música y campanas».

«En ese momento, descubrí la importancia de la fiesta en estos pueblos de Dios, y me nació el curiosidad de conocer qué hay en los corazones de estas personas para que crean que vale la pena ‘bailar el dinero’ en el carnaval o ‘quemarlo’ en efímeros destellos de fantasía». ♦

_____

Fuente: Rachel Nava Rosales. Reinas, proyecto cultural. Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMyC). México, 2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: