La cosmovisión en la vida cotidiana y cuánto influye dentro de una iglesia

Diciembre 31, 2019.- Determinar los rasgos de la cosmovisión propia y lo errores de otras cosmovisiones ayudan a poder estar firmes en un sistema de creencias

Por Antonio Cruz Cruz*

¿Es importante saber cuál es tu cosmovisión? Muchas personas no piensan en cuanto influye la cosmovisión en la vida cotidiana, y más aun dentro de la propia iglesia. Si analizamos, por ejemplo, la letra de las canciones que se cantan, veremos un gran aumento de textos humanistas que desplazan el centro de atención de Dios al hombre. Muchos cristianos pueden decir que poseen una cosmovisión teísta cristiana, a fin de cuentas, es la que se supone que deben tener. Sin embargo, al verse descritas sus creencias en otras cosmovisiones son confrontados con la realidad y lleva a la persona a reorientar el foco de sus pensamientos.

Resumen del contenido del libro

El libro está estructurado en diez capítulos que describen el devenir histórico de las cosmovisiones, en cada una de ellas trata de responder a siete preguntas que definen, según el autor, lo que es una cosmovisión. Las descripciones de las cosmovisiones parten de lo que se cree de Dios y como la persona se relaciona con la realidad circundante. El libro describe varias cosmovisiones:

El teísmo cristiano

El teísmo parte del hecho que Dios existe, que Dios controla todo lo que ocurre, no solo en el mundo sino en todo lo que existe, además es independiente de todo lo creado e influye activamente en él. El hombre fue creado a imagen de Dios en un mundo ordenado, pero no determinado, por lo que existe en un sistema abierto. El hombre, que fue creado bueno, perdió la imagen de Dios luego del pecado, pero puede conocer el mundo que le rodea y a Dios mismo producto de la capacidad que Dios le ha dado y de la revelación general y especial. El teísmo cristiano, por su parte, añade que Dios puede ser conocido personalmente y que Dios mismo se hizo conocer a través de Jesús el cuál es el camino para la salvación del hombre. Al morir, el hombre solo se transforma. La ética está basada en Dios y por lo tanto es la misma para todos los que tienen esa cosmovisión.

Deísmo

El deísmo muestra a Dios como el gran relojero o arquitecto de lo que existe, pero lo hace en un sistema cerrado donde todo está determinado. Dios, luego de la creación no interviene más en el mundo, sino que está fuera de él observando lo que ocurre. Esto significa que no hay forma de relacionarse con Dios pues no es un Dios personal. Es posible estudiar a Dios solo a través de lo que el hombre ve. La ética es determinada por lo natural, lo que es correcto, pero no por Dios.

Naturalismo

El Naturalismo parte de la premisa de que Dios no existe y que el significado de todo lo que existe parte de la naturaleza. Los eventos pueden ser determinadas a priori si se pueden conocer todas las causas y efectos. Por lo tanto, es un sistema cerrado y determinado. La naturaleza puede ser medida, controlada y adaptada. La ciencia es la «salvadora de la humanidad» y el único camino posible para el futuro del hombre. El hombre en si no es más que una «máquina» hecha de compuestos químicos y físicos donde la muerte es el fin de la personalidad. La ética no es central y está determinada por las propias sociedades. El naturalismo, en la práctica, puede verse en el humanismo, donde el significado y centro de todo es el propio hombre; o el marxismo, donde el devenir de la humanidad se produce por mecanismos históricos-económicos.

Nihilismo

El nihilismo es la consecuencia del fracaso del naturalismo de dar respuesta a las necesidades espirituales y emocionales de la persona, se parte de que no hay forma de encontrar significado a la vida pues Dios no existe y la naturaleza no se comprende. El nihilismo lo niega todo, no existe propósito, ni ética, ni verdad, ni nada. No hay un conjunto de valores centrales, por tanto, al no existir una ley moral, nadie es culpable de violarla.

Existencialismo

El existencialismo trasciende al nihilismo y puede tener dos vertientes, una naturalista y la otra teísta. Ambas son parásitas de sus cosmovisiones superiores y parten del hecho que lo que da significado a la existencia y lo que se puede conocer parten de la experiencia personal y sensorial. Todo comienza con el hombre y lo que comprende, se hace un gran énfasis en lo subjetivo.

Monismo panteísta oriental

Aunque no se analizan todas las cosmovisiones del mundo oriental, el libro deja en claro las grandes diferencias que existen en la forma de ver el mundo en occidente y oriente. El principal aporte es la influencia que está teniendo esta cosmovisión en occidente debido a los vacíos de otras cosmovisiones. Entre sus preceptos principales está el hecho de que un solo elemento personal constituye la realidad y que todos podemos llegar a ser Dios al que se llega por muchos caminos.

Nueva era

La nueva era es tratar de combinar varias cosmovisiones sin importar mucho si estas concuerdan o tienes elementos discordantes. La búsqueda de significados más allá de lo que existen, el énfasis en las experiencias sensoriales y la centralidad del hombre la hacen muy atractiva para ganar adeptos. Es una forma de «autoengaño» y llenado de un vacío existencial donde Dios (el Yo puede ser Dios) se puede conocer (si existe) a través de estados alterados de la conciencia.

Posmodernismo

En el posmodernismo «el principio de la sabiduría es el reconocimiento de la muerte de Dios» [(Sire 2005) pág. 222], se difuminan todos los límites, no existe la verdad, cada quién tiene su propia verdad, y todas las verdades son válidas. El hombre se construye a si mismo por medio del lenguaje que usan para crearse a sí mismo y trata de ser bueno sin Dios.

Evaluación crítica

¿Considera el autor preguntas difíciles y responde a estos asuntos adecuadamente?

En sentido general James Sire hace siete preguntas difíciles de responder a cada cosmovisión. Las preguntas son difíciles pues no existen definiciones únicas o respuestas 100% adecuadas a cada una de ellas. De hecho, hay momentos en que las preguntas no son las correctas y es necesario prescindir de ellas. En cada caso de argumentos de sobra para responder a las preguntas o la razón por la que no tienen respuestas.

¿Los conceptos más importantes del libro son explicados con claridad? Si no es el caso, de ejemplos de esto y de cómo el autor puede mejorar en esta área.

El hecho de que cada uno tiene una cosmovisión y la forma en que esto influye en la vida diaria es quizás el concepto o idea principal de todo el libro, por lo tanto, Sire va explicando página a página esta realidad, su influencia y sus fallos. No siempre logra una claridad como en el caso dela cosmovisión oriental y la Nueva Era, pero es el resultado de que ambas son cosmovisiones muy complejas en el que no hay definiciones únicas para ellas. En sentido general es un libro de fácil comprensión y que cumple sus objetivos de forma adecuada.

¿Hay algo en el libro que usted le recomendaría al autor para mejorar su presentación del tema?

El mismo autor hace referencia a una gran necesidad del libro, insertar cosmovisiones que poseen hoy un gran impacto en la sociedad actual, como la islámica. Además, aunque esto repercutiría en el tamaño del libro, sería interesante hacer un análisis de cómo ve una persona fuera de las cosmovisiones occidentales, o incluso de Estados Unidos, todo este panorama y ver si coinciden sus definiciones con las del libro. Un punto que ayudaría mucho al libro es insertar gráficos e ilustraciones que puedan ayudar a las personas cuya forma de aprendizaje es visual. En muchos casos las explicaciones sobre las cosmovisiones, en especial la posmoderna, es confusa, y algunos elementos gráficos pudieran mejorar la explicación. Un ejemplo de un gráfico que pudiera ayudar mucho, creado usando las ideas del libro, puede ser la que se presenta en el Anexo 1, dicho gráfico fue creado por Cameron Blair de FEVA en el 2010 y pudiera ayudar al lector a determinar cuál es su cosmovisión más fácilmente.

Conclusiones

Determinar los rasgos de la cosmovisión propia y lo errores de otras cosmovisiones ayudan a poder estar firmes en un sistema de creencias. Como dice Sire: «Ha hecho falta el existencialismo para restaurar en muchos teístas el pleno reconocimiento de la riqueza de su propio sistema» [(Sire 2005) pág. 140], y es que es necesaria esta confrontación para poder comprender las sólidas bases que posee el teísmo cristiano y con ello podemos ser capaces de poder transmitir y defender mejor la verdad. El libro El universo de al lado, de James W. Sire, no es solo un llamado a comprender que estamos rodeados de múltiples cosmovisiones, sino que trae luz a dos cosmovisiones que luchan y coexisten dentro de algunas personas en este mundo posmoderno y saturado de información: la cosmovisión que deseo tener y la que realmente tengo. ♦

_____

* Ingeniero en Telecomunicaciones. Desarrollador de Software y Aplicaciones. Cristiano y estudiante de Teología.

Fuente: Academia.edu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: