Hospital en Tláhuac de 2,023 mdp es ignorado por la 4T

Junio 11, 2020.- Se suponía que iba a estar listo en tiempo y forma para ser inaugurado el pasado nueve de marzo, pero…

Supuestamente programado para ser inaugurado en tiempo y forma el nueve de marzo del presente año, a ocho días de que surgiera el primer caso de coronavirus en México (28 de febrero), el hospital del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) construido en la alcaldía Tláhuac, permanece sin ser utilizado aun cuando la pandemia por el coronavirus sigue causando estragos en la Ciudad de México.

Mientras cada día que transcurre al menos en la Ciudad de México el número de muertes por Covid-19 continúa en aumento –129,184 confirmados de contagio y 15,347 muertos hasta el reporte de la noche del miércoles– al incrementarse los decesos por este virus a tres mil 214, el hospital cuya construcción comenzó el 30 de abril de 2018 en un predio de 36,000 metros cuadrados, permanece cerrado y sin ninguna posibilidad de que pueda ser utilizado en estos tiempos de pandemia.

Aun cuando hasta anoche también, el reporte para Tláhuac era de 1,606 casos confirmados de contagio por Covid-16 y 84 defunciones, y como las cifras anteriores de acuerdo al registro de las autoridades de salud.

Según versiones de personas ligadas con quienes tienen que ver en la construcción del hospital, como toda obra que se realiza en México ésta también tuvo sus retrasos, por lo que no fue posible ponerlo a funcionar en la fecha que se tenía prevista. Esto es, que el retraso se circunscribe a los usos y costumbres de la ingeniería mexicana. Incluso como para despistar curiosos desde afuera se ve un andamio abandonado en uno de los estacionamientos, pero como éste, sin que nadie lo utilice.

Lo que sí se puede apreciar afuera de la construcción es la fila de aspirantes que todos los días se forman sobre la banqueta con el objetivo de entregar su correspondiente solicitud de trabajo, por lo que deben esperar en promedio un par de horas a fin de poder pasar al interior y ser entrevistados por un reclutador. Pero ni a ellos se les dice cuándo el hospital va a empezar a funcionar, tienen que conformarse con el consabido «nosotros le llamamos».

Lo cierto es que la obra se encuentra aparentemente concluida, sólo faltaría el equipamiento del hospital y la contratación de los recursos humanos que hagan posible su funcionamiento, como son personal médico, de enfermería y administrativo. Pero de eso y de los tiempos para que el nosocomio abra sus puertas nadie está autorizado a dar informes porque, para empezar, nadie sabe nada.

Antecedente: Hospital General del ISSSTE en Tláhuac fue por iniciativa ciudadana

Al parecer la obra sufrió las consecuencias de la absurda austeridad republicana del gobierno de cuarta transformación de Andrés Manuel López que recortó alrededor de tres mil millones de pesos al sector salud, lo que impidió la adquisición del costoso equipamiento del hospital del ISSSTE en Tláhuac. Por eso es difícil aceptar que con todo y el agravamiento de la situación sanitaria por el Covid-19, el hospital permanezca como presunto elefante blanco sobre Avenida Heberto Castillo 595, en la Colonia Miguel Hidalgo de esa demarcación.

Fila de aspirantes a conseguir un empleo en el hospital del ISSSTE en Tláhuac

Jefa de gobierno más interesada en otro hospital

En tanto que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, festina la construcción de lo que será el hospital general de Topilejo, que formará parte del sector salud de la Ciudad de México obviamente, aunque sólo lleve avance del 65 por ciento y su conclusión esté prevista para diciembre de este año.

Prefiere ignorar el hospital de Tláhuac, que aunque no le compete sí podría ayudar a que sean agilizados los trámites para abrirlo con un poco de presión que ejerciera.

Se trata de un hospital diseñado para contar con 377 camas, 43 consultorios, un banco de sangre, uno de hemodiálisis, además de ocho quirófanos y 17 espacios de servicios auxiliares; servicios en 32 especialidades y la posibilidad de realizar 156,220 consultas anuales, así como 8,000 cirugías y más de 1.3 millones de estudios de diagnóstico.

Pero no, Sheinbaum prefiere publicitar el hospital de Topilejo, al que vuelca todo su entusiasmo y atención, aun cuando resulta ser de mucho menor costo –acorde con la austeridad republicana de la 4T que le escamotea invertir recursos a la salud de la población– que el de Tláhuac, debido a que aquel es construido en sólo 10 mil metros cuadrados y únicamente contará con 60 camas de hospitalización, por lo que la población beneficiada no pasará de las 100 mil personas, siempre y cuando tengan su residencia en las alcaldías Tlalpan, Milpa Alta y Xochimilco.

Según datos del gobierno federal del pasado sexenio –esto es, del gobierno neoliberal–, el nosocomio del ISSSTE en Tláhuac cuando abra sus puertas –si es que llega a hacerlo en el actual sexenio– pasará a ser el primer hospital público en la Ciudad de México mediante el modelo de Asociación Pública Privada.

Quizá el concepto de Asociación Pública Privada sea lo que cause resquemor en los usufructuarios de la 4T para haber desechado la posibilidad de ayudar a que el hospital de Tláhuac abriera sus puertas lo más pronto posible.

Como fue construido con recursos compartidos, la repulsa que a los de la 4T les ocasiona todo lo que suene a iniciativa privada sea la causa del desinterés de la actual administración por la obra del ISSSTE en Tláhuac, cuya inversión ha sido de dos mil 23 millones de pesos, con estimaciones de oferta de empleo para tres mil 477 personas.

Otro punto significativo es que la población beneficiada por el hospital, cuando llegue a ser abierto, será de casi millón y medio de derechohabientes.

Por lo que se ve el hospital está listo, pero sin equipamiento

Debió tener prioridad ante la pandemia: Alejandro Durán

Es inconcebible que el hospital del ISSSTE en Tláhuac, al parecer construido y terminado en tiempo y forma, permanezca todavía cerrado y que ni siquiera lo hayan podido habilitar como hospital Covid, si es que se gastaron el dinero de su equipamiento en otras cosas, comentó el empresario Alejandro Durán.

«Cuando la prioridad actual es la salud de la población por la contingencia sanitaria del Covid-19, el hospital debió haber sido habilitado con el equipo necesario para atender pacientes contagiados de coronavirus, incluso se le pudieron haber comprado los ventiladores al hijo de Manuel Bartlett si eso era condición, pero poner a funcionar ese hospital con el equipo indispensable», dijo.

«La población está al tanto que lo que más preocupa al presidente López Obrador es sacar adelante sus proyectos políticos, así como las obras que sólo a él le interesan como el cuestionado tren maya, que ni siquiera cuenta todavía con el estudio de impacto ambiental, o la refinería de Dos Bocas», manifestó.

«La apertura del hospital del ISSSTE en Tláhuac debió haber sido una prioridad del presidente y de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, por lo que significa para la Ciudad de México, ya no sólo para nuestra región, ante la grave situación por la que se atraviesa debido a la pandemia del coronavirus», comentó el también dirigente del Grupo Social Tláhuac.

Sin embargo, dijo, de manera inexplicable el hospital, que debió haber abierto sus puertas en marzo pasado, sigue sin entrar en operación, aunque ciertamente ahí se siguen realizando algunos trabajos, lo que deja abierta la posibilidad de que el dinero que se tenía destinado para el equipamiento del mismo, cuyo monto debe ser más o menos igual al que representó el costo de la obra, haya sido desviado por la administración federal para atender «otros rubros».

«La construcción del hospital fue gracias a las gestiones que durante muchos años realizaron ante el gobierno federal un grupo de ciudadanos de la demarcación, por consiguiente se trata de una obra que demandaron los tlahuaquenses para beneficio de la comunidad, además de beneficiar a toda la región oriente del Valle de México», aseguró el empresario.

Por eso no se entiende, subrayó, que de pronto el gobierno de la Ciudad de México esté más interesado en publicitar mediáticamente la construcción de un hospital en Topilejo, el cual apenas lleva 67 por ciento de avance, de acuerdo con la Secretaría de Obras, que en voltear a ver al de Tláhuac que ya estaría listo para empezar a funcionar como hospital Covid.

«Suena ilógico enterarse a través de medios de comunicación como Nosotros que las autoridades de salud prefieran habilitar carpas en el estacionamiento del Hospital General de Tláhuac, para poder tener la capacidad de atención de pacientes que hayan o no librado el coronavirus, que voltear a ver qué le hace falta al hospital del ISSSTE en Tláhuac para ponerlo a funcionar lo más pronto posible y sin tener que esperar a que alguien vaya a cortar el listón inaugural», expresó.

En agosto pasado se preparaba ya la inauguración

En agosto de 2019, a siete meses de que supuestamente fuera inaugurado el Hospital General del ISSSTE en Tláhuac –la fecha prevista era el nueve de marzo de 2020–, dicha institución se dio a la tarea de preparar un video con entrevistas a personas que supuestamente habían desempeñado un papel determinante para la construcción del nosocomio y su establecimiento en esa alcaldía.

Algunos de los actores primordiales de las gestiones realizadas para la construcción del nosocomio en las administraciones federales de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, fueron entrevistados para el video que supuestamente iba a ser proyectado el día de la inauguración, como fue el caso de los señores Jesús Arriaga González y José Luis Martínez Galicia.

Tan era considerado un hecho que el hospital sería inaugurado en marzo que José Monroy Zorrivas, responsable de la realización del video como enlace entre el Instituto y la comunidad, encargó la coordinación de los entrevistados a una persona que se preocupó más por consolidar sus relaciones políticas, al invitar a quienes ni siquiera estaban enterados de las gestiones que un grupo de tlahuaquenses había hecho durante varios años ante el ISSSTE para la construcción del hospital. Para la producción del video fueron entrevistadas una veintena de personas

Mientras tanto, el nosocomio no tiene fecha de inauguración, y no la tiene porque poco ha importado a la administración federal el si lleva o no retraso su construcción, y mucho menos poder habilitarlo para la atención de contagiados por coronavirus.

Parecieran ser ciertas las versiones que apuntan al desvío de los recursos que estaban destinados para su equipamiento, como la causa principal de que dejara de hablarse del hospital ante el nulo interés de los de la 4T, además de que se desconoce si es que se han hecho las gestiones pertinentes para la contratación de personal médico y de enfermería, debido a que al ser un hospital de asociación pública privada, el sindicato del Instituto no tendría todas las tajadas del pastel. El caso es que con la 4T parecieron haberse volatilizado los recursos destinados al equipamiento de dicho hospital, de ahí que independientemente de que pudiera o no ser habilitado como un hospital Covid, los derechohabientes de Tláhuac tendrán que esperar otro tiempo más para poder cristalizar el sueño largamente anhelado de contar con ISSSTE cerca de su casa, esto es, sin necesidad de tener que desplazarse a lejanos puntos del Valle de México con lo peligrosa que está la situación de la inseguridad en el transporte público. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: