En Zapotitlán «están acabando con la naturaleza»

Febrero 22, 2021.- La señora Lupe Chavarría evocó en 1997 «los años que nadie debe olvidar», en una plática con la revista Nosotros

Por Sergio Rojas | Nosotros, Núm. 7 | Agosto de 1997

Nosotros, número 7

Por Sergio Rojas | Nosotros, Núm. 7 | Agosto de 1997

Guadalupe Chavarría Mendoza es una señora originaria de Zapotitlán que en compañía de su hija Micaela Morales Chavarría y la señora Rosa Nolasco, tuvieron a su encargo la inauguración oficial de la muestra Zapotitlán (en el marco de la Fiesta de Luces y Música de 1997). A continuación ofrecemos la plática que doña Guadalupe Chavarría, de 70 años de edad –los mismos que tiene de vivir en Zapotitlán–, tuvo con Nosotros.

«Mi oficio fue desde niña andar en el campo primero, porque mis hermanos eran vaqueros de las casas grandes, después ya crecí. El oficio de mi mamá fue gordera y me ponía a rascar la gordita, a endulzar la gorda de elote con agua y azúcar, y las hojas de calabaza, se cubría el chiquihuite con hojas de calabaza y se echaba la gordita de elote remojada con agua dulce. Mi mamá vendía en Tacubaya, pero desde Zapotitlán se trasladaba en canoa hasta Xochimilco cuando iban a vender su frijol y maíz».

«Era muy bonito Zapotitlán. Hacíamos tamales de arbenjón, con maíz crudo que se muele en el metate, había tamales de judas y tamales de elote».

«Antes la laguna llegaba hasta la secundaria, de la primaria para allá ya era agua, era muy bonito, íbamos a lavar al canal en las orillas, allí nos bañábamos y lavábamos la ropa con un jabón que le decíamos lejía, usábamos blanqueador para lavarnos la cabeza con agua de tequesquite y jabón corriente, no usábamos jabones buenos como ahora. Todo era muy bonito, andábamos descalzas con nuestro rebozo, nuestras trenzas, nadien usaba huaraches ni zapatos».

«Había escuelas pero yo no tuve la suerte de que me mandara mi mamá. Me fue a apuntar a la escuela pero al siguiente día me dijo ya no vas porque tus hermanos se quedan sin desayuno. Ellos cuidaban ganado, eran vaqueros. Fueron dos hombres y una hermana que tuve nada más. Me iba al cerro de San Lorenzo todos los días, donde está el vivero de plantas, a dejar el desayuno, que era el embarcadero pa’Xochimilco, le decíamos la draga, por allá me iba yo caminando diario diario a dejar el desayuno de mis hermanos que eran tortillas ovaladas con sal, con una tortita de huevo, rajitas de chile verde con huevo con limón, pepitas tostadas, habas tostadas, habas tostadas, tostadas y hervidas con su rama de epazote. La salsa de pasilla seca con un cachito de queso envuelto en una hojita de maíz».

«Del lago sacaban pescaditos, carpitas, nos alimentábamos con eso. Todo esto comenzó a desaparecer cuando yo tenía la edad como de doce años, se fue secando. No se hicieron casas luego luego, se fue secando y se sembraba, todo lo que es el cerro de San Lorenzo para acá, calabaza, pepino, maíz, frijol, haba verde, y aquí la papitas criollitas, fue mucha cosecha, el pápalo mo0lido, nuestros nopales asados, era lo que comíamos. No había hambre, no, porque todas hacíamos las tortillas calientitas con salsa. ¡Qué carne! Comíamos el hurón, la ardilla, la tuza, las huilotas, los zarzalitos, de un flechazo caían dos o tres pajaritos, el que tenía su escopeta pues ya tumbaba hasta siete, y tostaditos en el comal sabían bien rico hasta con todo y huesito. Toda la gente de Zapotitlán cazaba con flechas».

«Tuve doce hijos, cada dos años un hijo, y de nietos nietos míos, porque tengo dos entenados, que es Daniel Morales el que trabaja los toritos, él tiene seis hijos, es como mi hijo y él me presenta como madre, de Rosa su hermana son seis, son doce; de mi’ja Petra seis, son dieciocho; de Julio son dos, veinte; de mi Agustín son tres, de mi hija Yolanda son tres, de mi hija Lucía son dos, y de mi’ja Natalia es una. Hasta ahí. Veintinueve nietos. Y bisnietos de José Antonio tres, de Sonia dos, de Georgina cuatro, de Lalo son dos, de Javier son dos, de Patricia son tres y uno de Olivia, ¡diecisiete bisnietos!»

Zapotitlán durante la Fiesta de Luces y Música

«¿Que qué opino del Zapotitlán de ahora? Que es una desgracia porque están acabando con la naturaleza, los cerros, los magueyes, los nopales, todo está destruido, no tenemos nada, con que nos están quitando los terrenos de siembra como lo que es la Zapotitla, no tenemos ya dónde sembrar, el ejido pues unos que otros metimos a nuestros hijos, otros vendieron, que falta nos hacía para nuestros hijos más que nada. Yo me hice ejidataria por mi papá, fue Daniel Chavarría, un señor muy trabajador, el mejor gañán de Zapotitlán… Gañán, que arriaba las yuntas».

«Nos alumbrábamos con petróleo porque no había velas, no había luz, la tienda que está aquí en el molino que era de don Pancho Martínez, ahí les decíamos las mayas a unas muchachas solteronas, María y Amalia, comprábamos el petróleo por botecitos, dos o tres centavos de petróleo pa’alumbrarnos y pa’cocer de noche a mano porque no había máquinas. Toda la ropa que nos hacíamos era a mano, y por eso digo que es una tristeza que todo esto se esté acabando, que hoy las jóvenes no saben echarse una puntada, un pespunte, un hilván. Es una tristeza verlas con el pantalón negro y el hilo rojo, la verdad, nosotras no, buscábamos el color y pespunte, por eso digo que era bonito Zapotitlán».

«El metate ya nadie lo usa, lo tenemos de lujo, hacíamos tortillas tres veces al día, ahora ¿dónde hay humareda?, ¿quién anda con las manos tiznadas?, nadien. La verdad es una tristeza que ya no háigamos mujeres».

«Sí, Zapotitlán era muy bonito. Defendimos nuestros ejidos porque aquí viven nuestros hijos, gracias a Dios. Yo me hice ejidataria por mi papá. A mi marido lo hice ejidatario porque me gustaba andar en el chisme. Cuando mi cuñado se dio cuenta mi marido ya estaba en la agraria. Ahora es mi’ja porque le digo a mi marido ‘ya no te puedes presentar. Por eso le digo que me gusta andar en el chisme, me gusta echar porras».

«¿Qué de qué me acuerdo? Del tren, venía de Amecameca, de Morelos, aquí en la curva de Tlaltenco, luego entraba a Zapotitlán, a la estación de los Alcanfores. Ahí trabajaba en la estación don Chanito, y don Bartolo Montes era su peón consentido. Pero cuando yo tenía 12 años quitaron la vía, según dicen porque era un contrato que tenían los del ferrocarril con una compañía que no recuerdo su nombre, de cincuenta años. Cuando se cumplieron los cincuenta años levantaron la vía. Pero aquí por Chalco pasa la vía para Morelos. Sí, nos llegamos a subir al tren para ir a pasear a Amecameca, o ir a México, el tren hacía como dos horas y media de aquí hasta el centro».

«Era muy bonito Zapotitlán. Pero todo cambia, todo se acaba. Yo le digo a mis hijas que era muy bonito. Había el pozo de agua. Íbamos a lavar en el acalote, en el ojito de agua a Tulyehualco cuando ya no hubo el acalote. Allá había ojitos de agua. Comíamos el berro, nuestro taco de berro. Fue muy bonito, por eso le digo que yo sí extraño las tortillas más que nada, porque hacíamos unas memelas así, mire, blanquitas, blanquitas». «En ese tiempo poníamos el nixtamal calientito y se amortajaba, y con los quelites y las salsas, era nuestra comida, pero el nixtamal caliente, en el metate. Ahora no queremos hacerlo así y antes nos teníamos que quebrar. Le digo que cosas muy bonitas, muy sabrosas. Ya no hay mujeres ni que cosan una servilleta. Ahora agarran la jerga de la cocina para ir por las tortillas, dígame si no es cierto. Nosotras no, las de nosotras tenían encaje, flecos, nuestras servilletas eran bonitas, bien limpias, ahora pues las de las chamacas ya se ven de color gris, la verdad». ♦

_____

Fotografía principal; Alrededores de Santiago Zapotitlán en 1964. Fotografía Compañía Mexicana Aerofoto, SA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: