Lo que México le ha dado a Norteamérica y al mundo

Junio 8, 2019.- ¿Qué harían los gringos el último jueves de noviembre, en el «Día de Acción de Gracias» sin el guajolote? ¿Cómo celebrarían el Super Tazón sin los aguacates? ¿Y la Navidad sin la flor de Nochebuena?

Por Manuel Garcés Jiménez*

Donald Trump está cegado por reelegirse causando políticas inhumanas en contra de los países que no se alinean a sus intereses capitalistas creando inestabilidad económica y zozobra a países que ataca de un día a otro con la mente caliente.

Con estas acciones aceleradas demuestra el desconocimiento de un país como el nuestro que le ha brindado muestras de buen vecino a pesar de toda la negra historia que nos ha causado desde tiempos ancestrales y ahora con su política de guerra arancelaria a todos los productos provenientes de México y de insultos, con la prepotencia originando el aumento de tensiones de ambos países.

Lo que producimos los mexicanos es parte de la vida cotidiana norteamericana. Verbigracia: en el pasado «Supertazón 53» celebrado durante los primeros meses del presente año prevaleció la mercadotecnia y lo deportivo, pero donde llama la curiosidad fue el consumo de los miles de galones de cerveza mexicana entre otras provisiones. Pero además, las toneladas de aguacate provenientes del estado de Michoacán para la elaboración del suculento platillo de guacamole acompañado con jitomate, cebolla y sus chiles, todos bien picaditos provenientes de México.

Durante esta fiesta de la mercadotecnia los millones de aficionados se apegaron a la televisión consumiendo los citados alimentos, aunado a todo ello el consumo de toneladas de aguacate fruto cien por ciento ecológico, siendo nuestro país el principal productor y exportador hacia Norteamérica; «de acuerdo con los productores de Michoacán, en esa temporada se exportaron 121 mil toneladas para los espectadores del Supertazón» [1].

A pesar de todo no se nos olvida cuando se apropiaron de nuestro territorio, casi 2 millones de kilómetros cuadrados que nos arrebataron durante el periodo presidencial de Antonio López de Santa Anna, quien y por fortuna fue retirado del poder con la elaboración del Plan de Ayutla comandado por Juan Álvarez (9 de agosto de 1855).

Actualmente, son fervientes consumidores de varios de nuestros productos de origen mesoamericano, estas tierras mexicas fueron la cuna del guajolote, la nochebuena, nuestro aromático cempoalxochitl, el chocolate, chicle, tabaco, entre otros tantos productos que le han dado vuelta al mundo

Existen algunos productos que los norteamericanos se los achacan como suyos como el «pavo», que para nosotros es el guajolote conocido en el mundo mexica como el «huaxolotl».

Otro caso es la singular flor de Nochebuena, uno de los regalos de México al mundo que simboliza «la paz y amor al mundo», pues también los gringos la hicieron suya, haciendo un lado lo que para nuestros antiguos mexicanos fue la «cuatlaxochitl», hermosísima flor que los gringos la propagaron por el todo el mundo a raíz del primer embajador norteamericano en México, Joel Poinsett (1779-1851), quien se la carranceó y la etiquetó como «Made in usa», por lo que su nombre botánico se desprende de quien se la llevó de México: «Poinsettia pulcherrima».

Otra flor conocida en todo el mundo es el cempasúchil (cempoalxochitl), la que también los norteamericanos se la apropiaron, además de que han distorsionando sus colores originarios hasta convertirla en esquejes para su distribución mundial.

Volviendo al aguacate demostramos que es originario de estas tierras de Mesoamérica, lo cual y hurgando en la revista Arqueología Mexicana nos proporciona datos interesantes de este pequeño ovoide: «Fue una de las primeras plantas cultivadas en Mesoamérica. La fecha más antigua para ejemplares encontrados en las cuevas de Tehuacán, Puebla, corresponden a 7,200 años a.C.» [2] Los mayas lo conocieron y lo consumieron con el nombre de «oon».

En el Diccionario de mexicanismos del nahuahablante Francisco J. Santamaría nos aclara: «del aztequismo ahuacatl, que significa testículo», continúa: «árbol de la familia de las lauráceas de hojas siempre verdes, coriáceas, ovaladas, alternas; propio de las regiones tropicales y de la cual hay diversas variedades» [3].

Por su trascendencia histórica este fruto fue plasmado por los pinceles del maestro Diego Rivera en el mural que se encuentra en las escaleras de Palacio Nacional donde observamos el fragmento de un indígena con morral colgado al hombro cosechando aguacates.

En varios países el consumo de aguacate es demasiado limitante, tal es el caso del Japón, entre otros países de Europa donde es demasiado costoso en adquirirlo.

Ahora bien: ¿Qué harían los gringos el último jueves de noviembre, en el «Día de Acción de Gracias» sin el guajolote?

¿Cómo celebrarían el Super Tazón sin los aguacates?

¿Cómo representarían la Navidad sin la flor de Nochebuena?

¿Cómo representarían los «días de muertos» y su halloween sin el cempasúchil? ♦

_____

*Presidente del Consejo de la Crónica de la alcaldía de Milpa Alta.

_____

La Jornada (Lunes 2 de febrero de 2019).
2 Revista Arqueología Mexicana. Edición especial, p. 72.
3 Diccionario de Mexicanismos, Francisco J. Santamaría, sexta edición, Edit. Porrúa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: