En desuso académico el termino «cultura madre»

Junio 5, 2020.- Al menos para referirse a pueblos de filiación olmeca

Villahermosa, Tab.- El término «cultura madre» para referirse a La Venta, San Lorenzo y otros sitios arqueológicos de filiación olmeca, ha caído en desuso académico, según dijo José Luis Romero Rivera, debido a que ahora se reconoce que cada civilización mesoamericana tuvo un desarrollo independiente, aun cuando haya tenido contacto con poblaciones anteriores.

A decir del arqueólogo, tal denominación fue promovida a mediados del siglo XX, por lo que aún persiste esa «idea equivocada».

«Los propios olmecas no surgieron de la nada», dijo, al hablar acerca de la Zona Arqueológica de La Venta como legado que enorgullece a los tabasqueños, debido a que dicho grupo, cuya autodenominación se desconoce, «debió tener su origen en el cultivo del maíz, porque el vocablo nahua ‘olmeca’ (los que habitan la tierra del hule) fue recogido por los cronistas españoles de informantes del Altiplano Central».

Refirió que la antigüedad más temprana para La Venta es la reportada para el año 1200 a.C., «de cuya ocupación nos separan más de tres milenios».

Romero Rivera, arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comentó que los estudios en las cuevas de Tehuacán, Puebla, y Yagul y Mitla, en Oaxaca, apuntan a que la domesticación del teocintle (antepasado del maíz) ocurrió aproximadamente cinco mil años antes de Cristo. «Es decir, hay una brecha de tres mil años en tal conocimiento que se difundió por toda Mesoamérica, lo que permitió al maíz volverse tan productivo como para ser la base de poblaciones complejas y socialmente estratificadas como La Venta», indicó.

«Si bien se sabe –explicó– que esta gran metrópoli tuvo influencia sobre más de una cincuentena de antiguos poblados que hoy se tienen registrados en el territorio de Huimanguillo, Tabasco, aún se conoce poco acerca del sistema de gobierno, la escritura o la escultura de quienes edificaron La Venta y labraron las cuatro cabezas colosales que dentro de la urbe se han descubierto».

«Muchas esculturas de La Venta siguen encriptadas porque no tenemos la referencia de lo significaban, por ejemplo, los ojos afilados y los brazos cruzados que se repiten en muchas hachas de jade o lápidas que hemos encontrado», abundó.

Contrastó lo anterior con las representaciones de la Luna en la escultura y los códices de filiación nahua, donde el astro aparece comúnmente representado como una «olla con un conejo dentro», imagen cuyo significado evoca a la leyenda de Quetzalcóatl y el conejo de la Luna, ampliamente difundida en la región central mesoamericana. «Esos mismos temas que ignoramos acerca de los olmecas, son precisamente el motivante para seguir excavando e investigando desde la arqueología y la historia», concluyó el investigador. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: