Historiador documenta la guerra de exterminio de carrancistas en Tláhuac

Enero 29, 2019.- La calzada de Tláhuac (hoy Ferrocarril San Rafael y Atlixco), estuvo repleta de hombres colgados de los grandes ahuejotes, recuerda en su estudio el maestro Baruc Martínez Díaz

Por Sergio Rojas

Tras del coloquio «Zapata vive» celebrado en El Colegio de México en noviembre de 2016, varios estudiosos del tema del altiplano central acordaron ofrecer testimonios y análisis para mejor comprensión de la guerra que los carrancistas emprendieron contra la revolución campesina de México, lo que finalmente dio pie a la publicación del libro La utopía del Estado, genocidio y contrarrevolución en territorio suriano (Museo del Chinelo y Editorial Libertad Bajo Palabra).

Uno de ellos fue el maestro en Historia Baruc Martínez Díaz, autor del estudio «Revolución en el lago: el zapatismo en los pueblos lacustres del sur de la cuenca de México», investigación cuya atención está centrada en nueve comunidades de la región de Tláhuac: Zapotitlán, Tlaltenco, Yecahuizotl, Tláhuac, Tulyehualco, Ixtayopan, Tetelco, Mixquic y Xico.

Al respecto, el historiador por la UNAM refirió el pasado sábado tras de la presentación de la obra en el Museo Comunitario de Tláhuac lo siguiente:

«Coincidimos en que había que visibilizar esta etapa trágica de la revolución mexicana en la zona suriana que es cuando el carrancismo invade el territorio zapatista, porque casi no hay nada escrito de eso, por eso nos dimos a la tarea de escribir textos acerca de este tópico, pero no sólo del estado de Morelos, porque el zapatismo es visto como si sólo fuera de Morelos, porque en realidad se extendió a una zona más amplia que incluyó a los estados de México, Tlaxcala, Puebla, Guerrero y el sur de la ahora Ciudad de México».

En su estudio, Baruc Martínez se refiere a la capacidad militar que tuvo el zapatismo para adaptar sus estrategias bélicas al territorio lacustre, pero también al gran obstáculo que significó para las tropas federales la barrera del agua de los canales. Porque las fuerzas guerrilleras se desplazaron por la zona lacustre muchas veces con el apoyo de la gente gracias a la simpatía que el movimiento revolucionario despertó en las comunidades lacustres por las que pasaban, pero no siempre fue así.

En su estudio, Martínez Díaz refiere que en otros casos decomisaron las canoas a sus dueños, como le sucedió a Enrique Gómez, un poblador de San Pedro de los Pinos que se dedicaba al transporte de pastura de la región de Tláhuac a la capital del país.

El escenario acuático sirvió también a los zapatistas para establecer una red clandestina de comunicación y tránsito subrepticio, detalla el historiador, además de ser un sitio por donde lograron conducir el parque que venía de la Ciudad de México hacia territorio rebelde.

También condensa la participación de pobladores de Tlaltenco en las fuerzas surianas, ya fueran como integrantes del grupo comandado por el general Matilde Galicia Rioja o por el del coronel Matilde Gutiérrez, así como la participación de Mixquic a través de Félix C. Galicia.

_dsc0166aaa

Parte del público en el Museo Comunitario de Tláhuac el pasado sábado

Baruc Martínez documenta con prodigalidad la guerra de exterminio de los constitucionalistas contra el Ejército Libertador del Sur y, sobre todo, contra la población civil, debido a que arrasaron por completo las poblaciones que significaron las bases del zapatismo, por lo que sus habitantes fueron obligados a huir hacia centros urbanos o a las serranías de la zona de influencia rebelde.

En Tláhuac las fuerzas carrancistas al mando de Pablo Gómez llegaron en agosto de 1915 para incendiar el casco urbano, con lo que obligaron a los pobladores a huir a las chinampas, canales, tulares y ahuejotes para salvar la vida, porque, cita en su estudio, «para los carrancistas todo mundo parecía zapatista».

De acuerdo con testimonios recopilados por el propio Baruc Martínez de gente que vivió esa época, la calzada de Tláhuac (hoy avenida Ferrocarril San Rafael y Atlixco, se encontró repleta de hombres colgados, aprovechando los grandes árboles de ahuejotes plantados a las orillas del camino, al tiempo que Tlaltenco fue quemado por órdenes de un tal general Lechuga.

Tejido social de los pueblos está deshecho

Durante su participación en la presentación del libro, el historiador de Tláhuac aseguró que quienes como él todavía se dedican a cultivar la tierra lo hacen como una forma de resistencia, al igual que lo es participar en las festividades religiosas de los pueblos «aunque seamos ateos», porque en esa resistencia está fundamentado el tejido social y comunitario de pueblos como Tláhuac.

«Hay que seguir contribuyendo a esto porque el tejido social hoy en todos los pueblos está deshecho», dijo.

Martínez Díaz advirtió que en la actualidad sigue la devastación inconsciente de los recursos naturales por parte del hombre, por lo que de seguir a ese ritmo la depredación por parte del capital, «ya no habrá planeta qué defender».

«Nuestra apuesta es tratar de construir para que este sistema obsoleto y caduco, que necesita alimentarse del despojo y de la sobre explotación de todos los seres vivientes de este planeta, termine», dijo.

Manifestó que el zapatismo es el movimiento más radical que ha existido en el país, por lo que hay aún mucho que aprender para tratar de construir un mundo diferente, «que necesariamente tendrá que ser anticapitalista y autónomo, y tendrá que venir de las propias comunidades»

Durante la presentación de La utopía del Estado: genocidio y contrarrevolución en territorio suriano, estuvieron presentes Armando Josué López Benítez y Víctor Hugo Sánchez Reséndiz, así como Mario Martínez Sánchez. ♦

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: