Recrean el Mihcailhuitl: fiesta de los difuntos, de Cuacuila, Puebla

Octubre 22, 2018.- Cuacuila, en la Sierra Norte de Puebla, realiza año con año esta actividad que también es una celebración de tipo agrícola

Oraciones, procesiones y gastronomía tradicional son parte de  los elementos que integran el Mihcailhuitl: la fiesta de los difuntos de Cuacuila, del municipio de Huauchinango, en Puebla, ritualidad que fue recreada por habitantes de esa comunidad nahua en el patio central del Museo Nacional de Antropología, con la finalidad de mostrar al público su ideología mortuoria y dar continuidad a esta tradición de origen prehispánico.

A través de cinco décadas el INAH ha dado impulso al montaje de la tradicional ofrenda de Día de Muertos en sus instalaciones. Las diversas comunidades étnicas del país se trasladan a este recinto para llevar a cabo dicha representación lo más cercana posible a como lo hacen en sus lugares de origen.

00000

Habitualmente la gente llama a las almas por medio de la oración e incienso

En esta ocasión, miembros de la localidad poblana de Cuacuila realizaron la instalación arquitectónica y museográfica de una casa tradicional de su región, dentro de la cual fue colocado el altar de muertos, compuesto por elementos como patzcalli (platillo elaborado a base de pipián y chile guajillo), mole con guajolote, tamales de alverjón, frutas de temporada (naranjas, mandarinas y plátanos); cervezas, aguardiente, cigarros, agua «para mitigar el largo viaje de los difuntos», pan, veladoras y arcos de cempoaxóchitl: la flor de muerto.

Los arcos que rodean las orillas de la mesa son adornados de indumentarias femeninas y masculinas, entre las que sobresalen: fajas, blusas, enredos, camisas, enaguas, rebozos, sombreros, botas, morrales y machetes. La presencia de tales elementos responde a que en la cosmovisión de los nahuas de Cuacuila, en el mundo de los muertos, el difunto tiene las mismas ocupaciones que en su vida terrenal, es decir, posee una pareja, casa, parientes, compadres; come, duerme y trabaja; cumple con obligaciones colectivas y asiste a rituales.

A decir del titular del INAH, Diego Prieto, las culturas indígenas se mantienen vigentes, debido a que México es una nación pluricultural que se enorgullece de sus diversos pueblos originarios. «Por eso, es muy importante que en el Museo Nacional de Antropología sepamos que el pasado y el presente se unen; el patrimonio es un conjunto de bienes, saberes y símbolos que siguen vivos porque nosotros les damos significado».

Cuacuila, comunidad asentada en la Sierra Norte de Puebla, realiza año con año esta actividad que también es una celebración de tipo agrícola porque marca el cierre de la cosecha.

Del 25 al 30 de octubre los mercados de la localidad se abastecen de flores, comida y veladoras; por lo general, los habitantes ocupan esos días para adquirir los insumos que pondrán en su ofrenda y recoger de sus huertos aquello que cultivaron durante el año: caña, jícama, frijol, maíz, calabaza o chayote.

El día 31 de octubre inicia el Mihcailhuitl (fiesta de los muertos) con el recibimiento que se hace a los niños fallecidos. Por medio de un camino hecho con pétalos de cempoaxóchitl,  la familia señala a los difuntos la entrada al altar. En la puerta, es colocada una cruz o a veces dos (depende de la costumbre de la familia), en tanto que los alimentos acomodados no llevan picante.

Para la celebración del uno de noviembre (dedicada a los muertos adultos),  los altares se adornan con todos los elementos señalados, además de dulces de calabaza y chayote, frituras y caramelos comerciales. Ese día se cuelgan los ropajes en los arcos que rodean la mesa, y en el arco frontal se sujeta una cruz de madera también forrada con la flor de muerto.

Habitualmente, la gente llama a las almas por medio de oración e incienso, comen en sus hogares y por la tarde asisten al cementerio local para limpiar la tumba del difunto y ofrendar alimento.

El dos de noviembre se efectúa el mismo ritual pero sin asistir al panteón, y entre la parentela se hace el intercambio de ofrendas. Los integrantes de una familia recogen elementos del altar y los guardan en una canasta; tapan los alimentos con una servilleta bordada y los llevan a la casa de algún pariente para hacer entrega de éstos; en reciprocidad, tienen que regresar a su domicilio de inmediato ya que habrá otra familia que otorgue a ellos parte de los productos que durante la celebración dispusieron en su hogar.

El altar de esta comunidad del norte de Puebla permanecerá hasta el 28 de octubre en el patio central del Museo Nacional de Antropología (Paseo de la Reforma y Gandhi, Colonia Chapultepec Polanco, Ciudad de México). Horario de visita: de martes a domingo de 09:00 a 19:00 horas. Entrada gratuita. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: