Zapotitlán a través del tiempo. Las cuatro danzas

Abril 2, 2021.- Son las danzas de los vaqueritos, las pastoras, los concheros y las aztecas explicadas por el Grupo Expresión Cultural Zapotitlán

Por Sergio Rojas | Nosotros, Núm. 8 | Septiembre de 1997

[En el número ocho de Nosotros fue publicada la información concerniente a las cuatro danzas que componen la tradición cultural de los pobladores de Santiago Zapotitlán, en la entonces delegación Tláhuac, la cual fue proporcionada por los integrantes del Grupo Expresión Cultural Zapotitlán en el año 1997, misma que a continuación reproducimos de manera fiel al original.]

La danza de los vaqueritos

Se desarrollaba en una hacienda. Esta danza surge en honor a los santos patronos, para darle gracias a Dios por las buenas cosechas.

El relato se basa en un torito con el que van jugando e intervienen varios personajes.

Se van haciendo alabanzas y al final pasan varios actores y al último del torito van sacando monedas y dulces, que se avientan al público, y en señal de júbilo de que terminó la danza y de que hubo buenas cosechas, de que todo esto se reparte básicamente entre la gente. Esta es la danza de los vaqueritos.

La danza de las pastoras

Deben ser niñas en edad de la primera comunión, de 12 años para abajo, niñas puras que dan alabanza a Dios, a la Virgen.

Lo de la pastora es porque viene de la pastorela, es un poco del juego del bien y del mal.

Aparece el arcángel San Gabriel, aparece el diablo y las pastorcitas, ellas van cantando y el diablo hace sus travesuras, aparece entonces el arcángel San Gabriel quien va a detener al diablo. En la danza hacen todo esto. Las pastorelas van cantando alabanzas y llevan un arco de flores y al último llevan un listón atado a un mástil lleno de listones de colores.

Las niñas van cantando y se van cruzando y, al último, queda el mástil tejido. Es una danza muy bonita.

Danza de los concheros

Es una tradición típica de Zapotitlán esta danza de los concheros. Aquí (en el Grupo Expresión Cultural Zapotitlán) tuvimos dos capitanes de esa danza, porque hay varios grados y el de capitán es el de mayor rango.

El primero que trajo esta danza a Zapotitlán fue Juan Jiménez en 1906. Él fundó su danza que se llamaba de las reliquias, y él bailó por muchos años. Así se llama su grupo, danza de las reliquias, pero la danza es la de los concheros. Él la fundó, y continuó desarrollando la danza que ganó muchos adeptos aquí en el pueblo y fuera de Zapotitlán, visitaron varios estados como Guanajuato y Querétaro, principalmente.

Posteriormente, a la muerte de Juan Jiménez, toma la batuta su primogénito, Hermilo Jiménez, que también alcanzó el grado de capitán y el reconocimiento a nivel nacional.

Hermilo fue un gran capitán de la danza de los concheros, y alcanzó el grado de capitán general. Él falleció, pero continuaron la tradición sus hijos, que son Roberto y Valentín Jiménez.

Esta tradición viene de tiempo atrás, y Zapotitlán se reconoce por esta danza, más que por la de los santiagueros, basada en la danza de los moros y los cristianos.

Ellos manejan los tres elementos: tierra, aire y fuego, y la danza la ubican en los cuatro vientos: norte, sur, este y oeste. Incluso hay una relación muy bonita con los lugares que visitan. En el norte visitan la Villa de Guadalupe, en el sur Chalma, en el oriente Ameca Ameca y, al oeste, Los Remedios, teniendo en el centro la iglesia de Tlatelolco, la cual está dedicada a Santiago Apóstol, quien juega un papel importante porque une la cultura mexicana con la nueva religión, y ellos siguen supuestamente adorando a su dios, pero ya cambiaron la máscara.

Por ejemplo, Quetzalcóatl es para ellos Santiago Apóstol, y es un sincretismo muy antiguo en el que se entremezclan la religión antigua con la cristiana, y no tiene límites. Manejan todos esos símbolos.

La danza de las aztecas

Es muy diferente a la danza de los concheros. En 1948 se hizo partícipe en las fiestas patronales de Santiago Zapotitlán el grupo de las Aztecas. Este grupo es formado por niños y niñas de cinco a 12 años de edad. Su finalidad, al igual que otros grupos, era llevar mañanitas a la iglesia en la madrugada de días de fiesta. Su vestimenta constaba tanto para los niños como para las niñas de blusa hasta la cadera, de falda larga de brocado raso o terciopelo en estampado de colores.

Las coreografías de esta danza eran montadas por el señor Martín Loza, nativo del pueblo de San Gregorio Atlapulco, en el cual también tocaba la música de las mismas en conjunto con personas originarias de Milpa Alta.

Asimismo, este grupo de adultos y niños participaban en las ferias de otros poblados como Milpa Alta, Chalma, Santa María del Rayón, Molino de las Flores, Los Reyes Coyoacán y Caballo Suelto. Cada uno de los integrantes del grupo brindaba una cooperación de 75 centavos para los gastos que originaba la agrupación. Esta danza fue una de las primeras en formar parte de la cultura de Zapotitlán, y por consiguiente la primera en desaparecer. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: