El Enmascarado de Plata y su relación con Tecómitl

Marzo 13, 2020.- Rodolfo Guzmán Huerta, el Santo, fue cuñado del profesor Quintil Villanueva Ramos, fundador de la Escuela Secundaria Número 9 «Teutli»

Por Manuel Garcés Jiménez*

En cada rincón de nuestro país aparecen diversos atractivos naturales, que aunado a los hechos históricos que el hombre le ha dado surgen verdaderas leyendas que dan vida y atracción a un determinado lugar. Son las historias que se narran con cierta particularidad y que en cierta manera enorgullecen a sus habitantes, impregnándole un sello sui géneris, que lo hace resaltar como es el caso de la ciudad de Tulancingo, en el estado de Hidalgo, tierra del luchador el Santo, el Enmascarado de Plata, héroe popular de carne y hueso.

Nos viene a la memoria esta ciudad de cuya Entidad Federativa fue mencionada insistentemente por sus centros mineros en Pachuca, que le diera vida económica por muchos años a la «Bella Airosa». También nos recuerda las portentosas haciendas pulqueras diseminadas en su amplio territorio, las que fueron engarzadas en la época de don Porfirio Díaz a través de la red de las vías férreas, donde el ferrocarril era el medio importante para la distribución del pulque envasado en pesadas barricas de roble para conducirlo hacia la capital del país.

Hablar de este lugar nos remonta a los años de la bonanza del incipiente capitalismo desarrollado durante el porfiriato, cuando la mano férrea del empresario extranjero explotaba vilmente la fuerza de trabajo de los nativos, ya sea con la construcción de inmuebles, laborando la tierra, extrayendo el agua-miel de las magueyeras, trabajando en el tedioso tendido de vías férreas y lo peor, el trabajo realizado en las profundidades de las minas.

Los recuerdos resultan no muy gratos por la gente en las minas, con su trabajo consistente en la extracción de metal de las profundidades del suelo, teniendo como resultado que al paso de los años los trabajadores, en especial los jóvenes, terminaban su vida con cáncer propiciado por el lavado del metal que se extraía.

«Nuestra gente sufrió mucho a costa de los voraces inversionistas extranjeros, quienes fueron apoyados por don Porfirio Díaz». Así lo comenta la señora Inés Ramos Larios, encargada del Museo de la Antigua Estación de Ferrocarril de la ciudad de Tulancingo. Por cierto, encontramos en ese sitio una infinidad de objetos estrechamente relacionados con los ferrocarriles, como vetustas fotografías de aquellos lugares, teniendo como fondo el ferrocarril; el checador de mano; enormes clavos que sujetaban las placas con los durmientes,  herramientas y lámparas de mano; letreros metálicos en forma de cruz con su singular advertencia: Cuidado con el tren, entre otros interesantes objetos que rememoran la época ferrocarrilera.

Rodolfo Guzmán Huerta

En amena charla, y con cierta nostalgia, la encargada del Museo se dirige afablemente a un grupo de profesores del IPN, a quienes enfatiza la importancia del recinto, señalando directamente la «Ruta del Pulque», que se encuentra manifestada en una maqueta en el muro del inmueble, agregando el siguiente comentario: «El ferrocarril dejó de circular en el año de 1990 como consecuencia de la expropiación realizada por el gobierno de aquellos años, otorgándoselo a los dueños de la industria cementera (Cemex), y aunado a la introducción de las líneas de autobuses acelera su desaparición que tanta historia nos dejara».

¿Cuándo surgió el Museo del Ferrocarril?, preguntamos.

«A raíz de la expropiación de los ferrocarriles, los trabajadores tomaron de inmediato estas estaciones como medio para poder presionar a los nuevos dueños para que recibieran su indemnización por los años de trabajo realizado. Después de algún tiempo la demanda económica de los trabajadores no se aceptó, por lo cual les otorgan estos inmuebles. Posteriormente, los ex ferrocarrileros se organizan jurídicamente en comodato, y de esta manera la estación se convierte en elMuseo del Ferrocarril y próximamente tendremos el Museo de El Santo, para esto ya se están recabando diversos documentos, además de trofeos, máscaras y fotografías del luchador más conocido en el mundo a través de sus películas dobladas en varios idiomas, orgullosamente oriundo de esta tierra Tulancingo, estado de Hidalgo».

Al salir del museo, de inmediato sentimos como si el tiempo no pasara, como si se hubiese detenido en aquella época cuando pasaba el ferrocarril, pues afuera vemos las bancas originales con gente que se encuentra sentada descansando. Esto nos daba la idea, como si  estuviera esperando el paso del ferrocarril rumbo a la ciudad de México con seis horas de recorrido. Es el mismísimo inmueble con sus techados inclinados, piso y muros originales, los asientos y algunos tramos de vías tendidas a ras del suelo con un vagón, como si estuviera en espera de ser remolcado por la enorme máquina movida por vapor.     

Precisamente, a un costado del museo de esta antigua Estación de Ferrocarril, vemos hacia el sur, como a 100 metros, una enorme estatua de cuerpo entero del hijo predilecto de Tulancingo. Es el luchador Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido en el mundo de la lucha libre como «El Santo», quien nació el 23 de septiembre de 1917.

Cuando hablamos de los 70 años de vida de la Escuela Secundaria Número 9 «Teutli» de Tecómitl (Milpa Alta), de inmediato nos remonta a recordar a sus fundadores, donde sale a colación indudablemente la familia Villanueva Yescas, en especial el profesor Carlos Villanueva Yescas, quien fue por muchos años el director de la citada escuela y de quien tuvo el parentesco de ser cuñado del luchador Rodolfo Guzmán Huerta, conocido en el mundo de la rudeza por varios sobrenombres: el «Rudy Guzmán», «El hombre Rojo», «El Murciélago II» y finalmente como «El Santo», el Enmascarado de Plata, personalidad reconocida dentro del espectáculo, figura real arraigada en la cultura popular.

Por cierto, la familia Yescas Flores recuerda que al inicio de 1940, cuando Rodolfo Guzmán Huerta se iniciaba en la lucha libre con el sobrenombre de «Rudy», y a falta de recursos económicos, en ciertas ocasiones llegó a vender uniformes escolares frente a la puerta de la casa del profesor Alfredo Yescas Abad, domicilio que conduce a la Escuela Secundaria 9.

El profesor Carlos Villanueva consideraba a Rodolfo Guzmán, «El Santo», más amigo que cuñado por casarse con la hermana del luchador, la señora Josefina Guzmán Huerta; inclusive, el profesor elaboró algunos guiones cinematográficos para el Santo [1].

De tal parentesco, la familia Villanueva compartió su amistad y la del «Santo» con algunos amigos de Tecómitl, en las comilonas ofrecidas durante los días de fiestas patronales del 13 de junio, Día de San Antonio de Padua, y el 13 de septiembre, en la celebración de la Renovación del Cristo Milagroso conocido como la «Preciosa Sangre», cuya leyenda data del año de 1877, así como en la fiesta de cumpleaños del profesor Quintil Villanueva Ramos, promotor y fundador de la Escuela Secundaria Número 9 «Teutli».

Durante los convivíos, el deportista y actor de cine llegaba a Tecómitl sin  máscara, era simplemente Rodolfo Guzmán Huerta y no el famoso luchador el Santo, por lo que se perdía entre los comensales. Entre ellos se sabía de su identidad, protegida por la fama mundial que lo precedía. Por cierto, en esos años los chamacos del poblado –donde me incluyo–, nos asomábamos en la casa, lugar de la convivencia, para conocer a tan famoso deportista, pero esto nunca fue posible porque llegaba sin máscara de plata.

Entre los amigos más cercanos a la familia Villanueva y quienes convivieron con el Santo, además de la familia Villanueva-Yescas, se contaron los señores Alejo Alva, Francisco Barragán, Celedonia Meza, el doctor Jaime Cabrera; los profesores Pedro Melo, Alfredo Yescas Abad, Quintil Villanueva Ramos y Carlos Armando Villanueva, entre otros.

Por cierto, en la casa del profesor Carlos Armando Villanueva Yescas, cuyo domicilio no recuerdo, allá por el Metro Jamaica, en su biblioteca se observan en vitrinas diversos recuerdos del Santo: trofeos, máscaras y fotografías de la familia, sobresaliendo una pintura de regular tamaño pintada al óleo donde apreciamos al Santo al lado de una escultural mujer, pintado por José Guadalupe Cruz, creador del fotomontaje del luchador que aparecía en las historietas [2], las que de niños hojeábamos en color sepia con mucha atención para conocer las aventuras del Santo luchando en contra del mal, significado por brujas, vampiros y el lumpen de la ciudad.

Para los niños, y no tan niños, recordamos a un personaje que luchaba con una máscara que le dio su propia identidad como héroe popular de «carne y hueso», no fue ficticio como Kalimán, Batman y Supermán, entre otros, salidos de la imaginación capitalista. El Santo fue real, reconocido a nivel nacional e internacional a partir de los primeros años de la década de 1940, cuando da inicio el fervor por la lucha libre, hasta su muerte suscitada el cinco de febrero de 1984, cuando contaba con 67 años de edad.

Recordamos al Santo, el Enmascarado de Plata, no tanto por compartir parte de su tiempo con los amigos de San Antonio Tecómitl, sino por algo más importante como es lo siguiente:

  • Por sus más de 50 películas, cintas que a pesar de sus deficiencias técnicas y temáticas nos mantenía pegados a la pantalla.
  • Porque en sus filmes podemos ver los trucos: hilitos de los murciélagos, el corte de la cámara en las desapariciones, el hielo seco que simulaba humito.
  • Porque fue el único superhéroe capaz de agarrarse a mano libre con diversos seres, como las mujeres vampiro, la Llorona, el Hombre Lobo y muchísimos monstruos más. Eso, ni Batman ni Superman juntos lo han logrado.
  • Por su espíritu altruista y su bondad.
  • Por buen luchador, porque fue rudo y técnico, por su rivalidad con Blue Demon que terminó en mancuerna… porque tuvimos su imagen, así como inolvidables luchadores de plástico mal pintados, todos en la misma posición, y con los que jugamos horas y horas en nuestra niñez.
  • Por ese homenaje que le hizo José Buil en La leyenda de una máscara (1989), donde nos lo presentan como el Ángel Enmascarado interpretado por Héctor Bonilla.
  • Porque Monsiváis habla de él y porque se atrevió a quitarse la máscara en un programa de Jacobo Zabludowsky, algo que ni ningún luchador ha podido lograr.
  • Porque el grito de ¡Santo, Santo, Santo! se convirtió en himno del encordado.
  • Porque la música de fondo de sus filmes creó todo un estilo.
  • Nunca se dejó manipular por la mercadotecnia [3].
  • Por compartir un poco de su tiempo con los amigos de la tierra de su cuñado, San Antonio Tecómitl.

En fin, seguimos queriendo al Santo porque una máscara, un mito, es capaz de darnos algo en qué creer en este país, tan golpeado por tantas «chuchinerías», hipocresías e injusticias desenmascaradas. ♦

_____

Bibliografía:

Origen y Evaluación de la Hacienda en México: Siglos XVI al XX. El Colegio Mexiquense A.C. Universidad Iberoamericana e Instituto Nacional de Antropología e Historia. México, 1990.

Revista Somos. Editada y publicada por Editorial Televisa.

Guerreros del Ring. El Santo, el Enmascarado de Plata en su XXIII Aniversario luctuoso.

Entrevistas con la familia Yescas Flores.

Gracias por la atención dada por la señora Inés Ramos Larios responsable del Museo del Ferrocarril en la ciudad de Tulancingo, Hidalgo.

_____

* Presidente del Consejo de la Crónica de Milpa Alta.


[1] Notas del licenciado Carlos Villanueva Guzmán.

[2] Revista “Somos”, Edición Especial de Colección: “El Santo; vida, obra y milagros”

[3] Para entender como la mercadotecnia abusa de los héroes populares convirtiéndolos en mitos del imperialismo capitalista se recomienda leer el libro Tarzán, el hombre mono, de Irene Herner de Schmez, en la colección SEP-Setentas, número 139, editado por la Secretaría de Educación Pública.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: