Propone el Banco del Tiempo para sortear la crisis

Abril 16, 2021.- La presión obliga a buscar nuevas alternativas para hacer frente a los desafíos que ha puesto la pandemia del Covid 19

Tras de la incertidumbre económica, social, política y cultural a la que se ha enfrentado una buena parte de la población en los actuales tiempos, motivo por el cual la presión obliga a buscar nuevas alternativas para hacer frente a los desafíos y retos que nos ha puesto la pandemia del Covid 19, la opción es la economía social y solidaria.

A decir de Yhali Lombera Laguna, doctora en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional y con la maestría en Antropología Social por la Escuela Nacional de Antropología e Historia, se trata de una propuesta de organización económica y social con la que es factible enfrentar la crisis y poder solventar las necesidades elementales en el marco de un esquema de influencia a escala mundial.

«Se trata de diferentes herramientas que nos permiten independizarnos de los grandes monopolios y controles administrativos, tanto del sector público como del sector privado», dijo.

Pero, ¿de qué manera podría ser esto posible?, se le preguntó a la también profesora por la Escuela Normal Francés Pasteur.

«Esto es posible –explicó– a través de la autogestión, de la sustentabilidad, de la sostenibilidad de la independencia económica. Todo ello gracias a la organización y a la capacitación social. Se trata de resolver las necesidades básicas del ser humano».

¿Cómo alimentarse y satisfacer las necesidades elementales de un ser humano a través de la autogestión y la sustentabilidad?

«Alimentación, vestido, salud, educación, vivienda, transporte, abasto, etcétera, así como servicios urbanos y rurales en general, están comprendidos dentro de las herramientas de la Economía Social y Solidaria, y para eso existen ya Sociedades Cooperativas de Producción y Servicio, de Ahorro y Préstamo y de Consumo».

¿Dónde se encuentran esas figuras que le permitirían a un individuo la independencia económica?

«Existen esas figuras jurídicas y las podemos encontrar ya en Asociaciones Civiles, en Sociedades de Solidaridad Social y Sociedades Mutualistas, entre otras. También existen otras formas de organización social como los trueques y multitrueques, la implementación de monedas locales, sociales y/o comunitarias; asimismo podemos encontrar muchas otras formas, entre ellas, una de las que ha sido menos explorada y que nos proporciona no solo la resolución de nuestras necesidades más apremiantes, sino una forma más saludable de vinculación entre los seres humanos y éstos con la naturaleza, son sin lugar a dudas, los denominados Bancos de Tiempo».

¿Qué son los Bancos de Tiempo?

«Son la instancia que permite resolver muchas necesidades sin que haya dinero de por medio y su efectividad ha quedado demostrada. En este momento, el cierre de un sin número de negocios ha paralizado la circulación de la moneda nacional. Por lo tanto, es el momento más oportuno de incursionar en el conocimiento de dicha herramienta».

¿Qué es el Banco de Tiempo?

«Es una iniciativa comunitaria de intercambio de tiempo, que emula simbólicamente el funcionamiento de un banco, pero en el cual aquello que se ‘presta’ y se ‘recibe’ es tiempo dedicado a servicios. Este mecanismo de intercambio multilateral tiene por objetivo establecer una red de ayuda mutua y reforzar los lazos comunitarios de un barrio, pueblo o ciudad».

«Es una herramienta con la cual un grupo de personas puede crear una alternativa económica social. En un Banco de Tiempo se intercambian habilidades entre los miembros sin utilizar dinero, únicamente se contabilizan las horas de servicio prestado y recibido con el principio de igualdad y justicia donde la única moneda de cambio es nuestro tiempo».

Clases de regularización, consultas médicas, asesorías laboral y contable y otros servicios

Kual Kan es un buen camino para enfrentar la voracidad del sistema

¿Sería como ponerse a organizar una tanda o un esquema de pirámide de negocios?

«Este es un sistema para medir la ayuda de lo que necesitamos unos de otros. El saldo se mide en el tiempo que le dedicas a los demás».

¿Es al libre arbitrio de alguien o de algunos la organización de un banco de tiempo?

«El Banco de Tiempo no tiene dueño, no se buscan ganancias financieras, no es un banco comercial. Sólo se intercambian entre ellos servicios y capacidades. Dicho intercambio es multilateral, tiene por objetivo establecer una red de ayuda mutua y reforzar los lazos comunitarios de un barrio, pueblo o ciudad. Es un intermediario entre los vecinos de una comunidad para enfrentar las necesidades de la vida cotidiana. Los miembros deben tener toda la información para poder intercambiar sus saberes, dedicándolos a tareas puntuales de atención a las personas: niños, gente mayor, gente enferma, etcétera, fomentando así la oportunidad de conocer y confiar en los otros».

¿Hay una escala de valores? ¿Cuál sería, por ejemplo, el bien de mayor valor?

«Los intercambios más habituales se refieren a actividades socio-culturales, o a actividades relacionadas con las necesidades de la vida diaria. Este mecanismo, facilitador de intercambios voluntarios basados en la confianza y en las evidencias de que en los pueblos y en las ciudades hay valores comunitarios fuertemente arraigados. Los bancos de tiempo constituyen una herramienta de regeneración de las comunidades que permite la convivencia cooperativa y la autonomía personal».

¿Dónde surge el concepto de banco de tiempo?

«Hay antecedentes de intercambios basados en unidades de tiempo desde mediados del siglo XIX. El Banco del tiempo es un proyecto impulsado por el anarquista estadounidense Josiah Warren.

¿Cómo funciona?

«Cada usuario recibe un talonario para efectuar los pagos y es titular de una ‘cuenta corriente’ que registra el saldo de tiempo disponible. La unidad de intercambio es la hora, independientemente del servicio que se ofrezca o que se reciba. Cada servicio, conocimiento o habilidad intercambiada tiene el mismo valor, medido en unidades de tiempo, independientemente de que el donante sea un principiante o un experto».

«Las transacciones se regulan con el intercambio físico o digital de unos cheques de tiempos, que se dan en forma de talonario a los socios del banco. Una comisión centraliza la gestión de ofertas y demandas, poniendo en contacto a las personas, y controlando el estado de saldo de las horas dadas y recibimientos».

«Los intercambios no son bilaterales (‘yo te doy y tú me das’), sino multilaterales: la oferta y demanda se deposita en una bolsa de servicios, conocimientos y habilidades del banco de tiempo de forma que la persona A ayuda a B, B ayuda a C, C ayuda a D, y D ayuda a A».

A ver, ¿un banco de tiempo funciona solamente por internet por aquello de los servicios y capacidades? ¿Aplica para una comunidad solamente?

«Ciertamente hay un software del banco de tiempo que registra todas las transacciones de los usuarios de una comunidad, por lo que una vez que superemos el confinamiento será recomendable lo siguiente:

1. Reunirnos. Generar un vínculo de confianza, programar encuentros mensuales. En dichos encuentros se debe hablar de los servicios que se ofrecen con evidencias de calidad.

2. Calendarizar talleres. Dinámicas grupales de integración. Temario diverso sobre todo, de desarrollo humano».

¿Bajo qué principios o lineamientos?

«El banco de tiempo es un espacio ajeno a los partidos políticos, credos o religiones.

Es incluyente, sobre todo con los sectores marginados.

Su estructura es democrática, directa y participativa, que funciona a través de una dirección colectiva.

Funciona bajo los principios de confianza, amistad, solidaridad, cooperación y cariño.

Se entiende la generosidad como un motor que genera abundancia y por lo tanto, adoptamos la Economía del Don o Dar así como la economía de cuidados».

Se habló al principio de la existencia de una moneda.

«Sí, se trata de una moneda social porque no es más que un acuerdo de una comunidad para usar algo como medio de intercambio».

«Pero también se tienen los ‘créditos de tiempo’, que son un nuevo tipo de ‘moneda’ y, en consecuencia, un medio de intercambio. Una hora empleada en ayudar a alguien, deviene en una hora de crédito».

«Se puede manejar un talonario de cheques tiempo para pagar los servicios que se contraten. Los créditos de tiempo son depositados en el banco del tiempo. Pueden ser sacados en cualquier momento y gastados en un gran rango de servicios y oportunidades ofrecidas por los demás usuarios».

«El banco del tiempo actúa como un usuario, ofreciendo y demandando servicios de otros usuarios». «El software del banco del tiempo graba todas las transacciones realizadas entre los usuarios e imprime los detalles de todas las cuentas», concluyó Yhali Lombera. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: