Viajeros que en el México del siglo XIX aquí encontraron el Paraíso

Febrero 25, 2019.- Científicos, artistas, escritores y decenas de exploradores extranjeros viajaron por curiosidad científica y de exploración, por la atracción de lo lejano y la llamada de lo exótico

Un recorrido a través de pinturas, fotografías, libros y objetos que dan cuenta de los viajes de aristas, escritores y exploradores extranjeros que visitaron nuestro país en el siglo antepasado, es el contenido de la exposición Viajeros en el Paraíso. México siglo XIX, que se encuentra en el Museo de Historia Mexicana de Monterrey, Nuevo León.

Entre los viajeros consignados en la exposición están Alexander von Humboldt, William Bullock, Augustus Le Pongleon, Adela Breton, Alfred Maudsalay, Désiré Charnay, Fanny Erskine de Calderón de la Barca y Carl Lumholtz.

_DSC0166alcc

Alexander von Humboldt. Friedrich Georg Weitsch, 1806. Colección Staatliche Museen zu Berlin

Viajes visuales: Imagen, exploración y conocimiento (1800-1840)

En las primeras décadas del siglo XIX, México se abrió como nunca antes a la mirada de los viajeros extranjeros. Esto se debió principalmente a que, hasta antes de 1800, la Corona española guardaba celosamente el acceso a sus reinos americanos a casi todos los extranjeros, con el fin de proteger sus intereses comerciales y políticos.

Una vez consumada la Independencia en 1821, los motivos para visitar estas tierras fueron diversos: la curiosidad científica y el deseo de explorar, la atracción por lo lejano, la llamada de lo exótico, la querencia por el trópico, el afán enciclopédico, el romanticismo, las fantasías personales y la búsqueda de un paraíso.

_DSC0166alcc

Pastor del Valle de México. Édouard Pingret, ca 1852. Colección Banco Nacional de México

Viajeros como héroes (1840-1870)

Durante los años 1840 a 1870, la nación mexicana transitó por una serie de guerras internas, enfrentamientos entre facciones políticas, cambios gubernamentales, invasiones extranjeras y finalmente la restauración de la República después del efímero Segundo Imperio con Maximiliano de Habsburgo.

Aunque las condiciones en el territorio nacional no eran las más propicias, muchos viajeros extranjeros se mostraron dispuestos a arriesgar la integridad y dejar testimonio de su vocación. Además de la innata inquietud romántica, la prolongación del pensamiento ilustrado, las vías de comunicación en desarrollo y los nuevos medios de transporte, permitieron que el tiempo y la distancia se redujeran de manera considerable para los forasteros que llegaron a esta tierra.

El nuevo Egipto americano (1870-1900)

_DSC0166alcc

Alfred Percival Maudslay. Chichén Itzá 1889. Colección Brooklyn Museum Libraries

A raíz de la expedición militar francesa en Egipto llevada a cabo por Napoleón Bonaparte en 1798-1801, los exploradores concibieron los restos materiales de las antiguas sociedades americanas como el verdadero «tesoro escondido». La búsqueda entre lo sublime y lo pintoresco convirtió a las ruinas americanas en representaciones atractivas: en un nuevo Egipto.

Bajo esta idea, los viajeros se aventuraron a la exploración de México en las últimas décadas del siglo XIX, en el periodo conocido como la Bella Época, cuando se dio un primer florecimiento del turismo, la fotografía y los museos en el territorio nacional. La prosperidad económica, la estabilidad política, la apertura del mercado y las innovaciones tecnológicas impulsaron la formación de sociedades científicas, academias, museos e institutos orientados a difundir las nuevas verdades y valores del mundo científico emergente.

Precisamente Alexander von Humboldt escribió lo siguiente:

«Muchos europeos han exagerado la influencia de estos climas sobre el espíritu y afirmado que aquí es imposible de soportar un trabajo intelectual; pero nosotros debemos afirmar lo contrario y, de acuerdo con nuestra experiencia propia, proclamar que jamás hemos tenido más fuerzas que cuando contemplábamos las bellezas y la magnificencia que ofrece aquí la naturaleza».

La exposición estará abierta al público hasta el 28 de abril en el Museo de Historia Mexicana de Monterrey, ubicado en Paseo de Santa Lucía, frente a la Macroplaza. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: