Plantar olivos en Tláhuac, reactivación económica y ecológica

Marzo 24, 2019.- La aceituna contiene de 13 a 20 por ciento de aceite de oliva, es un alimento de gran valor que los países que lo consumen son los que menores incidentes tienen de infartos al miocardio

Por Alberto Jiménez Merino * | Revista Nosotros, Núm. 6 | Julio de 1997

El desarrollo rural debe orientarse a impulsar aquellas alternativas que por su adaptación al medio ecológico, social y económico, son viables de aplicar en beneficio del mejoramiento de las condiciones de vida de las familias que viven en el campo. El Departamento del Distrito Federal aplica un programa de Desarrollo Rural que no tiene precedente por la filosofía que lo sustenta y por la cantidad de recursos económicos que ha destinado.

En principio se ha tratado de atender lo urgente, sin dejar de lado lo importante. Esto significa que al mismo tiempo que atendemos lo inmediato, se trabaja para que se haga el verdadero desarrollo. Es así como barrer la casa todos los días y estar pensando cómo mejorarla, cómo ampliarla o hacerla más funcional.

Es dar pescados pero enseñar también a pescar, ese es el verdadero logro, lo demás es irrelevante. No podemos andar inventando modelos, no podemos ni debemos inventar proyectos, hemos por lo tanto atendido lo que la demanda ciudadana y el sentido común nos indica, lo que la práctica dicta y lo funcional reclama.

En el campo, en cientos de casos es conveniente volver al pasado, rondar caminos ya conocidos, no todo lo pasado ha sido malo, hay muchas experiencias recuperables, por ejemplo la piscicultura que en años pasados existió en Tláhuac.

En los años 1600, los franciscanos trajeron de España el olivo Olea europea y lo plantaron en Tláhuac, así como en varias partes del Valle de México. Se tienen reportes de la gran adaptación de este cultivo que incluso amenazó por su competitividad a los olivares españoles, llegándose a prohibir su cultivo. De los árboles que quedaron desde ese tiempo, se han seguido obteniendo frutos, otros árboles se han renovado y otros más se han plantado, mostrando actualmente producciones aceptables de aceituna que varían de 25 a 70 kg/árbol.

En San Juan Ixtayopan, Tulyehualco, Tlaltenco, Santa Catarina, Tezompa, Zapotitlán, Xochimilco, San Luis Tlaxialtemalco, San Gregorio Atlapulco, Amecameca, Chapingo, Texcoco y otros poblados del Valle, los olivos siguen demostrando su adaptabilidad y viabilidad como alternativa económica.

Si ya está entre nosotros, si ya sabemos cómo se cultiva, su lo conoce nuestra gente, si todos estamos de acuerdo en que es bueno, entonces sólo falta promoverlo, incrementarlo para que sea negocio y pueda generar empleo, reactivar la economía y apoyar la ecología, aspectos tan importantes en el desarrollo de México.

El olivo se cultiva en 10 millones de hectáreas en el mundo, existe un inventario de 800 millones de árboles, España e Italia poseen el 75 por ciento de los árboles. La producción mundial de aceituna es de 590 mil toneladas al año, la producción de aceite de oliva es de 1’347,500 toneladas al año.

En México existen 15 mil hectáreas cultivadas con 1’504,000 olivos principalmente en Baja California, el Bajío, Hidalgo y Nuevo León. Necesitamos una nueva cultura productiva y organizativa, urgen nuevos proyectos y resultados.

En la Delegación Tláhuac se han plantado ya los primeros 900 olivos en una superficie de 4.5 hectáreas; con recursos del Programa Integral de Desarrollo Rural y Restauración Ecológica del Valle de México, se espera plantar 3,000 olivos más en una superficie de 15 hectáreas adicionales. Su producción empezará a los tres o cuatro años y ya estabilizada se espera sea de 20 kg/árbol, lo cual representa 4,000 kg/hectárea e ingresos variables de acuerdo al mercado y a la transformación del producto.

Plantar olivos en Tláhuac hoy significa aplicar proyectos con fiables y seguros, rescatar tradiciones, incorporar tierras improductivas a la producción, generar empleo, generar recursos económicos, pero quizá lo más trascendente es sembrar esperanza de seguir conservando la tierra antes de que la mancha urbana la absorba.

En el ámbito ecológico, plantar olivos significa mejorar la calidad del aire, detener la erosión, garantizar la infiltración de la lluvia, generar condiciones para el desarrollo de la fauna, mejorar el paisaje y arropar el terreno con mantillo vegetal para mejorar la fertilidad.

La aceituna contiene de 13 a 20 por ciento de aceite de oliva, es un alimento de gran valor que los países que lo consumen son los que menores incidentes tienen de infartos al miocardio. El curado de la aceituna es tan simple que sólo poniéndolas en agua con sal durante 30 días, basta para su consumo y también hemos previsto capacitación para el cultivo y transformación de la aceituna. ♦

_____

* Subdelegado de Desarrollo Rural de la Delegación Tláhuac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: