El lenguaje metafórico del cuerpo humano

Febrero 27, 2020.- En su artículo Manuel Garcés se refiere a las formas de hablar sobre nuestro cuerpo con sus respectivas comparaciones, es decir, las metáforas, como «andar a gatas» o «mente de teflón»

Por Manuel Garcés Jiménez

Cierto día en un ciber café del centro histórico estaba hojeando Algarabía de niños y encontré algo interesante, las formas de hablar sobre nuestro cuerpo con sus respectivas comparaciones, es decir, las metáforas, lo que me pareció interesante.

Al momento me vino a la memoria cuando de niño mi mamá me decía ¿Andas de pata larga?, con lo que me daba entender que dónde había estado, de seguro en la calle. El recuerdo de la niñez retrocede al lado de una taza de aromático café y empiezo por analizar y escribir otras más que se utilizaban en la vida cotidiana con algunos sinónimos, a lo que creo que están fuera del lenguaje cotidiano, como: «la mollera», se  tocaba el centro de la cabeza se sentía blandita (la unión de los huesos de la cabeza). «El gaznate», es decir la garganta. «El cogote», donde aparece la «manzana de Adán»y, finalmente «el carcañal», que se le asignaba al talón del pie. Por lo tanto, el gaznate y el cogote es lo que llamamos como pescuezo.

¿Qué entendemos como metáfora? Es la descripción de un objeto o acción con palabras distintas, por ejemplo, tener «diente de leche», no significa que el diente sea de ese líquido, sino que son los primeros dientes en brotar para dar paso a los llevamos para toda la vida.

Veamos cómo algunas metáforas se relacionan con el niño:

Tener pelos de elote. Aplicable a los primeros cabellos del bebé.

Andar a gatas o gateo. Cuando el bebé empieza a deslizarse con sus manos y pies; como gatito.

Orejas de burro. Si el niño no aprende rápido o no lleva la tarea le decía el profesor que se había ganado unas orejas de burro.

Ganado en la cabeza. Son los piojos y liendres que abundan en el pelo por la falta de aseo personal.

Metáforas relacionadas al adolescente y el joven:

Tienes cabeza dura. Se le decía cuando tenía dificultad para aprender.

Mente de teflón.- La dificultad para memorizar.

Memoria de elefante. dedicado a quien tiene la facilidad de recordar hechos pasados.

Manos de tepalcate. El que rompe por descuido los objetos de barro.

¡Mira mis conejos! Enseñar los bíceps abultados.

Los hijos xocos de la familia. Se les dice a los hijos menores, también a los dedos cortos de la mano.

Corazón de melón.- Son aquellas personas de corazón noble.

En las venas ha de llevar atole. Se aplica a las personas sencillas y nobles.

Metáforas relacionadas con la mujer:

Tener cola de caballo. Cuando se tiene el pelo largo y atado.

La del cabello oxigenado. Se dice cuando se pinta el cabello con agua oxigenada para darle un toque de pelo rubio, es por esto que también se dice «la rubia de categoría».

Tener cuerpo de uva. Es el cuerpo de mujer con cintura escultural.

Media naranja. Cuando se tiene a otra mujer como amante o también se le dice «la capillita».

Poner el cuerno. O hacer buey al esposo. También cuando se tiene otro querer a escondidas de la esposa.

Qué buena está la panocha. Son las asentaderas vultuosas. La panocha era un dulce de piloncillo envuelto en forma de bola.

Los chamorros.- Son las piernas torneadas.

De los ojos pizpiretos. Son aquellos ojos despiertos. También se dice la de los ojos coquetos.

La mujer pechugona. Es la dama que posee pechos abultados.

No te hagas de la boca chiquita. La que no dice las verdades.

Metáforas relacionadas al hombre:

Tener cabeza de tejón. Después de asistir a la peluquería la cabeza queda con el cabello corto como de tejón cuando sale del agua.

Cabeza de león. Dejarse el pelo demasiado largo.

El de barbas de chivo. Aquel que tiene la barbilla angosta y larga.

Bigote de aguacero. Quien se deja el bigote descuidado.

Talón de Aquiles. Es la parte débil del hombre, de acuerdo con la historia Aquiles tenía su debilidad en la parte baja del pie.

Rabo verde. Varón cincuentón demasiado enamorado.

La niña de los ojos. Parte central de la vista.

Metáforas para todos los gustos:

Tener pies de plomo. Andar con mucho cuidado.

Patas de pato. Quién tiene los pies planos.

Hablar como loro huasteco. Son las personas que hablan demasiado.

A ojo de buen cubero. Persona que con la simple vista lo calcula.

Nadar de a pechito o llevarla de a pechito. Son personas que durante la vida la llevan con tranquilidad.

Las zancadas. Para quien tiene los pies grandes y camina rápido.

Donde pongo el ojo pongo la bala. Persona que tiene buen tino.

No te hagas de la vista gorda. Personas disimuladas.

Te llevaron entre las piernas. Cuando alguien comete un error y de paso queda comprometido.

Te chamaquearon. Te trataron  como un niño (chamaco).

Con el rabo del ojo. Mirar de lado en forma discreta.

Echarle un ojito. Cuidar alguna cosa por tiempo corto.

Mano larga. Se le dice a quien abusa acariciando a su pareja llegando a los más recóndito del cuerpo.

Carne de gallina. Cuando la piel se enchina por miedo o frío.

Con la frente en alto. Es no avergonzarse de algo comprometedor.

Ojo de pescado. Especie de callo que brota en él pie.

Al pie de la letra. Es la persona que toma, tal cual de manera literal.

Al píe de página. Cuando se cita un texto debajo de un escrito, ya sea un fragmento de texto, o bibliografía.

Ojo de buey. No Tiene que ver con el cuerpo, sino con la arquitectura colonial, pero sí se aplica como hacerse buey, eso ya es otra cosa, por eso mejor aquí la dejo para no hacerme… ♦

_____

*Presidente del Consejo de la Crónica en Milpa Alta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: