Mixcoac, uno de los sitios arqueológicos más pequeños

Junio 27, 2020.- Se encuentra a un costado del Periférico, rodeado de casas habitación y vialidades

Durante la época prehispánica, Mixcoac tuvo una importancia particular que ha conservado a través del tiempo. Fue a la llegada de los españoles que el río del mismo nombre permitió el desarrollo de una economía próspera y su clima templado catapultó a este poblado como uno de los principales sitios de recreo de la nobleza novohispana.

Después de estar cerrada por 77 años, la Zona Arqueológica de Mixcoac fue reabierta completamente restaurada para convertirse en el quinto sitio de la Ciudad de México junto con Templo Mayor, Tlatelolco, Cerro de la Estrella y Cuicuilco.

Mixcoac es uno de los sitios arqueológicos más pequeños del país (de siete mil 200 metros cuadrados) y se encuentra a un costado del Periférico, rodeado de casas habitación y vialidades.

Sin embargo, es importante testigo de la vida prehispánica en la Cuenca de México, con evidencias de ocupación desde la época teotihuacana hasta la mexica.

El lugar donde se venera a la serpiente de nubes

Mixcoac, cuyo nombre en náhuatl significa «donde se venera a la serpiente de nubes», data de la época teotihuacana (400-600 d.C.), pero los vestigios que son visitables hoy en día pertenecen a su ocupación mexica (900-1521 d.C.).

En la actualidad sólo se conserva una pequeña parte del asentamiento prehispánico, correspondiente a su última etapa. Los vestigios de las edificaciones, los cuales han sido parcialmente restaurados son la pirámide dedicada al dios Mixcóatl; la plataforma oriente y edificios anexos; el patio central; la plataforma poniente y su plaza ceremonial, así como cuartos habitacionales de adobe.

El sitio prehispánico ha sido investigado por más de un siglo. La primera descripción de los vestigios se hizo en 1916, por el historiador Francisco Fernández del Castillo, quien denominó al sitio como Mixcoac, al identificar el topónimo de «la serpiente de nubes» en el Mapa de Uppsala o de Santa Cruz, elaborado en 1550.

Posteriormente, en 1920, el arqueólogo Eduardo Noguera, por designación de Manuel Gamio, entonces director de Monumentos Prehispánicos, encabezó la primera excavación arqueológica para estudiar el gran montículo que era visible en el paraje al sur de Tacubaya, y que era conocido como «el teocalli de San Pedro de los Pinos».

Para su protección se han llevado a cabo diversas acciones, principalmente a partir de 1961, cuando la construcción del Anillo Periférico ocasionó que gran parte del basamento quedara debajo de la vialidad, por lo que era importante salvaguardarlo.

La información con la cual se cuenta y que ha ayudado a entender la ocupación humana del sitio y la región, deriva de las investigaciones arqueológicas llevadas a cabo durante la construcción de la línea 7 del Metro, particularmente de la estación San Antonio, donde se halló importante evidencia teotihuacana en la región.

Es uno de los 194 sitios –de diferentes culturas y temporalidades– en el país de la Red de Zonas Arqueológicas bajo resguardo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La apertura del sitio se dio en agosto del año pasado, con un reconocimiento al arqueólogo Roberto Gallegos, responsable del proyecto académico del lugar, cuyo trabajo continuo ha sido un parteaguas para la investigación, conservación y difusión de la Zona Arqueológica de Mixcoac.

El sitio fue habilitado para su visita pública, a través de acciones de equipamiento e infraestructura: acondicionamiento de senderos y rampas para personas con discapacidad, señalización y servicios para el visitante.

Una sala introductoria en cuyo interior se siente vibrar las arterias de la ciudad debido a que se trata de una cavidad bajo la lateral del Periférico, la cual ha conservado uno de los pocos vestigios de arquitectura mexica elaborada en adobe. Basta bajar al sitio para verlo, mientras arriba continúan su rumbo cientos de vehículos.

La historia del lugar y la arqueología en la Ciudad de México se explica al visitante mediante gráficas e infografías de lectura ágil que conviven con los restos de los edificios prehispánicos.

Video de El Jaguarcillo Viajero

La Zona Arqueológica de Mixcoac se ubica en la Calle Pirámide número 7, a un costado del Centro Cultural La Pirámide y del Anillo Periférico, en la Colonia San Pedro de los Pinos de la alcaldía Benito Juárez, a unas cuadras del Metro San Antonio. Horario: lunes a domingo de 9:00 a 17:00 horas. Entrada gratuita. ♦

En la entonces delegación Benito Juárez, Ángeles González Gamio visitó Mixcoac, cuyo significado en náhuatl hace referencia a la Vía Láctea: culebra de nubes.  Este barrio retoma su nombre de Mixcoatl, una importante deidad otomí de la cacería. En Crónicas y relatos de México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: