Aparición de la Virgen de Guadalupe y el Nican Mopohua

Tonantzin era conocida también como Quilaztli, derivado de quilitl, verde. Deidad venerada por los xochimilcas

Por Manuel Garcés Jiménez *

El entendimiento y la comprensión de las apariciones de la Virgen de Guadalupe lo encontramos en un manuscrito escrito en lengua náhuatl. Se trata de un documento anónimo, aunque se le atribuye a don Antonio Valeriano, bajo la supervisión de fray Bernardino de Sahagún[1], adscrito en el Colegio Franciscano de la Santa Cruz de Tlatelolco.

El texto original está perdido, pero hay testimonios irrefutables de su existencia y contenido que perteneció a Fernando de Alba Ixtlixóchitl[2], quien lo tradujo en forma parafrástica, anotando los datos importantes para la investigación guadalupana desde la primera aparición, el domingo nueve de diciembre, y hasta el 12 de diciembre del año de 1531.

Juan de Alba Ixtlixóchitl le entregó a Carlos de Sigüenza y Góngora[3], junto con otros documentos, el Nican Mopohua (palabra náhuatl que significa: aquí se narra o puede leerse) y su traducción parafrástica. Don Carlos de Sigüenza argumentaba tener documentos escritos por Antonio Valeriano y dio fe de que éste había presentado la traducción parafrástica a Francisco de Florencia S.J., quien intentó publicarla completa, contentándose finalmente con contarla y copiarla parcialmente en su escrito Estrella del Norte.

El erudito y plurilingüe Luis Becerra Tanco[4] da testimonio de aquella relación antigua, el Nican Mopohua, que efectivamente perteneció a don Fernando de Alba Ixtlixóchitl quien la mostraba y se la prestó a Becerra Tanco, que sabía siete idiomas; la tradujo y publicó en su Felicidad de México

Los detalles de las apariciones dados a conocer por Florencia y por Becerra Tanco son coincidentes, ya que su fuente original fue la citada relación antigua, traducida primero por Alba Ixtlixóchitl y después por Becerra Tanco, lo cual, sumado al testimonio de Sigüenza y Góngora, nos asegura la existencia de aquella relación cuando menos hasta 1700, año en que murió este último.

Se da a conocer la fuente de Luis de Lasso de la Vega quien publicó en náhuatl su Huey Tlamahuizoltica, que contiene el Nican Mopohua, y que también coincide con las dos mencionadas versiones del Nican Mopohua y la parafrástica.

Como es del dominio público, la Virgen se apareció el 12 de diciembre de 1531 en las faldas del cerro del Tepeyac, palabra que es derivada de Tepeyacac (la punta o cima del cerro; de tepetl-cerro y yacatl-nariz, punta).

El antecedente de la Virgen se encuentra en la deidad mexica llamada Tonantzin, señora sol o solecito, conocida como nuestra madrecita, derivado de Tonatiuh, sol, de tona, hacer calor, y de tzin, sufijo reverencial que indica respeto, afecto, protección. Tenía su adoratorio en las faldas del cerro del Tepeyac donde acudían los nativos a rendirle culto, lugar que fue cambiado por el culto cristiano a la Virgen María.

Cabe señalar que la palabra tonantzin se deriva de teteoinan, la «diosa madre de los dioses».

Tonantzin era conocida también como Quilaztli, la «diosa del color verde de las plantas», derivado de quilitl, verde. Deidad venerada por los xochimilcas. Era llamada también como Toci o Tocitzin, «nuestra abuela», derivado de citli, abuela, y tzin.

También era llamada Ilamatecutli, «noble vieja», derivado de ilama, vieja, anciana, y de tecutli, noble, señora.

Fue llamada Cozcamiauh, el collar de maíz en flor, derivado de cozcatl,collar, y de miauatl o miyauatl, espiga y flor de maíz, porque como todos sabemos el maíz era su principal alimento, como sucede hasta nuestros días.

También era llamada Tlatoatzin, «señora que habla o que canta», de tlatoa, hablar o cantar, y de tzin.

Tonantzin, la Virgen de Guadalupe

Era conocida como la Cihuacóatl, la «mujer serpiente», derivado de cihuatl, mujer, y de coatl, serpiente[5], también significa «gemelo» o «cuate». La Cihuacóatl era el personaje importante después del huey tlatoani, «el que habla bien». 

La leyenda establece que cuando la Virgen María se aparece en Cuauhtitlán (lugar de águilas), ahí se encontraba el tío de Juan Diego a quien sano. Mientras Juan Diego al atravesar el Tepeyac le pregunta a la Virgen: ¿Quién eres Señora?, la Virgen le contesta en náhuatl: Soy la Señora Cuatlaxopeuh[6], la Madre del verdadero Dios por quien se vive.

De acuerdo con lo que se dice la palabra cuatlan, les sonó a los españoles como a guada, ya tuvieron la dificultad de expresarse como tal con la tl pronunciándose separadas la t y la l, y xope, les sonó a lope o lupe, de donde se deriva Guadalupe.

Al respecto, fray Bernardino de Sahagún comenta lo siguiente: «El uno de estos está en México, donde está un montecillo que se llama Tepeacac, y los españoles llaman Tepeaquilla. En este lugar tenían un templo dedicado a la madre de los dioses, que ellos la llamaban Tonantzin, que quiere decir nuestra madre. Allí hacían muchos sacrificios a honra de esta diosa, y venían a ellos de muy lejos tierras, de más de veinte leguas de todas estas comarcas de México, y traían muchas ofrendas: venían hombres y mujeres y mozos y mozas.

Era grande el concurso de gente en estos días; y todos decían: «Vamos a la fiesta de Tonanzin»; y «ahora que está allí edificada la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe»[7].   

Por otra parte, el nombre de Guadalupe ya se conocía aún antes de la aparición de la Virgen María en el Tepeyac, tal es el caso de Cristóbal Colón, que le puso el nombre de Guadalupe a una isla que descubrió en el año de 1493 en honor a la Virgen de Guadalupe de Extremadura en España, de donde era originario Hernán Cortés cuando sus naves sufrieron una terrible tempestad.

Tomemos en cuenta que el nombre de Guadalupe proviene del árabe, cuando los mahometanos invadieron la Península Ibérica, hacia el año 700, dieron parte de la cordillera Oretana, situada en Extremadura, región de España y de una población de la provincia de Cáceres donde se encuentra el monasterio de los Jerónimos, cerca del río llamado también Guadalupe, de donde tomaron el nombre y donde se conserva la imagen venerada de la Virgen María.

En el diccionario de Guido da Silva el nombre de Guadalupe proviene de wadi, de la raíz wdy de río, valle, corriente, arroyo.

En la grafía española guad, más al, «el», y de, probablemente, hub, de la raíz hbb, «amor», por lo tanto, significa el «río del amor».

Además, puede venir de lubat, «terreno pedregoso», de la raíz lwb, «tener sed» y significaría el «río pedregoso».

Con el término lupe, tomado del latín lupus, «lobo», que significaría «río de lobos».

Como podemos ver, tenemos dos Guadalupanas: la de Extremadura en España y la del Tepeyac, que de acuerdo a las dos versiones son distintas en tiempo y espacio, pero con la misma representación a la Virgen María. ♦

_____

* Presidente del Consejo de la Crónica de Milpa Alta.

Bibliografía:

Escalada, Xavier S.J. Códice 1548. El más antiguo documento sobre las apariciones guadalupanas. Estudio científico de su autenticidad.

México, 1995.

Elías Sánchez, Juan Manuel. ¿Guadalupe, nombre de la Virgen María aparecida en México? (Trabajo realizado en computadora) México, 2019. Icazbalceta, García J., De Montufar, Alonso y Velázquez P.F. Investigación histórica y documental sobre la aparición de la Virgen de Guadalupe. Ediciones Fuente Cultural (Librería Novaro). México, 1952.


[1] Autor de «firma» en el Códice de 1548. Fue uno de los mejores cronistas llegado de España. Residió en Tlalmanalco en 1532, fue uno de los maestros del colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco.

[2] Fue descendiente de Moctezuma. En 1612 escribió la historia del reino de Texcoco, del que fue gobernador en 1612. En 1617 lo fue de Tlalmanalco, y en 1619 de Chalco.

[3] Nació en la Nueva España en 1645, ingresó con los jesuitas en Tepoztlán. Estudio en la Real y Pontificia Universidad de México en donde fue catedrático. Fue Capellán del Hospital del amor de Dios en 1682. Fue notable erudito, científico relevante, astrónomo, matemático, historiador y poseedor de gran cantidad de documentos antiguos. 

[4] Sacerdote y bachiller, desde su infancia aprendió el náhuatl y el otomí. De mayor edad el hebreo. Latín. griego, italiano, francés y portugués. Fue profesor de matemáticas y astrología. Fue testigo en las informaciones guadalupanas de 1666 siendo el único que presentó su versión sin sujetarse a ningún interrogatorio, y luego lo publicó con el nombre de Origen Milagroso del Santuario.

[5] La Cihuacoatl aparece en el mural del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos 15 del I.P.N.

[6] Cuatlaxopeuh, se deriva de coatl-serpiente (gemelo o cuate), y xopeuh, pateó, pretérito de xopeua, «patear a alguien»; esto es, «pateó o pisó la serpiente».

Al respecto en el libro de Joaquín García Icazbalceta, Alonso de Montufar y P.F. Velázquez: Historia y documental sobre la aparición de la Virgen de Guadalupe, lo cita como: Tecuantlaxpeuh, p. 66.

[7] Histórica y documental sobre la aparición de la Virgen de Guadalupe, p. 28.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: