Iglesia católica abandona al ex párroco de San José y Santa Cecilia en la alcaldía Tláhuac

Noviembre 5, 2019.- Enfermó días antes de que concluyera su período como párroco y, tras de ser relevado, sus hermanos de fe y sus propios familiares le han dado la espalda. Ni el obispo de la otrora VIII Vicaría se ha compadecido de él

El presbítero José Luis Reyes Sandoval (de 64 años de edad), quien fuera párroco de la iglesia de la Colonia San José y más recientemente de la capilla de Santa Cecilia, en la alcaldía Tláhuac, tras de sufrir una serie de convulsiones que agravaron su salud a partir del 26 de octubre de 2016, sobrevive gracias al apoyo de algunas personas que lo han socorrido luego de que tanto su familia como monseñor Andrés Vargas Peña –a partir de ahora obispo– de la VIII Vicaría –hoy Diócesis de Xochimilco– y la Arquidiócesis Primada de México, literalmente lo abandonaron a su suerte.

Candil de la calle y oscuridad de su casa, la Iglesia católica que pregona la ayuda a trabajadores para que formen sindicatos con el fin de combatir los excesos de la industrialización; que constantemente pide que los gobiernos no violen los derechos de los individuos; que asegura trabajar para que las condiciones sociales permitan la prosperidad del hombre, y que dice anteponer el respeto a los demás porque sus enseñanzas sociales articulan las implicaciones éticas de un adecuado entendimiento de la dignidad de la persona, se desentendió por completo de alguien que formó parte ella.

El presbítero José Luis Reyes Sandoval, dejado de la mano de Dios

A partir de que el presbítero Reyes Sandoval entregó a su sucesor la Rectoría tanto de dicha iglesia como de la capilla de la Colonia Santa Cecilia por conclusión de su período, han transcurrido tres años y tres meses en los que el señor Carlos Joel Pérez Brito, asistente voluntario y solidario con el sacerdote, ha llevado a cabo infructuoso peregrinar tanto entre los insensibles hermanos de sacerdocio de la VIII Vicaría como en la Arquidiócesis Primada de México, a quienes ha requerido un poco de bondad, misericordia y generosidad para con un siervo de Dios.

Ante la gravedad del estado de salud del presbítero, quien sigue fungiendo como su asistente sin cobrar un solo peso, ha pedido en reiteradas ocasiones el apoyo de monseñor Andrés Vargas Peña, a quien le ha enviado una serie de oficios que el religioso ha ignorado, y a quien quizá el estado de salud del ex párroco ahora menos le interese tras de que precisamente hoy la Diócesis de Xochimilco, la parroquia de San Bernardino de Siena, será proclamada catedral, erigida así por el papá Francisco el pasado 28 de septiembre, para estar conformada además por las demarcaciones de Tláhuac y Milpa Alta.

Con sus oficios, Carlos Joel sólo se ha topado con el muro infranqueable que en la Vicaría constituyen tanto el secretario de la misma, Alberto Medel, como la religiosa sor María Teresa Soto. Al igual que con la hermana del presbítero, Elvira Reyes Sandoval, y un sobrino del religioso. «Hace un año y siete meses fuimos a buscarla a su casa en Tepepan, le dejamos recado y es la hora en que no se pone en contacto con nosotros para saber el estado de salud de su hermano», comentó.

En sus días de párroco en la iglesia de la Colonia San José

El presbítero Reyes Sandoval sufre de epilepsia, ha sido cuidado las 24 horas del día por Carlos Joel y, hasta hace pocos días, por quien fuera su sacristán, el señor Melquisedec A. Rojas. Ellos han recibido la desinteresada ayuda de algunas personas de Tláhuac, las cuales están al tanto del problema de salud del ex párroco y han brindado su apoyo en la medida de sus posibilidades, para la compra de medicamento de patente cuando lo requiere, además de estar al pendiente de su aseo personal, la compra de despensa, alimentación especial, frutas y transporte para llevarlo a sus citas con el médico.

Fue así como vecinos de la comunidad tlahuense han prestado su desinteresada ayuda al presbítero caído en desgracia, como son, entre muchos otros que posteriormente daremos a conocer, el del señor Abel Martínez Vite, quien lo pudo registrar en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para que reciba atención médica, y la señora Teresa Romo –líder social de Tláhuac–, quien le prestó una casa de su propiedad (en Calle Felipe Peña Palacios Manzana 71 Lote 507, entre Guillermo Prieto y Juan Nepomuceno de Reyes, Colonia Santa Cecilia) aun cuando con cuya renta ella se ayudaba para solventar sus gastos.

En sus últimos días como párroco cuando ya la epilepsia había hecho mella en él

A partir de que fue ocupada por el padre y quien lo auxilia, la señora Romo no recibe ninguna paga, y «aun así no ha sido capaz de echar a la calle a un siervo de Dios», según reconoció Carlos Joel, quien le reiteró su agradecimiento en la conversación que tuvo con la revista digital NosotrosMSR, gracias a la intermediación del empresario filántropo de Tláhuac, Alejandro Durán.

A decir de Carlos Joel, Tere Romo ha sido «generosa en todo este tiempo –más de un año ya–, en los que no hemos cubierto las rentas».

En febrero de este año, Carlos Joel fue a ver al presbítero Martín Mena Saucillo, quien había sumido su condición de párroco en la iglesia de San José a partir del seis de mayo de 2017, para solicitarle que autorizara al padre José Luis a celebrar una misa para que las personas que lo buscaban supieran de él y pudieran ayudarlo a fin de que tuviera algunos ingresos, pero aquel se negó rotundamente.

Sin embargo, ante la insistencia de varios feligreses que deseaban que el padre José Luis oficiara una misa, bien fuera en la iglesia de San José o en la capilla de Santa Cecilia, Martín Mena les advirtió que el costo por autorizar eso sería de 700 pesos, mismos que deberían pagar los solicitantes, y que además lo que llegara a ser recolectado durante la misa por concepto de limosnas se iba a quedar en la iglesia, al tiempo que quienes promovían que el padre José Luis oficiara una misa le deberían pagar sus honorarios.

Que las celebraciones del ex párroco ya no son válidas

«Es sabido que tanto el presbítero Martín Mena como otras personas muy cercanas a la Rectoría de San José –manifestó Carlos Joel–, han llegado a decir que a José Luis Reyes Sandoval se le retiró su licencia y por consiguiente sus celebraciones ya no son válidas, que no tiene caso que la gente lo ayude porque recibe tres apoyos económicos», refirió.

Por voz de algunos feligreses Carlos Joel se enteró también que tanto Martín Mena como otro presbítero de nombre Efrén, han comentado que no entienden por qué el padre José Luis se encuentra en esa situación si ellos cuentan con un lugar de retiro en donde puede estar «bien y cuidado».

«Otros feligreses han escuchado decir a estos padres de Tláhuac que la situación del presbítero José Luis es un poco difícil debido a que no realizó el trámite correspondiente para ser atendido y recibir apoyo por su enfermedad», indicó.

En una carta que Carlos Joel escribió con su puño y letra le pregunta a monseñor Andrés ¿por qué si se trata de un sacerdote la Iglesia no le tiende la mano y lo ayuda? Debe ser «un acto de bondad, porque no estoy pidiendo dinero, solamente un techo donde él pueda estar», suplicó.

Le recomiendan divulgar el caso del padre en las redes sociales

«Me dicen que busque apoyo en ciertas organizaciones, inclusive en personas líderes de opinión y en las redes sociales que están de moda, donde explique esta situación», apuntó.

Cuidarlo las 24 horas del día, «nada fácil»

Para Carlos Joel «no es nada fácil estar cuidando a una persona», porque hay que estar al pendiente de sus consultas médicas, la hora en que debe tomar sus medicamentos, de sus estudios, análisis, terapias, las consultas con especialistas de ortopedia, traumatología y neuróloga, así como lo relacionado con su aseo personal.

Pero además, tener la casa donde vive limpia y no descuidarlo ni un solo momento. Lo cuida las 24 horas del día.

«Qué más quisiera poder trabajar para ayudarlo, pero nadie ha sido capaz de ponerse en mis zapatos o brindarme su tiempo para cuidarlo. Mi acto es de humanidad, ver y apoyar a un necesitado que cuando enfermó todos le dieron la espalda», subrayó.

Monseñor Vargas ha estado al tanto de la situación

Sin embargo, Carlos Joel ya había podido exponer la situación del presbítero ante monseñor Vargas Peña a principios de marzo de 2018 y, posteriormente, el 30 de agosto de ese año, cuando éste ofreció su ayuda para que fuera a la Casa Damasco, pero entonces la familia consanguínea del ex párroco –como aquel la diferencia de la religiosa–, le dijo que aún no lo llevara, que se esperara porque querían consultar la opinión de otros médicos.

Sin embargo, ya transcurrió un año y cinco meses sin que se sepa nada de ellos.

«El 29 de junio me acerqué a monseñor Andrés Vargas Peña en la iglesia de San Pedro Tláhuac para entregarle una carta de mi puño y letra, en la cual le solicitaba ayuda debido a que tanto para mí como para el señor Melquisedec Rojas ya nos era imposible cuidarlo. Me dijo que su caso sería llevado a la Arquidiócesis, porque él ya no podía tomar ninguna decisión», relató Carlos Joel.

Según detalló, en conversación telefónica de monseñor con el secretario de la Vicaría, el presbítero Medel, le dijo que con relación al ex párroco de San José había un pequeño inconveniente debido a que éste era trinitario (de la Orden de la Santísima Trinidad) y nunca había realizado su cambio (al sacramento del orden sacerdotal). «Comenzó el trámite, pero no lo concluyó», dijo.

«Me encuentro angustiado y preocupado –expresó–, finalmente yo puedo regresar a mi pueblo, y es que desde hace siete meses tuve que haber entregado la casa a la señora Romo, porque no es fácil que alguien quiera cuidar a una persona, pero el padre José Luis no puede estar en la calle». Carlos Joel dispone de un número telefónico a través del cual pueden comunicarse con él quienes deseen ofrecer algún tipo de ayuda para el presbítero José Luis: 5862 9040. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: