La Quinta Axayopa. Orgullo de San Pablo Oztotepec

Febrero 10, 2020.- Data de finales del siglo XVIII y se desconoce quién o quiénes la habitaron en la primera mitad del siglo XIX

Por Pascual Gallegos Palma* | Revista Nosotros Núm. 87 | Diciembre de 2005

La Quinta Axayopa se localiza en la avenida Fabián Flores, probablemente sea la casa habitación más grande, más antigua y más tradicional de San Pablo Oztotepec, pues data de finales del siglo XVIII y aunque ignoramos quién la construyó o quién fue el primero que la habitó, lo único que nos queda es el tipo de construcción y la distribución de los espacios que nos dan una idea del nivel socio-económico del primer dueño, debido a que sus muros han sido testigos del diario acontecer de la población desde 1797 hasta la fecha, y desde nuestros abuelos siempre la ha conocido como la Quinta Axayopa.

Pero, ¿qué significa Quinta Axayopa?

El vocablo quinta es un vocablo del idioma español y en términos de vivienda significa casa de descanso o casa de campo. En términos mercantiles significa el 20 por ciento que se paga a la nación por las mercancías que se trafican.

Mientras que la palabra Axayopa proviene del idioma náhuatl, pero hasta la fecha ningún nahuatlato (persona que hablan náhuatl) del rumbo no nos ha dado el significado completo del vocablo. Lo cierto es  que algunos nos han dicho que Axayotl significa «charco», «sudor» o «lágrima», por lo que en base a esto, y a mis  elementales conocimientos del idioma de los ancestros me aventuro a dar el siguiente significado:

Axayopa es una palabra que se deriva de la unión de los vocablos axayotl y pantli, los cuales como ya vimos, Axayotl significa «sudor», «charco» o «lagrima», y pantli significa «bandera», «sobre» o «encima», y que al unirse cada uno vocablos suelta la última sílaba según la gramática náhuatl, dando por resultado la palabra axayopa, pero que por comodidad o por mejor sonido quedó Aaxayopa, que a mi humilde entender significa «encima del charco» o «sobre el charco», por lo que Quinta Axayopa significaría: «casa de campo sobre el charco». Aunque actualmente no existe ningún charco de agua, no olvidemos que hace un poco más de dos siglos el paisaje era más natural que el de ahora, por lo tanto, es posible que en ese sitio brotara agua, aunque fuese en forma de sudor o de lagrimeo hasta llegar a un charco.

De cualquier manera esta interpretación personal no tiene otra finalidad que buscar la interpretación correcta y, poco a poco, ir descubriendo y rescatando lo más valioso del patrimonio vernáculo tanto de Oztotepec como de la delegación Milpa Alta.

Como vemos, no se sabe quién o quiénes habitaron este inmueble en la primera mitad del siglo XIX, lo poco que hemos rescatado es un documento hallado en el Archivo General de la Nación y en al Archivo Histórico del Departamento del Distrito Federal, en la Biblioteca Nacional y en los relatos de los abuelos, de lo que concluimos que uno de los personajes más notorios que habitaron la Quinta fue el señor Hermenegildo Brígido Molina, quien junto con el pueblo protagonizó una de las páginas más cruentas de nuestra historia local.

Es aquí donde surge la leyenda en torno a cómo adquirió su riqueza Brígido Molina, ya que entre la gente de esos tiempos se comentaba de acerca de que estaba «empautado» (sic), explotador y bandido. ¿Por qué se decían estas cosas?

El empautado

La tradición oral cuenta que el señor Brígido era el hombre más rico de Oztotepec, la mayoría de la gente del pueblo decía que su riqueza provenía de lo maligno debido a que se encontraba «empautado», es decir, tenía un pacto con el diablo por medio del cual éste le proporcionaba toda su riqueza a cambio de varias alimañas, se creía que sí era probable porque algunos afirmaban haberlo visto encadenado en una cueva que se encuentra en las cercanías del cerro del Cuauhtzin con un paliacate rojo amarrado en la cabeza.

Otros narraban que escuchaban el ruido de las carretas cuando estas llegaban a las horas de la noche cargadas de provisiones y dinero en monedas de oro de plata. Otros más argumentaban que uno de sus vaqueros que se llamaba Faustino Ávila Fuentes les contó que un semental vacuno conocido como el «Toro Padre» se desaparecía del corral por tres o cuatro días, y cuando le decían a don Brígido: «¡Patrón, el toro no aparece!», él contestaba: «Déjenlo, ya vendrá», y efectivamente, el animal regresaba de manera inexplicable, repitiéndose este hecho con cierta frecuencia.

Las anteriores son sólo algunas de tantas leyendas que influyeron en el ánimo de la gente y que afianzaron en sus mentes la idea de ser un hombre empautado

El explotador

Por otra parte, la gente expresaba que sus bienes llegaron a él gracias a su habilidad para explotar a la muchedumbre aprovechándose de su necesidad e ignorancia; otros más relataban que también era un avaro, ya que vendía en botes el agua de lluvia que se recolectaba en los aljibes de su propiedad. Además, si algún borrego de su ganado llegaba a morir accidentalmente, obligaba que sus peones se comieran la carne, pero eso sí, se las cobraba descontándoselas de su «raya» (salario).

Otra de sus mañas para explotar al hombre era inducir a sus trabajadores a que festejaran a sus familiares con motivo de su cumpleaños o cualquier otro, con la finalidad de que le compraran sus productos al precio que él fijaba, de tal manera que sus trabajadores siempre los tenía endeudados, al grado que la deuda se acrecentaba y, por tanto, se heredaba a los hijos.

Otras más de sus formas de explotación era de que cuando alguien le solicitaba trabajo por primera vez, tenía primero que hacer «méritos», lo que consistía en trabajar a diario gratuitamente por las mañanas durante dos o tres horas, por el tiempo que él considerara necesario, desempeñando todo tipo de tareas propias del campo, y una vez cumplido este período en forma satisfactoria para el patrón, entonces el peón ya estaba listo para el trabajo y era aceptado.

Don Brígido era un vil inhumano por la poca o nula atención que les brindaba a sus trabajadores cuando estos se accidentaban en las tareas del trabajo, como el telpocato Fermín Alvarado, a quien le sucedió el omocutzan en la pantorrilla por haber hecho un esfuerzo excesivo al cargar a mecapal un costal de mazorcas, jamás se le prestó ayuda cuando éste cayó enfermo.

Otra de la forma más eficaz y ventajosa de don Brígido para explotar a los oztotepences fue mediante métodos tramposos para despojar de sus tierras a la gente que tuvo la desgracia de empeñárselas, pues cuando llegaba el plazo convenido para el desempeño, el tipo nunca se encontraba en su casa, de manera que a la siguiente vez que el dueño del terreno se presentaba nuevamente ante él con el mismo propósito, el señor Brígido alegaba que el plazo ya se había vencido, que ya estaba fuera de tiempo, y que por lo tanto el terreno ya era de él.

En algunas ocasiones para evitar esto, la gente acudía a desempeñar antes de que se venciera el plazo, pero ahora él argumentaba que el trato se tenía que deshacer exactamente el día y la hora señalados con toda puntualidad; sin embargo, como los campesinos no conocían el reloj, incurrían en errores de impuntualidad que él les hacía ver como un desacato a lo previamente pactado, ardid que éste usó siempre a su favor.

Fue así como poco a poco se fue adueñando de la mayoría de las tierras de San Pablo Oztotepec, hasta acumular más de 100 yuntas. Y estos son apenas algunos casos de los hechos que le dieron fama de explotador a don Brígido Molina.

El bandido

Por lo que respecta al adjetivo de bandido, nos han llegado algunos rumores mencionando que probablemente perteneció a la famosa banda de bandidos que existió en la década de los sesentas del siglo XIX, bajo el nombre de los Plateados, que asoló la región comprendida entre los límites de lo que hoy es el Distrito Federal, los estados de México y Morelos; otros decían que formó parte de la banda de los Bandidos de Río Frío, o que por lo menos tuvo nexos, ya sea con unos o con otros. Cierto o no, sólo el tiempo y el trabajo de investigación nos aclararán, por ahora dejemos la leyenda y abordemos lo real y lo concreto.

 Luego entonces:

¿Quién fue don Hermenegildo Brígido Molina? ¿Dónde y cuándo nació? ¿Quiénes fueron sus padres?      ¿Quién fue su esposa y cuantos hijos tuvo?

Por el momento no hemos tenido la suerte de hallar los documentos que nos aclaren estas y otras interrogantes, tan sólo hemos encontrado algunos con datos que nos dan la pista de una parte de su vida de adulto, como un acta que firma junto con los señores José Mateo Reyna y Benito Acosta, en donde se le informa al señor Prefecto del distrito de Tlalpan sobre el proceso de la votación popular para decidir si el presidente de la República en turno debe o no seguir en el cargo. Cita fechada el uno de diciembre de 1854.

En otro documento firmado por él y dirigido al presidente municipal le solicita al señor prefecto del distrito de Tlalpan le aclare por qué debe contribuir con la cantidad de cuatro pesos mensuales al partido de Xochimilco (fechado el 18 de mayo de 1864).

Otro más es dirigido al juez de letras del distrito de Tlalpan solicitándole le indique donde puede obtener la papelería para desempeñar su trabajo como juez de paz, fechado el 11 de mayo de 1869.

Por lo que respecta a su vida familiar, sólo sabemos que Brígido Molina casó dos veces, ignoramos el nombre de su primera esposa, pero la segunda se llamó Macaria Martínez, con la que procreó dos hijos: Cirilo y Dámaso, según afirman testigos como la señora Francisca Silva que aún vive y cuenta con 103 años de edad, y quien platica que durante la Revolución el pueblo fue incendiado por las tropas carrancistas, sólo la gran Casa de la Quinta Axayopa sobrevivió. «Fueron nuestros mismo paisanos Feliciano Fernández, Leobardo Fernández, Melquíades Armas y Fructuoso Flores, los que participaron en el incendio», afirmó.

¿Por qué no tocaron la Quinta?

Cabe mencionar que la leyenda en torno al señor Brígido Molina se desarrolló durante el último cuarto del siglo XIX, época en que probablemente murió.

Después de la Revolución el párroco del poblado, el presbítero Elías Guadalupe Flores, poseyó la Quinta Axayopa por los años veinte, hasta principios de los cuarenta donde realizaba toda clase de servicios religiosos en forma clandestina, cuando estaba como presidente Álvaro Obregón quien ocupó las iglesias para la tropa.

A la llegada a la Presidencia de la República de Plutarco Elías Calles, éste mandó cerrar las iglesias como resultado de la Guerra Cristera. Por esa razón la Quinta fue utilizada como recinto religioso.

De 1940 a 1985 posee la Quinta el señor Gonzalo Rosas Flores, sobrino del padre Elías Guadalupe Flores, nativo del pueblo de San Bartolomé Xicomulco; durante ese lapso en la casa tienen lugar algunos acontecimientos importantes, uno de ellos es el banquete en honor al jefe del Departamento del Distrito Federal, Javier Rojo Gómez, para agradecerle en abril de 1946 la construcción de la carretera que une a La Noria con San Pablo Oztotepec.

El otro hecho sobresaliente es que albergó las oficinas del comité pro continuación de la construcción del templo de Chalmita entre los años de 1955 y 1960, siendo el señor Gonzalo Rosas el Tesorero.

Los logros de este comité fueron relativamente pocos. Después de la muerte del señor Gonzalo Rosas, quien no tuvo descendencia, la sociedad de Oztotepec encabezada por un grupo de jóvenes, los cuales se organizaron para gestionar ante las autoridades correspondientes que los bienes que aún quedan de la propiedad del señor Brígido Molina, pasaran a propiedad del pueblo, cosa que finalmente lograron en el año de 1987, después de salvar algunos obstáculos de tipo legal.

A partir de diciembre de 1987 a la fecha, la Quinta Axayopa funciona como Casa de la Cultura en donde a diario se dan cita docenas de niños y jóvenes. ♦   

_____

* Integrante del Consejo de la Crónica de Milpa Alta e integrante de la Casa de Cultura Quinta Axayopan, nativo de San Pablo Oztotepec.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: