Centro poblacional de excepcional belleza en Sonora es tema de libro

Julio 3, 2019.- Álamos es considerada una de las ciudades más importantes en el noroeste de México por su cultura, arquitectura novohispana y riqueza histórica de más de tres siglos

La riqueza histórica y material acumulada entre los siglos XVIII y XIX del conjunto arquitectónico y urbano de Álamos, Sonora, es compartida en el libro Álamos, Zona de Monumentos Históricos, así declarada el 24 de noviembre de 2000 por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

La intención con la obra es motivar a los lectores a la valoración de las áreas del país con decreto de zonas de monumentos históricos, que a la fecha suman 59, por lo que reúne una decena de textos y despliega fotografías actuales e históricas.

Ubicada al sur del estado de Sonora, en el municipio del mismo nombre, Álamos es considerada una de las ciudades más importantes en el noroeste de México por su cultura, arquitectura novohispana y riqueza histórica de más de tres siglos. Se fundó a finales del siglo XVII, como consecuencia del descubrimiento y explotación de ricos yacimientos mineros contenidos en las entrañas de la Sierra de Álamos.

La Zona de Monumentos Históricos comprende un área de 0.62 kilómetros cuadrados, compuesta por 59 manzanas con 188 edificios de valor histórico. Su eje rector es la Plaza de Armas, seguida por el trazo octogonal de calles, manzanas y lotes irregulares adaptados a la topografía del terreno.

Primer cuadro de la ciudad de Álamos. Fotografía Alejandro Navarrete

A decir de Martha Martina Robles Baldenegro, autora del texto de apertura («Zona de Monumentos Históricos»), la composición urbana y arquitectónica crea una clara complicidad formal entre el espacio religioso y el habitacional de finales del siglo XVII.

Destaca que los edificios agrupados en la Plaza de Armas, en su mayoría del siglo XVIII, están elaborados con materiales de la región: madera de amapa y sabino, vara blanca, tierra, cantera y cal, y forman parte de los sistemas estructurales y constructivos con gruesos muros de adobes de tierra, en algunos casos combinados con cantería. Al norte de dicha plaza se consolidó una expansión urbana que representa la periferia urbana del siglo XIX, y queda definida por la Plaza de la Alameda, donde se edificó el mercado municipal en 1892.

Ambas plazas, de Armas y de la Alameda, con sus edificios colindantes, son ejemplo de la interacción humana, marcada por el lenguaje arquitectónico, las técnicas constructivas y los desplazamientos urbanos de diferentes épocas, dando origen a los barrios, asentados entre calles que serpentean por la loma de Guadalupe y se topan con el arroyo Agua Escondida y el cerro El Perico.

Minería impulsó el desarrollo de Álamos

En tanto que Elvira Rojero Díaz, en su artículo «Paisaje cultural y patrimonio natural», destaca el grupo de sierras y montes que circundan Álamos como elemento clave para el desarrollo del asentamiento, pues lo proveyeron de agua para el consumo humano y de la producción minera en su apogeo. Cabe recordar que la minería fue uno de los principales motores para el poblamiento y desarrollo del noroeste.

Centro poblacional de excepcional belleza

Álamos fue un asentamiento populoso y de primer orden, lugar de asiento de mineros, comerciantes, autoridades y religiosos seculares, pobladores dedicados a actividades agropecuarias que, gracias al señorío de sus construcciones, fueron modelando un centro poblacional de belleza excepcional, escribe el historiador Gilberto López Castillo en su artículo «El poblamiento hispano de la región», en el que toca aspectos del devenir novohispano.

Cartografía por jesuitas y franciscanos

Calle Guadalupe Victoria. Fotografía Alejandro Navarrete

«La presencia de un camino», de Esperanza Donjuán Espinoza, aborda el camino de Álamos a El Fuerte dentro del Camino Real. La cartografía de la época, en parte elaborada por jesuitas y franciscanos, revela la persistencia de esta ruta que seguía el curso del arroyo Cuchujaqui, dando como puntos clave, las poblaciones de Los Tanques, Gerocoa y Tapizuelas, que aún existen. En estos lugares hay rutas de terracería que persisten porque las personas los mantienen vivos con su andar, y en ocasiones suelen ser llamados aún con el nombre de caminos reales, explica la investigadora.

Vestigios arqueológicos

De la época prehispánica en la región da cuenta el artículo de la arqueóloga Cristina García-Moreno. En «Huellas del pasado prehispánico en la región» anota que en terrazas aluviales y afluentes de los ríos Mayo y Álamos se han encontrado vestigios de sitios arqueológicos, posiblemente aldeas y rancherías. En la mayoría no se han hallado rastros de arquitectura, pero sí diversas herramientas de molienda que sugieren que sus casas debieron estar cerca.

Agricultores prehispánicos

Algunos investigadores mencionan que la región de Álamos pudo haber sido habitada intermitentemente por grupos semisedentarios desde el periodo Arcaico (9000 a.C.) hasta los primeros años de nuestra era, es información aún por ampliar. Las aldeas incipientes comenzaron a formarse alrededor de 650 d.C., y para 900 d.C. estaban fortalecidas y se habían multiplicado, ocupando varios valles. Hasta antes de la llegada de europeos, la región mantuvo grupos de agricultores.

La historiadora Raquel Padilla Ramos aborda la relevancia de los bienes muebles religiosos, de los que poco se ha hablado. Artefactos litúrgicos, mobiliario, vestimentas, esculturas e imágenes de pincel, varios del siglo XVII, están diseminados en templos y casas particulares. La autora ofrece un acercamiento al arte religioso de Álamos desde su contexto histórico y lo coloca en el lugar que hoy ocupa en la religiosidad de los lugareños.

Con base en fuentes históricas y relatos de la memoria social, Padilla Ramos esboza una ruta de devociones marianas en la zona minera de Álamos, expresada en sus fiestas patronales. A su vez, el arquitecto Pável Tiburcio Verdugo aborda la historia y características de la Misión de Macoyahui, establecida en el avance de los misioneros desde el delta del río Mayo hacia el noreste. Como asentamiento humano Macoyahui, hace referencia a un pueblo cuya población histórica ha estado integrada por miembros de las etnias mayo y guarijío.

Siguiendo la ruta de la etnografía, la obra editorial continúa con los artículos de los antropólogos Alejandro Aguilar Zeleny y José Luis Moctezuma Zamarrón, quienes, respectivamente, abordan a los macurawe (guarijíos) y los mayos.

Hoy día los macurawe cruzan las calles empedradas, andan por las altas banquetas, atraviesan grandes y antiguos portales y acuden al Palacio Municipal de Álamos para gestionar proyectos comunitarios, arreglar papeles, títulos oficiales y defender su existencia y su cultura, escribe Aguilar Zeleny. En tanto Moctezuma Zamarrón aborda los préstamos de la lengua mayo al español en uno de los municipios sonorenses donde se mantiene viva esta lengua.

El recorrido por Álamos termina con un texto sobre los escritos que dejaron diversos viajeros de los siglos XVII al XX, acerca de la apariencia de esta ciudad que ha logrado sobrevivir a través de las centurias, no solamente como un conjunto de habitantes enclavado en la Sierra Madre, sino como un lugar que ha sabido conservar su herencia arquitectónica.

La obra es una coedición del INAH y el Instituto Sonorense de Cultura. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: