Reconocen valor cultural de 68 lenguas indígenas

Noviembre 22, 2020.- Diputados reconocieron el valor cultural y social de 68 lenguas indígenas que hablan 7 millones de personas

Por unanimidad, con 384 votos de todas las bancadas, la Cámara de Diputados elevó a rango constitucional a las lenguas indígenas y otorgó el reconocimiento de las lenguas española e indígenas por primera vez en la Constitución.

La adición de un párrafo al artículo 2º constitucional, a fin de establecer que el Estado reconoce a las lenguas indígenas como lenguas nacionales, al igual que el español, mantiene a los Estados Unidos Mexicanos sin una lengua oficial.

Los legisladores reconocieron el valor cultural y social de las 68 lenguas indígenas que hablan siete millones de personas en México.

En la fundamentación del dictamen, la presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, Aleida Alavez, aseguró que esta reforma constitucional ayudará a que los pueblos indígenas tengan un acceso real a la justicia y al bienestar social, porque permitirá replantear diversos procesos en los que interviene población indígena.

«La incorporación de las lenguas indígenas ayudará a romper barreras y a deponer obstáculos, no sólo para que no se pierda el patrimonio cultural que representan las lenguas indígenas, sino para involucrarse en el proceso del desarrollo nacional», apuntó.

Para el diputado Iran Santiago Manuel, el reconocimiento en la Carta Magna implica permitir y fomentar el uso de las lenguas, respetarlas como vigentes y con la misma validez que el español, sobre todo en procesos frente a instituciones, y la obligación del Estado de preservarlas en los espacios educativos e institucionales.

En tanto que el diputado Gustavo Callejas Romero estimó en poco más de siete millones los mexicanos que hablan alguna lengua y advirtió que el 60 por ciento de ellas están en peligro de extinción. «La reforma representa un paso adelante en la búsqueda del reconocimiento y preservación de la cultura milenaria», expresó.

Por su parte, Marcelino Rivera Hernández habló de poder resarcir las injusticias y discriminación que por siglos han vivido los indígenas. «Nuestro anhelo es que un día el hablar una lengua y el ser indígena sea motivo de orgullo», señaló.

En su oportunidad, Carlos Alberto Valenzuela González comentó que con el dictamen se reconoce la igualdad de las personas y la diversidad cultural de nuestro país, y destacó la necesidad de abatir la marginación y miseria en la que viven todavía millones de comunidades indígenas.

Por su parte, Eduardo Zarzosa Sánchez dijo que no es posible que en México, teniendo la población indígena más importante de América Latina y una gran riqueza lingüística, se continúe subestimando la importancia de los pueblos originarios, por lo que la reforma contribuirá a fortalecer la preservación de las diferentes lenguas y coadyuvará a visualizar a estas comunidades.

En su turno, el diputado Manuel Huerta Martínez dijo que las lenguas no sólo son comunicación, también conforman identidad, tradiciones, cultura, «pero desgraciadamente se han olvidado», lamentó, de ahí que uno de los principales objetivos de la reforma sea «erradicar la discriminación que por tantos años han vivido y sufrido los núcleos originarios».

A decir de María Roselia Jiménez Pérez, la reforma «es un triunfo de la lucha por nuestras reivindicaciones después de 500 años de opresión, dolor, despojo y pobreza extrema», además de recordar que «muchos de nuestros idiomas originarios sucumbieron ante el olvido y desprecio» de los sucesivos gobiernos.

El diputado Juan Martín Espinoza Cárdenas expuso que las lenguas no sólo son un medio de comunicación, sino que representan la estructura de las expresiones culturales y de identidad. «Estamos ante un gran avance en materia indígena; esperamos que haya voluntad para impulsar políticas que les garanticen el acceso a oportunidades y se les destine mayor presupuesto», asentó.

Mientras que Edgar Guzmán Valdez precisó que en México se reconoce a 68 lenguas y 364 variantes, por lo que es uno de los ocho países con mayor diversidad lingüística. Sólo Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Puebla y Yucatán concentran el 61 por ciento de la población total de habla indígena, por lo que «ante la reducción de hablantes de lenguas en el país resulta de suma valía esta reforma constitucional».

A continuación, el diputado Raymundo García Gutiérrez resaltó que se reconoce como lenguas nacionales al español y a 68 lenguas indígenas con sus variantes, mismas que formarán parte del patrimonio cultural nacional. «Es un reconocimiento histórico. Se eleva a rango constitucional la riqueza lingüística de México. 7.4 millones de personas en el país hablan alguna lengua indígena», recordó.

Roberto Antonio Rubio Montejo manifestó que la reforma da un nuevo lugar, posición y tratamiento a las lenguas del país; se da reconocimiento y garantía en la Constitución al considerarlas como patrimonio cultural. Por ello, el Estado estará obligado a promover su preservación, estudio, difusión, desarrollo y uso, así como diseñar una política multilingüe.

La diputada Lourdes Celenia Contreras subrayó que la reforma es un acto de justicia, aunque pidió «aceptar que Estado y sociedad han convalidado una dolorosa realidad, en donde los pueblos originarios padecen pobreza y marginación; hay que materializar los derechos, porque la letra no es garantía si no se tienen los recursos suficientes para cristalizarla en la sociedad».

En tribuna, Juan José Canul Pérez subrayó que los pueblos indígenas del país son una pieza importante del mosaico de culturas y tradiciones. «México ocupa en el continente americano el segundo lugar en número de lenguas vivas habladas», de ahí la importancia de «insertar un enfoque multilingüe que se centre en el uso de las lenguas indígenas en todos los ámbitos de la vida nacional».

Finalmente, la diputada Irma Juan Carlos opinó que México corre el riesgo de perder el 60 por ciento de sus lenguas y, por consiguiente, «todos los conocimientos milenarios y ancestrales que nos han heredado». Dijo que el dictamen significa «reconocer el valor jurídico y social de las lenguas indígenas y del español», por lo que «elevar a rango constitucional nuestras lenguas rompe con la invisibilización (sic) y evita discriminación y olvido». ♦


Fuente: Cámara de Diputados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: