El adiós de Jorge Pantoja al actor Héctor Ortega

Junio 4, 2020.- Su trayectoria fue fecunda, intensa y variada, tanto en el teatro como el cine

El actor mexicano Héctor Ortega, quien a principios de la década de los 80 tuvo actuación memorable en el teatro universitario con la obra Muerte accidental de un anarquista (de Darío Fo), falleció a los 81 años.

Originario de la Ciudad de México, donde nació en enero de 1939, Héctor Ortega murió sin trabajo, olvidado por sus correligionarios de partido, Morena, movimiento del cual fue fundador debido a su amistad con Andrés López, y quienes parecen vivir en el nepotismo burocrático.

Su trayectoria fue fecunda, intensa y variada, tanto en el teatro como el cine. Participó en la cinta de culto En este pueblo no hay ladrones, donde interpretó a un personaje secundario. A partir de ahí, fue constante su trabajo en el cine, que incluye filmes como La montaña sagrada, Las fuerzas vivas, Cuartelazo, Mariana, Mariana, La leyenda de una máscara, Santa sangre y El rincón de las vírgenes, entre muchas otras.

Con motivo de su partida, Jorge Pantoja, referente de la promoción y gestión cultural de la Ciudad de México, escribió una carta a su entrañable amigo:

«Si antes éramos cuates, con la invitación de Martí Batres para elaborar el plan de cultura de Morena Cdmx, nos convertimos en uña y mugre. Nuestra oficina era el Sanborns de Galerías Coapa, nos quedaba cerca a los dos. Te acuerdas de la mesera que te decía: ‘se ve más guapo en persona que en la tele’. Pero vino el terremoto y nos tuvimos que ver en tu casa o en la mía. Sabíamos que lo que estábamos planeando era muy de izquierda, se centraba en fomentar el empleo de los creadores, después comprobamos que por eso no lo aplicaron».

«Hace dos o tres meses me dijiste que ya se había acabado tu contrato con Televisa, que estabas técnicamente desempleado. Se me ocurrió proponerte que si eras tan cercano a Andrés Manuel, a nivel de que era tu amigo personal, por qué no lo buscabas. Me respondiste tajante: ‘Mi cercanía con el presidente para pedirle chamba es corrupción’. No insistí. Escribías mucho, me leías de tu laptop tus avances. ‘¿Ya viste la película El Cuartelazo? Estoy haciendo algo sobre Madero…’».

«Otro día recordamos las veces que te entrevisté para la Gaceta UNAM. Me invitaste al estreno de Muerte accidental de un anarquista, el hitazo que fue No te rajes, Cuauhtémoc y, más recientemente tu obra Hidalgo, el sol y el dedo». «Llegó la pandemia y ya sólo hablábamos por teléfono. Sé que te molestaba el ‘Descanse en paz’, y más si se publicaba en una esquela de una dependencia pública. Decías tronante: ‘Somos un Estado laico, que no se les olvide’. Por eso ahora nada más utilizaré: Te extrañaré». ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: