Primer convento franciscano se estableció en lo que fue el jardín de Moctezuma

Febrero 27, 2020.- A su arribo a estas tierras, fray Martín de Valencia y otros 12 franciscanos se dirigieron a la Ciudad de México caminando descalzos

Por Manuel Garcés Jiménez*

El carácter de magnificencia y de grandeza de los vetustos ex conventos, iglesias y capillas franciscanas que se localizan en algunos estados del centro del país y pueblos de Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta proceden de los primeros años de la colonia española dirigidos por los primeros frailes de la orden de San Francisco de Asís.

Los inmuebles de esta región conservan y guardan la benevolencia de once frailes franciscanos con fray Martín de Valencia al frente de quienes llegaron a San Juan de  Ulúa Veracruz, el 13 de mayo de 1524 [1], hace exactamente 491 años (el artículo fue escrito en abril de 2015) con mandato apostólico. Le continuaron los dominicos (1526) y agustinos (1533), así sucesivamente.   

Recurrimos a las maravillosas fuentes de Manuel Rivera Cambas quien nos describe sus interesantes relatos sobre el México Pintoresco Artístico y Monumental de la Colonia, en cada línea nos detalla la vida social y religiosa de nuestra naciente ciudad y de la provincia, así como la magnífica obra de Salvador Escalante Plancarte, quien hace un escrupuloso estudio en su libro sobre la vida y obra del santo varón fray Martín de Valencia, publicado en 1945 en Amecameca.

Manuel Rivera Cambas nos dice que la llegada de éstos personajes fuea petición de Cortés, «llegaron a México en 1524, fray Martín de Valencia, franciscano, comisionado del Papa para entender en el gobierno eclesiástico de la Nueva España, y doce padres de la misma orden; asistieron a la primera junta presidida por Cortés, en la que se trató, sin obtener solución definitiva, acerca de cuál sería la situación que conservasen los indígenas después del bautismo».

A su arribo a estas tierras se dirigieron a la Ciudad de México emprendiendo el viaje caminando descalzos, pasando por Tlaxcala con los desgarrados hábitos. Prosiguieron su camino, mientras Cortés, que se encontraba en Texcoco, se dirige a recibirlos acompañado por Ixtlilxochitl, y demás señores mexicas y españoles, entre ellos fray Pedro de Gante o de Moor, pariente de Carlos V.

Ya en esta ciudad se someten a la meditación y al inicio en la construcción del primer convento en la ciudad a expensas de Fernando Cortés, por lo que se le considera el más antiguo en México y cuna de la civilización cristiana en nuestra patria, estando en pie durante trescientos treinta y dos años, «edificado en el sitio en que, según algunos historiadores, estaba el jardín donde Moctezuma hacía guardar multitud de animales raros por su hermosura y su fiereza».

La labor espiritual realizada en tierra no fue fácil al encontrar entre los nativos una religión sustentada en la naturaleza, por lo que se dice que fue politeísta, se abocaban a concebir los fenómenos de la naturaleza, por el cual el padre Salvador Escalante sostiene que los frailes: «No pudieron extender la educación por ahora, decía el fraile Martín de Valencia, más que a enseñar a los indígenas a persignarse a rezar el Padre Nuestro y el Ave María, con otras oraciones; a darles a entender por medio de cuadros y de señas, en tanto que aprendemos el idioma indígena, los misterios principales del cristianismo y a instruirlos en los actos de comunidad».

A petición del fraile Martín de Valencia se levantaron los primeros templos con los trazos de los alarifes y mano de obra de cientos de indígenas, quienes muchos de ellos perecieron ante el agobiante trabajo tanto en el acarreo de la cal viva, tallado de piedra, traslado de madera, agua y todo lo que se requería en la construcción.  

Es interesante saber que Hernán Cortés los alojó en su casa. Al respecto, no todos los estudiosos del tema están de acuerdo en la fecha exacta de este singular encuentro, pues mientras que algunos fijan el 23 de junio, otros el 2 de julio de 1524 [2].

Finalmente es a partir de esta fecha cuando se inicia la misión de la fe con bautismos en las comunidades de indígenas donde se levanta la Cruz Atrial, símbolo del cristianismo acompañado de rústicas y efímeras construcciones con palos y ramas de palmas, mientras se erigirán poco a poco los conventos, iglesias y capillas, hoy patrimonio nacional. ♦

_____

*Presidente del Consejo de la Crónica en Milpa Alta


[1] Salvador Escalante Plancarte, 1945.

[2] Manuel Rivera Cambas, 1974.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: