El amor entrañable entre los abuelos y los nietos, aún después de la muerte

Noviembre 29, 2019.- «Olvidando recordar» es una puesta en escena bajo la dirección de Sandra Rosales, que comienza temporada en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque

¿Quién no ha experimentado el cariño conmovedor entre los abuelos y los nietos? Bien, pues esta es una de las cuestiones que aborda la obra Olvidando recordar, la cual muestra la relación de complicidad y amor entre una nieta y su abuela.

Finegan Kruckemeyer, autor irlandés radicado en Australia con más de 80 obras para niños y jóvenes, escribe esta historia conmovedora que llega a la escena mexicana con dirección de Sandra Rosales.

La historia de uno de los autores de teatro para niños y jóvenes más importantes de la actualidad, cuya obra se representa en los cinco continentes y es estudiada en universidades de Estados Unidos, se presentará ante los espectadores mexicanos gracias a las compañías Teatro Luna de Papel y Armar Media, con el apoyo del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.

Al tratar de olvidar recrea la historia de Rosie y su abuela. La relación entre ellas es tan fuerte que la niña aprende a olvidar las cosas y aspectos que la vuelven vulnerable y pequeñita. Junto a su abuela, sabe que no tiene límites y que no habrá obstáculos que la empequeñezcan. El amor incondicional será tan sólido y duradero que, aún después de que su abuela se marche para siempre, Rosie sabrá recordarla y echar mano de todas sus enseñanzas.

A decir de la directora Sandra Rosales, «en la puesta en escena se penetra en la visión femenina de las tres generaciones: abuela, madre e hija. Cada una con sus propias experiencias y maneras de ver la vida. Desde el inicio existe una relación muy estrecha entre abuela y nieta, un vínculo que crece y crece hasta la muerte de la abuela y el duelo por su ausencia. La madre, aunque aparece brevemente es fundamental en la construcción dramática de la obra. La presencia de los abuelos es muy importante en el crecimiento de los niños. Son sus compañeros de juego, cómplices y comparten un amor incondicional que no olvidará la persona, aún en la vida adulta».

«Finegan Kruckemeyer –comenta la directora Sandra Rosales—, muestra a personajes y sentimientos complejos, observados desde la mirada de los propios niños. Su escritura es sencilla, pero al mismo tiempo divertida y poética, lo que permite crear en la escena un alto contenido creativo».

Con una escenografía y diseño de vestuario de Teresa Alvarado, quien logra que una tina se transformé lo mismo en una recámara, un baño o bien en un parque, se recrea una atmósfera gracias a una paleta de colores en blanco, aunque el vestuario y la utilería destacan por sus colores brillantes.

En la propuesta escénica también habrá un juego de sombras y se pondrá observar el mundo desde el cielo y el mar, para ello se contará con el diseño coreográfico de Carmen Correa, quien, a través del cuerpo, mostrará los mundos internos de Rosie. También se contará con una canción creada por el compositor Juan José Rodríguez.

A partir de los cuatro años, los niños disfrutarán de una obra donde en 50 minutos verán reflejada parte de su propia historia, de su amor con los abuelos y verán que no hay motivos para sentirse pequeños y salvar todo tipo de situaciones.

Teatro Luna de Papel es una compañía preocupada por las audiencias, habla a niños y jóvenes de los temas que en verdad les interesan. Fue creada y dirigida por Sandra Rosales desde el 2012. Con más de 20 años de experiencia y beneficiaria en tres ocasiones del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, Fonca, en la categoría de Creadores Escénicos, Sandra Rosales es licenciada en actuación por la Casa del Teatro y de l´Ecole Internationale de Théâtre Jacques Lecoq, en París Francia.

Luego de obras como Si tan solo solitario estuviera en casa, El grillo y Frontera norte, entre muchas otras, Sandra Rosales dirige un texto de un dramaturgo que goza de prestigio internacional por los temas que plasma en la escena y que resultan atractivos a toda la familia. Esta vez el elenco lo integran Yolanda Abbud, Marianna Morales y Reneé Doval.

Olvidando recordar cuenta con Teresa Alvarado, en el diseño de escenografía y vestuario; Natalia Sedano, en el diseño de iluminación; Juanjo Rodríguez, en la música original y diseño sonoro; Carmen Correa, en la dramaturgia corporal; David Castillo en la coordinación y producción ejecutiva; Gustavo Linares en la asistencia de dirección; Perla Tinoco en la asistencia de producción; Lizbeth Rodin en la asistencia de la escenografía; y Astillero Teatro en los títeres y objetos lumínicos.

Olvidando recordar estará en temporada del 30 de noviembre al 15 de diciembre y del 18 de enero al 4 de abril de 2020 en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque donde ofrecerá funciones los sábados y domingos a las 13:00 horas. Costo: $80, con descuento a estudiantes y maestros con credencial vigente. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: