La vida de Milpa Alta en el siglo pasado contada por Francisca Silva

Febrero 27, 2019.- En 2003 cuando fue publicado el testimonio en la revista NOSOTROS, la señora Francisca tenía 98 años de edad

Revista Nosotros, Núm. 56 | Enero de 2003

Jesús Molina fue asesinado en el año de 1910, en su oficina que estaba junto al templo. Era una autoridad del pueblo, así decía la gente, bien que me acuerdo, yo tenía seis años. El gobierno ocupó los tecales, que después se ocuparon como escuela, actualmente llamado Salón Rojo Gómez.

En 1912 entra Emiliano Zapata al pueblo, al ver esto, la gente empieza a esconderse y a huir, a mí me escondieron en casa de mi tío Serapio. Severino Alarcón era Juez de Paz, en ese entonces ya había zapatistas en el pueblo, se estancaban en el monte, venían al pueblo pero no entraban, sólo se quedaban en la orilla, venían a pedir comida pero la gente se asustaba porque los zapatistas los amenazaban, entonces el Juez de Paz, Severino Alarcón, le pidió a la gente que juntara tortillas y pulque para ir a dejárselos al monte a los zapatistas; la veintena se encargaba de írselas a dejar.

Un día que Severino Alarcón junto con Faustino Flores iba a Milpa Alta se les ocurrió pasar a saludar al coronel de los voluntarios que estaban en San Pedro, ahí los detuvieron y al día siguiente los mataron.

Los zapatistas pedían la plaza

Enrique Miranda era el dueño de Xampaltulume, prestaba la casa que ahí había para que ahí estudiaran los niños, ahora el actual dueño es Vicente Rojas.

Un día que estábamos en la escuela en la casa de Xampaltulume se escuchó un tiroteo, para esto los niños, algunos nos preguntamos qué pasaba, y otros ya sabían que eran los zapatistas. Por otra parte, en Ahcuicpa estaban tirados los voluntarios del gobierno porque los habían asesinado.

Muchos por la revolución se fueron hacia el monte, y otros por la parte de abajo, por Santa Catarina hacia Xochimilco.

Mi papá hizo una casita en un terrenito que tenía en Santa Catarina y ahí nos llevó a vivir para que los voluntarios no nos vieran y no nos maltrataran. Quemaron todas las casas de San Pablo que fueron de Feliciano Fernández, Leobardo Fernández, Melquíades Armas y Fructuoso Flores; sólo la gran casa de Axayopa sobrevivió.

En 1915 algunas personas volvieron a San Pablo y otras se fueron por otro lado, los que regresaron volvieron a hacer o a reconstruir sus casas, pero llegó el carranciscmo y el gobierno otra vez contra los zapatistas, y la gente se volvió a ir de San Pablo siguiendo diferentes rutas, nosotros nos fuimos por el monte y recorrimos los lugares de Cuaxaltepec, Comalera, Madroño; allá en Madroño estuvo un destacamento zapatista; los otomíes vivieron en Madroño y ellos alimentaron a la gente de San Pablo porque estaba hambrienta; de Madroño a Otlayuca, Santo Domingo Calamatla (en Calamatla sólo una noche), Amatlán, Santa Ana, Milpa Alta y nuevamente a San Pablo.

Después, en 1917 llegó la orden de bajar a Xochimilco, la noticia fue dada por Néstor Reyna porque él era el responsable de la gente. Vivimos en el barrio de San Lorencito, ahí mataron a mi hermano Ponciano Silva que trabajó en la hacienda de San Antonio Coapa, tenía 22 años, lo mataron los carrancistas, el señor Pedro Gallegos y su esposa doña Gabriela Rentería me acompañaron a rescatar el cadáver de mi hermano y los carrancistas nos gritaban ¡traidores zapatistas!

Cuando era la temporada del rastrojo dejamos Xochimilco y nos fuimos para Santa Cruz. La reconcentración fue en 1918, la noticia fue dada por Néstor Reyna quien falleció ese mismo año, nosotros llegamos a San Pablo en 1919.

Ya había acabado la revolución, el pueblo no era más que un monte, la gente abrió calles y veredas y tumbaron árboles, pero la gente corría peligro porque bajaban al pueblo los coyotes hambrientos, de los que yo me acuerdo que fueron zapatistas son Juan Aguirre, Valentín García y Brígido Gómez.

Fabián Flores

En el paraje de Tlalcahualpa estuvo la casa de Fabián Flores, esta casa tenía un portal donde los de Santa Cruz venían a vender sus verduras y hortalizas.

Los hijos de Fabián Flores fueron Lorenza, Isaura, Elpidia y Amador. Lorenza se casó con el señor Fructuoso Jurado del pueblo de San Bartolomé Xicolulco y vivieron una temporada en la casa de Tlalcahualpa.

La señora Dolores Araizaga fue la esposa de Fabián Flores y cuando quedó viuda se casó con el señor Longinos Reyna.

Mateo Reyna fue de Milpa Alta y tuvo como esposa a la señora Crecenciana Rentería, que era de San Pablo, y sus hijos fueron Néstor., Guadalupe y Longinos Reyna; mi esposo, Flaviano Reyna (finado), fue hijo de Néstor Reyna, sobrino de Longinos Reyna y nieto de Mateo Reyna.

Axayopan

Brígido Molina fue el dueño de Axayopan, la segunda esposa de Brígido Molina se llamó Macaria Martínez y sus hijos fueron Dámaso y Cirilo, la esposa de Dámaso fue la señora y sus hijos fueron Esperanza, Leonor, Hermelinda y Miguel Molina.

La esposa de Cirilo fue Atanasia Méndez.

La señora Sara González me dijo una vez que los Miranda iban a pelear la casa de Axayopan. De las que me acuerdo que fueron mis compañeras de la escuela, aunque la mayoría ya murieron, son Juliana Castro, Felipa Téllez, Fortunata Santos, Lucrecia Rosey, Cándida Luvian, Tomasa Zendejas, Isabel Núñez, Sara González, Cándida González, Julia Castillo y Antonia López.

Por ahora nomás me acuerdo de eso y lo doy a conocer con gusto a la juventud y al pueblo en general, para que se sepa algo de cómo vivimos antes. Marzo 11 de 2002. ♦

_____

* El texto nos fue proporcionado por el señor Pascual Gallegos Palma, integrante del Consejo de la Crónica de Milpa Alta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: