Para comer exquisitos tamales visite el Centro Comunitario Culhuacán

Noviembre 7, 2019.- Ahí se lleva a cabo la Feria Latinoamericana del Tamal y ese encuentro gastronómico que reúne sabores de cuatro países y siete estados del país podrá disfrutarse todos los domingos de noviembre

El tamal forma parte de la herencia gastronómica prehispánica. Fray Bernardino de Sahagún en su Historia general de las cosas de Nueva España, en el siglo XVI refiere que el consumo de este alimento estaba generalizado entre la gente común y también en ceremonias especiales de ayuno, de nobles y sacerdotes.

En la actualidad, los ingredientes de estos bocados son de origen mestizo, como la carne de puerco, la manteca y las especias. Una probadita de la variedad de tamales que se preparan en México, que se calcula llegan a 500, así como en diferentes países latinoamericanos, se pueden degustar los próximos tres domingos, en el Centro Comunitario Culhuacán.

Desde hace más de 20 años, la Feria Latinoamericana del Tamal es una actividad que se desarrolla durante el mes de noviembre, a partir de los días primero y dos, cuando se celebra a nuestros muertos, para destacar que este manjar es uno de los elementos que se coloca en las ofrendas, en todas las regiones de México.

Durante todo noviembre, el Centro Comunitario Culhuacán da la oportunidad de probar tamales elaborados con hoja de maíz y plátano, y de diversa variedad de rellenos, desde los más comunes de salsa verde con carne de puerco, mole poblano o chile guajillo con pollo, hasta los chiapanecos que guardan en su interior un despliegue de sabores que van de las saladas aceitunas embarradas de mole, hasta las ciruelas pasas acopladas con huevo duro.

De Chiapas, los hay también de chipilín y hoja santa, rellenos de mariscos y de cambray en los que se mezcla el sabor de las verduras con el plátano macho, o se pueden degustar el de maíz de bola relleno de costilla de cerdo; los oaxaqueños, envueltos en hoja de plátano, parecidos a los chiapanecos pero sin ingredientes dulces…

Hay chimichangas con carne de res estilo machaca, de Sonora; en tanto de Michoacán, las famosas corundas preparadas de frijol, salsa, rajas y queso o si se prefiere lo dulce, tamales de maíz rellenos de zarzamora y los tradicionales uchepos de elote; de Hidalgo, los hay elaborados en hoja de mazorca o, al estilo huasteco, envueltos en hoja de plátano, como los gigantescos zacahuiles, de los que encontrará porciones, se dice que de un zacahuil pueden comer de 50 hasta 100 personas.

De las vaporeras que reúne esta Feria Latinoamericana salen también las famosas arepas, parecidas a las gorditas de México y los tamales vallunos, cocidos en hoja de plátano, de Colombia; o el nacatamal hondureño, relleno de verduras y aderezado con cebollita morada curtida.

Tamal pisque elaborado con la tradicional receta salvadoreña, relleno de frijolitos, de chipilín con queso o las popusas de muchos quesos para deleitar el paladar con los sabores de El Salvador.

Para preparar los tamales se utilizan dos tipos de masa: la que se elabora con maíz tierno, recién cortado, usada para los de elote, por ejemplo, y la de nixtamal, resultado de cocer el maíz con agua con cal, técnica heredada desde la época prehispánica; existen evidencias iconográficas, epigráficas e incluso lingüísticas sobre la elaboración de tamales desde antes de que llegaran los españoles al  continente.

Una de  las referencias más completas sobre este platillo es el Códice Florentino, en el que se describe la diversidad de tamales, informa sobre las ocasiones en que se les consumía e incluso da indicios de las maneras en que se preparaban.

La Feria Latinoamericana del Tamal invita hacer un recorrido por esta rica variedad de sabores, resultado del ingenio para aprovechar los recursos de cada región en un alimento tan común e importante para los pueblos latinoamericanos, quizá tanto como la tortilla.

También se pueden probar guisos y bebidas características de los países y estados participantes. Además se ha organizado un programa de actividades artístico-culturales con presentaciones musicales, teatro, danza y muestra artesanal. La tradicional feria Latinoamericana del tamal se puede visitar los domingos 10, 17 y 24 de noviembre, en el estacionamiento del Centro Comunitario Culhuacán (Morelos 10, cerca de Avenida Tasqueña y Tláhuac, Culhuacán), de 10 a 18 horas. La entrada es gratuita. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: