Otorgarán la Medalla Bellas Artes a la bailarina y coreógrafa Cora Flores

Octubre 23, 2018.- El auditorio de la Casa de Cultura de Milpa Alta lleva el nombre de quien hoy es maestra del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza «José Limón»

Cora Flores recibirá este miércoles 24 de octubre la Medalla Bellas Artes, máximo galardón que otorga el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), por su destacada trayectoria y aportaciones a la danza mexicana.

Al hacer un recuento de lo que ha sido su entrega a esta disciplina, aseguró que la danza ha sido su gran motor de vida.

«Yo no puedo más que dar gracias infinitas a la danza por lo que me ha dado. Es la que me ha salvado de todo. Ha sido mi diosa porque, sin pedirle ni rogarle, ha sido la que me ha dado siempre. Es quien más me ha querido y por eso sigo aquí», expresó.

00000

Cora Flores

Muchos son los años que esta mujer, originaria de San Luis Potosí, se ha entregado al arte del cuerpo en movimiento. Primero como bailarina, después como coreógrafa y, por supuesto, ahora como docente y como integrante del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón. Desde todas estas trincheras ha sabido compartir su pasión por la danza.

Acerca del simbolismo que tiene en este momento de su vida obtener la Medalla Bellas Artes, dijo que no se lo esperaba. «Estoy sorprendida. Nunca pensé que me darían algo así. No quiero sonar modesta o humilde de que no me lo merezco. He recibido muchos reconocimientos, pero aún no asimilo recibir esta Medalla, así que me siento profundamente agradecida».

Cora Flores se inició en la danza desde los 14 años. Reconoció que hasta esa edad nunca pasó por su mente ser bailarina; sin embargo, circunstancias de la vida la llevaron a esa profesión. Fue una niña asmática, por lo que un médico le recomendó nadar y entró al ballet acuático infantil que dirigía Socorro Bastida –otra gran figura de la danza nacional– en la YMCA.

La experiencia vivida con ese grupo al ofrecer exhibiciones la llevó a entrar al mundo dancístico, donde se ha mantenido activa y vigente.

Ballet Concierto de México (Hoy Compañía Nacional de Danza) fue la agrupación donde la maestra Flores comenzó su trayectoria artística, bajo la dirección de Felipe Segura y Sergio Unger. El primero fue quien generó en ella una mayor conciencia de la profesión de bailarín: «Le debo todo el principio de mi carrera, él me dio la base de mi danza, fue quien me enseñó a saber cómo estar en esta profesión», indicó.

Su debut en el Ballet Concierto de México fue inolvidable porque logró sobresalir dentro del cuerpo de baile. Después de participar en infinidad de giras nacionales e internacionales, su talento obtuvo más reconocimiento, debido a que alcanzó la categoría de primera bailarina, al interpretar los roles principales de obras clásicas de repertorio, como Las sílfides, El lago de los cisnes, El Cascanueces, La bella durmiente y Coppélia, entre otros.

Sobre su incursión a la danza moderna, la bailarina recuerdó que en 1968 Guillermo Arriaga la invitó a bailar una de las grandes joyas de la danza nacional: Zapata, pieza que le dejó grandes satisfacciones. Cabe destacar que fue el propio Arriaga quien eligió a la bailarina para que interpretara esta obra dentro de la Olimpiada Cultural de México de aquel año.

Otra de las obras que la maestra recuerda con gran emoción es La casa de Bernarda Alba, que le montara Cristina Gigirey, coreógrafa uruguaya radicada en Costa Rica, donde se catapultó como la pionera de la danza contemporánea de este país. Fue justo en tierras ticas donde más adelante la potosina se convertiría en la directora de su Compañía Nacional de Danza durante cuatro años (1987-1991).

Ambas piezas, Zapata y La casa de Bernarda Alba, son las que Flores más bailó durante su carrera como intérprete: «Son dos coreografías que me marcaron, por eso no tengo palabras para agradecer a Guillermo y a Cristina por haber pensado en mí para interpretarlas. Ser bailarina y estar frente al público ha sido increíble porque he podido dar vida a personajes que no son yo».

Como coreógrafa, su primera obra la hizo dentro del Taller Coreográfico de la UNAM: Collage, tras de que en 1971 se integró a esa agrupación por invitación de la propia fundadora, la maestra Gloria Contreras, al sobresalir como la mejor intérprete durante la década de los 70.

Su paso por la máxima casa de estudios fue y ha sido fructífera, tanto para ella como para la Universidad, debido a que la maestra Flores le ha dedicado gran parte de su vida profesional, mientras que la institución ha sobresalido en el ámbito dancístico a través de la representación de la coreógrafa.

Mención especial tiene el fenómeno cultural que Flores generó con su obra Una historia de piratas, con la que logró 300 representaciones, siendo la primera vez que un espectáculo de danza infantil alcanzaba esas cifras, además de ser ejecutado por alumnos de los Talleres Libres de Danza, de la UNAM, y no por intérpretes profesionales. Estuvo en los principales teatros y espacios al aire libre de la República Mexicana, entre los que estuvieron el Palacio de Bellas Artes, el Teatro de la Danza y el Teatro Raúl Flores Canelo.

«Nunca había pensado ser bailarina y sigo siéndolo. Nunca había pensado en ser coreógrafa y sigo siéndolo. Desde que la conocí, la danza me fue enamorando y ya nunca me separé de ella», señaló.

Entre los reconocimientos otorgados a Cora Flores se encuentran la medalla y diploma Una vida en la danza, que le otorgó en 1991 el INBA, a través del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón. En 1992 y 1993 recibió por parte del entonces rector de la UNAM, José Sarukhán, un reconocimiento oficial a su trayectoria y a su labor dentro de esta institución educativa y, desde mayo de 2008, el auditorio de la Casa de Cultura de Milpa Alta lleva el nombre de Cora Flores. También destaca el Premio Somec-Vitars.

Varias universidades del país se han unido a este reconocimiento por la larga trayectoria de la maestra Cora. Baste mencionar las distinciones otorgadas por la Universidad de Colima, de Nuevo León y de San Luis Potosí.

Su labor como docente ha sido fundamental para mantenerse activa. Durante muchos años ha impartido cursos en instituciones públicas y privadas; de hecho, actualmente comparte sus conocimientos de danza contemporánea dentro de los Talleres Libres que ofrece la UNAM. Al mismo tiempo, ha sido jurado en importantes concursos dancísticos, como el del Premio INBA-UAM y dentro del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en el rubro de Intérpretes. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: