Con aroma de pólvora zapatista. Tres revolucionarios milpaltenses

Noviembre 14, 2019.- Se trata de los coroneles Francisco Alvarado Díaz y Juan Jiménez, así como del soldado Cruz Galindo, quienes se sumaron al Ejército Libertador del Sur para luchar en contra de los hacendados

Por Manuel Garcés Jiménez* | Revista Nosotros, Número 158 | Noviembre de 2013

Los pueblos de las delegaciones de: Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco mantienen en el recuerdo el aroma de la pólvora del zapatismo. Es la memoria del general Emiliano Zapata que aún está latente, aquel hombre que reivindicaba su derecho ancestral a la tierra que dio origen la repartición ejidal en los pueblos del Sur de la Ciudad de México.

La historia es narrada con el dolor y el sufrimiento de muchos años de explotación. Son los vetustos paredones de las casonas y haciendas, documentos y fotografías fieles testigos, aunado con narraciones ancestrales de los campesinos quienes convivían en pueblos permaneciendo unidos a través de veredas y caminos, pero cercanos compartiendo sus sufrimientos y angustias lo que les permitió la unidad y la fraternidad revolucionaria.

La situación de los hombres del campo antes y después del porfiriato de extrema pobreza con alto grado de desnutrición, enfermedades gastrointestinales, analfabetismo y de vivencia familiar en hacinamiento y promiscuidad. Situación que les llevó a unirse a su tropa ante el llamado en lengua natal, el náhuatl, que dominaba el general Emiliano Zapata.

Fueron los pueblos de estas delegaciones del sureste quienes sus hombres resaltaron valientemente al sumarse al Ejército Libertador logrando que años más tarde impulsaran con sus ideales la reforma del Artículo 27 de la Constitución de 1917.

Dibujo a lápiz de Zapata por Antonio Hermili Labarrios Garcés

Es el tiempo que se ha encargado que muchos de estos hombres quedaran en el total olvido. Fueron ellos quienes se sumaron a la lucha que libraron en contra de los hacendados,  ahora los recordamos como héroes por su impulso por lograr emanciparse de los terratenientes. Son varios, recordamos a tres de ellos de Villa Milpa Alta, San Pablo Oztotepec y San Salvador Cuauhtenco.

El Coronel Francisco Alvarado Díaz

La vida de Francisco Alvarado, nativo de Villa Milpa Alta, dio inicio en la batalla del Cerro de la Tijera en el Municipio de Chalco estado de México en contra de las fuerzas federales de Victoriano Huerta, durante el combate defiende con grandeza el general Sánchez por el cual lo asciende a Capitán del Ejército Libertador del Sur.

Posteriormente, fue ascendido al grado de Coronel. En 1914 pasó a integrarse del equipo del general Everardo González quién puso a su disposición 180 hombres para que tomara la plaza de Juchitepec. Pasada la revuelta revolucionaria llegó al poblado de Amatlán Quetzalcoatl, Morelos, donde conoció a su futura esposa, dedicándose al cultivo de la tierra.

El coronel Francisco Alvarado Díaz, siempre se mantuvo en pie de lucha en contra de las injusticias y a favor de los desposeídos, su ejemplo de solidaridad y lucha constante obligan a mantener viva su imagen y su valentía.

Soldado Cruz Galindo

El señor Cruz Galindo, soldado revolucionario nativo de San Pablo Oztotepec, a quien el ex coronel Darío Flores O., integrante del ejército revolucionario reconocido oficialmente como veterano de la Revolución, es quien redacta interesante oficio número 7475, expediente A/111/4568, con fecha 21 de septiembre de 1940 donde da fe de sus acciones militares.

Los testimonios de las acciones históricas están bajo el resguardo del señor Alfonso Galindo Arriaga quién muestra con orgullo los amarillentos documentos, casi a punto de desprenderse en cuatro partes por el paso del tiempo. Es ahí donde aparece al fondo a la izquierdo un sello oficial, que a la letra dice:

Carta que da fe del obsequio de la obra acerca de Zapata y el agrarismo

«El C. Cruz Galindo, sentó plaza como soldado el 3 de abril de 1913, en el pueblo de San Pablo Oztotepec, DF, y a las órdenes del suscrito militando conmigo hasta su separación, no habiendo con anterioridad servido a ningún gobierno, pues de campesino combatió contra fuerzas federales en los años siguientes: En el año de 1913, el 15 de abril combate en Santo Domingo Ocotitlán, estado de Morelos; el 10 de mayo, combate en Chiautla, Puebla; el 17 de junio, en San Pablo Oztotepec, DF; el 20 de julio en Tepoztlán, Morelos; el 30 de noviembre, en Coatepec y San Nicolás del Monte, estado de Morelos. En 1914, del 5 al 10 de enero, combate en Tepoztlán, Morelos; el 15 de febrero, en Tejalpa y Juitepec, Morelos; el 20 de marzo en la estación El Parque, Morelos, y el 22 de julio en Milpa Alta».

En vida fue invitado el 10 de abril de 1953 a la velación del monumento del General Emiliano Zapata localizado en la glorieta de Huipulco en Tlalpan, donde estuvieron presentes algunos de los integrantes de la Federación de Precursores y Veteranos del Ejército Libertador del Sur, así como  hijos del General Emiliano Zapata. 

Coronel Juan Jiménez, post-mortem

Entre los personajes reconocidos por las autoridades agrarias después de su muerte se encuentra el coronel Juan Jiménez, del poblado de San Salvador Cuauhtenco, a quien la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del DF, dependiente da la Confederación Nacional Campesina, le reconocen a su hijo José Jiménez por la participación revolucionaria de su señor padre:

Reconocimientio al coronel zapatista

«En los archivos de la comunidad de San Salvador Cuauhtenco, y en documentos de Gobierno, es muy grato encontrar el nombre de su señor padre Juan Jiménez, hombre dedicado  y valiente soldado; regio defensor del pueblo quien como soldado de la Revolución (ilegible) del Ejército del Sur, comandado por el inolvidable jefe General Emiliano Zapata Salazar,  quien lo reconociera con su alto grado de Coronel Zapatista.

«Por ello es un alto honor  entregar a usted el presente reconocimiento ‘post-mortem’, como testimonio sincero que lleva la gratitud de un pueblo y el agradecimiento de los campesinos de ayer, de hoy y de siempre, con ánimo de honrar a la familia del guerrillero luchador y defensor de lo más valioso del hombre: la Tierra». ♦

Bibliografía:

Secretaría de la Defensa Nacional. Dirección General Archivo e Historia.

Periódico El Universal. Sábado 15 de marzo de 1915.

Historias de mi pueblo. Edición a cargo del Centro de Estudios Históricas del Agrarismo en México 1992.

_____

*Presidente del Consejo de la Crónica de Milpa Alta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: