Peones fusilados en San Pablo Atlazalpan en 1909

Agosto 18, 2020.- Fueron tres indígenas que habían asesinado a Tomas Morales privándolo de sus órganos viriles

Por Manuel Garcés Jiménez

En el sexo mes de la pandemia, como resultado del Covid-19, me visitó el arquitecto Pedro Elizalde Xolalpa, nativo del poblado de Ayotzingo, municipalidad de Chalco, estado de México. Al pasar el arquitecto se quedó observando algunos de los cuadros que penden de la pared con temas alusivos a nuestra historia. De pronto, clava la mirada en uno de ellos. Observa una singular fotografía de color sepia de 40 centímetros de largo por 28 centímetros de ancho, cuya imagen se había rescatado ya hace varios años entre las «chácharas»1 de algún lugar de la Ciudad de México. No recuerdo dónde, pero ahora la mantengo enmarcada (foto superior).

Al ver la fotografía con admiración, el arquitecto no dejaba de clavar la sonrisa a flor de piel con el entusiasmo que le caracteriza, pues me comentaba que tiene otra copia igual.

Le decía que me llamó la atención por el texto que al pie de la imagen aparece: «Fusilamiento de Arcadio Jiménez, Hilario Silva y Marcelino Martínez, Chalco Estado de México, 28 de abril de 1909». A ese respecto comentó: «…tengo la reseña de ese fusilamiento, la adquirió mi esposa (la maestra María Concepción Salas Torres) con uno de sus alumnos cuando laboraba en la Escuela Secundaria Técnica Número 28, ‘Tepochcalli’ en San Pablo Atlazalpan, municipalidad de Chalco».

Al respecto, hacemos hincapié que el pueblo de Ayotzingo es vecino de San Pablo Atlazalpan, ambos poseen una extensa historia que ha pasado por las distintas etapas de nuestro devenir histórico, es por esto que el pueblo de San Pablo Atlazalpan es conocido amigablemente entre los vecinos como «lugar de tuzas».

En ambos lugares los vecinos valoran su pasado como lo podemos constatar en el interior de una taquería del centro del poblado donde se exhiben añejas fotografías para los clientes. En una de estas fotografías aparece la fecha del uno de septiembre de 1884. En ella se admira el centro de la población casi despoblado, sólo con escasas habitaciones levantadas con bloques de adobes con divisiones de cactus, son los órganos que sirven de límite entre los vecinos. Singulares construcciones y cactus que vemos en el fusilamiento de estos tres personajes. El arquitecto mantiene una galería de fotos antiguas y recientes relacionadas con la estancia en Ayotzingo de Fidel Castro, El Che Guevara y los expedicionarios cubanos que anduvieron por estos lugares.

La citada y vetusta fotografía de color sepia nos remonta al pasado a finales del siglo XIX. Observamos a tres humildes campesinos a punto de ser fusilados con sus vestimentas de aquellos años como trabajadores del campo en manos de los hacendados. Eran peones, pues sus vestimentas lo confirman: calzón, ceñidor y camisón de tela de manta con huaraches. Mientras que los soldados rurales aparecen con buena ropa, calzado y sombreros de muy buena manufactura, al cinto portan en los cinturones sus fundas para sendos pistolones.

El texto alusivo a esta fotografía fue obtenido de una exposición fotográfica donde aparece el siguiente texto: «Retrospectiva de Santa Catarina Ayotzingo, Fusilamiento en San Pablo Atlazalpan».

En la citada imagen leemos textualmente: «Las páginas que conforman la historia registran y testimonian los acontecimientos surgidos en cada uno de los poblados en sus diferentes épocas. Las crónicas registran el siguiente acontecimiento que conmovió a los habitantes de la entonces pequeña población de San Pablo Atlazalpan en el año de 1909, siendo testigos de la ejecución de tres indígenas que habían asesinado a Tomas Morales privándolo de sus órganos viriles».

«Fue el día 28 de abril de 1909 cuando en San Pablo Atlazalpan, Edo. de México, fueron fusilados Arcadio Jiménez, Hilario Silva y Marcelino Martínez, siendo juzgados y sentenciados a muerte a las cinco cuarenta y cinco de la aludida fecha, un piquete de soldados del 10º. Los rurales penetraron a la prisión en busca de los reos».

«Fueron llevados hasta el cadalso en cabriones, donde recibieron el auxilio espiritual de los sacerdotes de las iglesias de Ayotzingo y Chalco que los acompañaron hasta el final de su camino».

«Se formó el cuadro en la pared de una casa de adobes y con cal se pintaron tres líneas en las que se plantarían los victimarios de Tomás Morales. Llegados los reos al paredón se acercaron sus familiares a despedirse. El jefe político de Chalco se dirigió a Arcadio y lo vendó según su deseo que le fue concedido, Hilario quiso morir viendo cómo le apuntaban con los fusiles de los rurales que formaban el pelotón, lo mismo Marcelino, quien dijo con voz temblorosa, dirigiéndose a los representantes de la ley: ‘Me despido de todos en esta vida’».

«Los sacerdotes presentes le dieron la bendición. El teniente Muños de Cote, teniendo ya listo su cuadro de ejecución levantó su espada y al bajarla firmemente, una descarga cerrada acabó con la vida de los homicidas. De inmediato siguió el tiro de gracia».

«Los Drs Mauricio Carrillo y Abel V. Ibar certificaron la muerte de Arcadio, Hilario y Marcelino».

Cabe señalar que a la fecha aún existen estos paredones de adobe con los órganos como testigos sigilosos donde fueron fusilados los tres campesinos.

La pregunta que ahora nos hacemos es: ¿Cómo es posible que el fusilamiento en el año de 1909 conmoviera a sus vecinos y estuviera presente el sacerdote y un fotógrafo?, ¿No le parece que se ha ocultado la realidad del fusilamiento?

Cabe recordar en esos años de convulsiones sociales y políticas que existía en el país y, claro, en la extensa región de Chalco y sus poblados, los alrededores fueron controlados por hacendados de grandes y extensas tierras productoras de maíz y de forrajes para el ganado lechero. A esta región se le consideró como la cuenca lechera del Valle de México con cientos de peones acasillados y libres bajo el sistema de paga en tienda de raya y la deuda contraída por el peón heredada a los hijos de los trabajadores. Deuda impagable. 

Al respecto, en el libro escrito por el cronista de Chalco, el arqueólogo Jaime Noyola Rocha (colaborador de Nosotros) se confirma el poder económico y político de los hacendados. Tal es el caso de la vida de don Pedro Trueba Ruíz, de origen español, que llegó de Bilbao, España, a estos lugares, conformando la industria lechera Chalco-Ixtapaluca. Fue dueño del rancho en Ixtapaluca conocido como Rancho de Guadalupe, situado en un punto central de Ayotla, frente a la estación del ferrocarril Interoceánico.

El poder de los terratenientes como lo fue el señor Pedro Trueba, los ligaba con los presidentes en turno como a mediados de los años veinte el general Plutarco Elías Calles adquirió a través de don Pedro Trueba la hacienda de Santa Bárbara, justificando que con esta nueva hacienda se darían más trabajo a los campesinos de Ayotla, Ixtapaluca y Chalco. También se cita la presencia en esta hacienda de don Álvaro Obregón, días antes de que lo asesinaran2. El poder económico y político iba de la mano, se sentían intocables.

Ante esta situación surge la rebelión indígena en Chalco a principios de 1868, promovida por Julio López Chávez con el lema: «Queremos tierra, queremos trabajo, queremos libertad», donde lanza su manifiesto a todos los oprimidos y pobres de México y del universo el 20 de abril de 1869 con el lema: ¡Viva el socialismo! ¡Viva la libertad! Al año siguiente, el gobierno juarista detiene el movimiento y fusilan a Julio López Chávez. Actualmente en Chalco, cerca de donde fue fusilado en una esquina, se puede leer en una placa de bronce alusivo a este hecho sangriento.

Para los españoles las tierras fértiles de Chalco fueron excelentes para la agricultura, para hacer grandes fortunas a costa de la humillación y la explotación de la fuerza de trabajo del campesino. Como el hecho sucedido alrededor de 1870, cuando emigraran a Tenango del Aire «… provenientes de España los hermanos Ignacio y Joaquín González Aragón, quienes adquirieron un terreno en el cuadro principal del pueblo, al costado de la parroquia de San Juan Bautista donde abrieron una tienda que le llamaron ‘Tienda Grande’, además de numerosas y extensas parcelas para la agricultura y la ganadería».

Otro caso fue en el año de 1897, cuando «se fundó la Negociadora Agrícola de Xico y Anexas, S.A., por los hermanos Noriega, socios únicos de ‘Remigio Noriega y Hnos’. El capital inicial fue de tres millones de pesos que correspondía al valor de las Haciendas de Xico y la Compañía, que tenía una superficie total de aproximadamente de 14 mil hectáreas»3.

Estos son solo algunos de muchos casos que existieron por el acaparamiento de la tierra por lo que la rebeldía estalló contra el terrateniente, el gobierno y la iglesia. Fueron los «potentados», a quienes suponemos que estos campesinos fueron fusilados por las injusticias, a lo cual podemos suponer que fueron los primeros mártires en tomar conciencia y determinación de liberarse del yugo de los hacendados solapados por el gobierno de don Porfirio Díaz.

La muerte que le achacaron a estas personas posiblemente se deba a la muerte de un hacendado, al menos así lo confirman por la manera en que fueron sustraídos de la cárcel y durante el fusilamiento estuvieron acompañados por el sacerdote y un fotógrafo, al parecer para que dieran a conocer y se difundieran estos hechos a fin de que otros campesinos no se revelaran en contra los terratenientes. Fue un escarmiento difundido para detener a otros rebeldes. Este fusilamiento se llevó a cabo, fue un hecho fuera de lo común, ¿No cree usted? ♦

_____

Bibliografía:

Garcés Jiménez, Manuel. El Zapatismo en Milpa Alta, del Chichinautzín al Zócalo. Ediciones Quinto Sol.

Noyola Rocha, Jaime. Trueba Ruiz, Pedro. Una experiencia de vida, (surgimiento, bonanza y decadencia de la cuenca lechera de Chalco). Gobierno del Estado de México.

«Tenango del Aire y la Revolución», datos tomados del Café, Panes y Pasteles de Tenango.

«Chalco de Antaño, Reseñas históricas de nuestra región», datos tomados de la Cremería Chalco.

_____

Citas:

1 En sentido común se dice cháchara a las cosas usadas que se venden en tianguis o en banquetas de la ciudad. En Europa en lugar de decirle «chácharas» se les conoce como «mercado de pulgas».

2 Jaime Noyola Rocha. Pedro Trueba Ruíz, una experiencia de vida. (Surgimiento, bonanza y decadencia de la cuenca lechera de Chalco).

3 «Chalco de Antaño, Reseñas históricas de nuestra región». Cremería Chalco.

_____

Reconocimiento al arquitecto Pedro Xolalpa Elizalde y a la maestra Ma. Concepción Salas Torres por su interesante aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: