Reinas, el latido de los pueblos originarios de Tláhuac

Junio 25, 2021.- A la par de reconocer la festividad de los carnavales, el libro «Reinas proyecto cultural» aborda el deterioro del medio ambiente

La presencia de los pueblos originarios conlleva su reconocimiento al derecho que tienen de controlar su territorio, para poder diseñar estrategias que les permitan frenar la degradación del medio ambiente y hacer viable el desenvolvimiento de proyectos comunitarios que favorezcan y fortalezcan ambientes de resiliencia y altruismo.

El concepto anterior se encuentra plasmado en el libro Reinas proyecto cultural, el informe, del Grupo Cultural Colectiva, y del que Rachel Nava Rosales refiere que la realización del material, así como del documental Reinas, destellos de fantasías, fueron posible en colaboración con el programa social Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMyC) de la Ciudad de México en 2019.

Fotografía tomada del Facebook Gupo Cultural Colectiva

Sin embargo, la propuesta del proyecto cultural Reinas, que el Grupo Cultural Colectiva presentó al PACMyC para sentir el latido de los pueblos originarios y de vivir a la comunidad festiva, aunque ahora sea con sana distancia, se remonta al año 2016.

A decir de Nava Rosales, uno de los objetivos centrales de la agrupación fue evidenciar el notable deterioro ambiental que ha sufrido la Alcaldía Tláhuac debido al impacto del avance de la mancha urbana sobre el menguado territorio agrícola de los pueblos originarios.

Pero también, como un reconocimiento a la festividad de los carnavales de San Francisco Tlaltenco, para aproximarse a lo que definen como un descubrimiento de «prácticas de comunalidad», donde «cada individualidad se articula con otras a fin de que uno de los personajes de la fiesta, la reina, revele la manera en que el colectivo reinterpreta la realidad».

Cartel de la presentación del libro del domingo 27 de junio

La fiesta tradicional son los carnavales que representan un andamiaje fuertemente establecido, donde nada es estático debido a que la comunidad se adapta a todas las situaciones, «da de baja lo que ya no funciona, adopta nuevas formas, impone normas novedosas, se mueve todo el tiempo, se crea y se recrea así misma para perdurar y resistir, y para que cada vez las festividades sean una edición mejor que la anterior», a fin de garantizar su continuidad y esencia.

Rachel Nava señala que en el contexto tan diverso de la fiesta y sus rituales como expresión cultural, y en el afán de visibilizar lo invisible, cobra significativa importancia la necesidad de «hacer comunidad a partir de compartir un pasado común grandioso y sus símbolos», los cuales «se convierten en un acto de resistencia frente a una ciudad que tiende a urbanizar lo que toca».

Por ello, nombrar lo que no se ve ante los ojos de la urbe requiere de gran voluntad y sensibilidad, de ahí que un proyecto cultural como el de Reinas, apunta, «se convierte en una ventana que nos permite observar a los pueblos originarios vivos, actuantes, propositivos, creativos y gustosos. Nos ofrece una mirada íntima a las historias de las familias, de las personas que desempeñan diversos papeles y en los cuales percibimos sus sueños, imaginarios, añoranzas, placeres».

A través de la narrativa de Reinas, se percibe un sentimiento de orgullo como común denominador y motor de una compleja estructura que se dispone para la ocasión, estructuras verticales en donde el reconocimiento está dado por el tiempo de participación y el desempeño de tareas, en las cuales las jerarquías se ganan por la capacidad de organización y el tiempo invertido, escribe Rachel Nava.

«A los referentes sociales que les toca asumir el mayor cargo se preparan con meses o años de anticipación, son educados por la comunidad para solicitar el cargo y desarrollarlo con aplomo y alegría, saben que deben guardar al pie de la letra las normas establecidas y con esa claridad y dignidad son asumidas», explica.

Presentación del libro-informe

La primera de las presentaciones que tendrá el libro Reinas proyecto cultural, el informe, tendrá lugar el domingo 27 de junio a las 15 horas en el Museo Regional Comunitario Cuitláhuac, ubicado en Calzada Tláhuac-Chalco 63, Barrio La Magdalena 63 en San Pedro Tláhuac.

En dicho recinto cultural también se presentará la exposición fotográfica Reinas, proyecto cultural. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: