La fiesta de los Cuauhlazos a la Inmaculada Concepción

Marzo 7, 2019.- Los habitantes del Barrio La Conchita (Milpa Alta) celebran el día de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María en el Xaxahuenco, donde se encontraba el teocalli en el que se rendía culto a Xochipilli Tonantzin

Por Manuel Garcés Jiménez* | Revista Nosotros, Núm. 56 | Enero de 2003

El centro histórico de Milpa Alta, mejor conocido como Villa Milpa Alta, está integrado actualmente por siete barrios de los cuales cuatro provienen de los calpullis de la antigua Malacaxtepec Momozco o Malacatetipac: Santa Marta, San Mateo, Santa Cruz y La Conchita; este último se vistió de manteles largos los días siete y ocho del mes de diciembre al celebrarse el día de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, por lo que los habitantes del lugar lo festejaron con una velada cultural, en la que como en anteriores años han desfilado diversos tríos famosos y orquestas de renombre nacional e internacional, todo acompañado de las «salvas» y perfumados arreglos florales donados por los barrios y poblados circunvecinos , inclusive provenientes del estado de Morelos.

De acuerdo con los estudios realizados por el historiador local Artemio Solís, oriundo de dicho barrio, antiguamente ese lugar fue conocido como Xaxahuenco, lugar donde se encontraba el teocalli en donde se rendía culto a Xochipilli Tonantzin; precisamente, en ese sitio se levantó el templo a la Inmaculada Concepción de María, remozado en su totalidad allá por la década de los años 30.

Desde los primeros años del coloniaje español a la fecha el lugar es conocido como la «tercera sección», donde se dieron interesantes aspectos de la vida cotidiana por los vecinos del barrio La Conchita o los «Cuauhtzilinquetz», mejor dicho de los Cuauhlazos que el mismo Artemio Solís lo demuestra con documentos originales por demás interesantes, donde se ve la importancia que ha mantenido el barrio. Así por ejemplo, en el año 1594, en el volumen seis, primera parte, expediente 817, folio 218, del Ramo Indios, se establece que:

«Está asentado, Xochimilco, para que los naturales de la tercera sección Amilpa, se les quede el real y medio de cada tributo para la construcción del puente de Tlaltecacahuapan cercano a Panoya, paso importante de los pueblos de Miacatlan, Tecoxpa, Tepenahuac y Tlacotenco».

Otro interesante documento que muestra Artemio Solís, está fechado con el año de 1595, volumen (no indicado en el texto original), primera parte, expediente 990, folio 166, Ramo Indios. Milpa Alta, «licencia al mayordomo de la Virgen de la Imagen de la Concepción para andar a caballo a Baltasar Bautista, natural y principal vecino de Panoya».

Actualmente, el barrio de la Conchita está conformado por un poco más de tres mil habitantes, entre oriundos, avecindados y emigrantes, quienes festejan la fiesta con los platillos tradicionales de la región.

Formato foto

Señora Consuelo Alvarado Aguilar (1896-1984), del barrio La Conchita

Comentan los abuelos que la fiesta del barrio se ha realizado de tiempos inmemoriales, totalmente diferente a los demás barrios.

Esta algarabía  es para recordar y vivir, donde se añoran las buenas orquestas y tríos. Aquí, «las mujeres se presentaban a esta fiesta bien ataviadas con el fino rebozo de Santa María cubiertas por el vistoso zarape de Saltillo, que caía de los hombros de los caballeros. Al despuntar la mañana se escuchaban las mañanitas a la virgen (como a la fecha). Durante los años mozos de los abuelos se recurría a los palenques, o a la corrida de toros, o bien a las vendimias colocadas en los alrededores del templo religioso. Por la tarde se presenciaban funciones de box con boxeadores de la región».

Por la noche el salón de actos Álvaro Obregón (ya desaparecido) se vestía de gala con el desfile de las orquestas del momento: Roy Carter, la Lira de San Cristóbal, el Chamaco Domínguez, Pablo Beltrán Ruiz, Dámaso Pérez Prado, Miguel Ángel Serralde, la Orquesta Universitaria, los Solistas de Agustín Lara, Arturo Núñez, Son Clave de Oro, Alfonso Torres, Lalo Montaner y Beny More, entre otros.

El barrio está repleto de historia, tradiciones y leyendas, recuerda el célebre señor Nicanor Rojas que aún prevalece en la memoria de los xoleteros; es decir, hombres que se dedican a buscar hongos en las entrañas del bosque. También se recuerda a la célebre generala revolucionaria conocida simplemente como «Soraya». Otros más cantaron el corrido del general Francisco Alvarado, letra que data de 1929, localizada en el inventario de los mayordomos del Santo Entierro del mismo barrio:

«Del barrio de San Mateo de mil novecientos doce, apareció en un cateo este hombre de bronce, nació en un pueblo guerrero llamado la Milpa Alta, se llamó Francisco Alvarado y en Anenecuilco causó alta».

«Desde entonces día con día es el coco de los federales, por siempre él lo sabía que todos eran ojales».

«El 21 de septiembre, en la fiesta de San Mateo les aventó un buen calambre, a los yaquis y pelones y todos sintieron feo. También a los basurtistas les arreció duro y parejo. Y muchos aquí en Milpa Alta perdieron el pellejo».

«Probó su valentía en el cerro del Tzilcuayo, a todos mantuvo el cerco pa’que ahí pasara la generala Soraya. A esta mujer valiente del barrio de La Concepción quiso ser su asistente».

«Mi general Zapata cuando llegó a Milpa Alta, entró por Tlapantonco, ahí lo esperó este bronco Francisco Alvarado fue un nahual, y Emiliano Zapata hablaba náhuatl».

«No por esto aceptó este bronco que lo esperó en Tlapantonco, que se entere toda la gente lo que Francisco Alvarado ha sido un general valiente, y aquí termina el corrido».

En La Conchita comenzó el auge del nopal

Fue en el barrio de La Conchita donde dio inicio la actual economía de Milpa Alta. Precisamente en ese lugar, allá por el año de 1960, empezó el auge nopalero gracias a la sapiencia del señor Florentino Flores, el «Nopaltatatli» quien se dio a la tarea de cultivarlo por vez primera en una huerta.

Comentan quienes lo conocieron que el señor Florentino Flores empezó a cultivar el nopal en el paraje denominado «Teponaxco» con dedicación y paciencia, el pequeño solar lo enzurcó, y con una determinada distancia entre mata y mata de nopal (como de dos metros) le sembró una variedad de flores de geranios; ambas plantas fueron abonadas con estiércol de su caballeriza. Por las tardes don Florentino se dedicaba al acarreo del agua de un hidrante que se localizaba en el puente del barrio de San Agustín, donde regaba las plantas una por una con una jícara, lo que dio como resultado una excelente producción, de tal manera que en tan poco tiempo empezó a vender en el mercado de Jamaica tanto nopales como las frondosas flores de geranio.

Este hecho trascendental es parte del orgullo para los Cuauhlazos, por lo cual quedó grabado su nombre en la poesía del nahuatlato Concepción Flores Arce «Xochime», el cual se hizo acreedor al premio de la Radio de Berlín y a un recorrido por varios países de Europa.

El pasado mes de diciembre nuevamente la fiesta de la Inmaculada Concepción de María dio inicio el día siete de diciembre por la noche, y los organizadores invitaron a todo mundo en «Xaxahuenco» para disfrutar de una noche bohemia absolutamente gratis.

Aquí continuará prevaleciendo la buena música, ya que la comisión se dio a la tarea de organizarla con el apoyo de la delegada Guadalupe Chavira de la Rosa, tanto con escenografía y logística, por lo que fue una magnífica víspera nocturna con la presentación de lo mejor del romanticismo, como Carlos Cuevas el «Rey del bolero», Chamín Correa, Los Tres Caballeros, Los Dandys, Julio Jaramillo hijo y Los Aguilar. ♦

_____

Bibliografía:

Rescate de la memoria histórica de Amatlán de Quetzalcóatl, Morelos. Compilador Felipe Alvarado Peralta. Serie Ce-Acatl Topiltzin Quetzalcoatl. Volumen 3, 1994.
Datos obtenidos por el nahuablante Artemio Solís Guzmán, oriundo del Barrio de La Conchita, que a su vez lo dedica a la memoria del señor Gregorio Sánchez Jiménez, quien fue iniciador de los eventos artísticos del barrio.

* Presidente del Consejo de la Crónica de la Delegación Milpa Alta.

Pie de fotografía principal: La participación social de los Cuauhlazos se ha mantenido activa entre los barrios de la Villa Milpa Alta. En 1952 un grupo de vecinos posan después de haber desfilado por las principales calles de la localidad con motivo de las fiestas patrias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: