Algunos apuntes de San Juan Tezompa, municipio de Chalco

Junio 19, 2018.- Las chinampas de este lugar como de otros de lo que hoy son las delegaciones de Tláhuac y Xochimilco, eran todo un paradisíaco lugar

Por Manuel Garcés Jiménez* | Nosotros, Núm. 116 | Julio de 2008

Las poblaciones del sureste del Valle de Anáhuac se caracterizan por tener en el centro los antiguos inmuebles coloniales: ex conventos, capillas, ermitas e iglesias con sus respectivas capillas abiertas, todas sin excepción de una arquitectura austera que datan de los siglos XVI y XVII dirigidas por los alarifes bajo los proyectos, gusto y necesidades de los frailes levantadas con las manos férreas de nuestros indígenas [1] para dar paso a la nueva religión que traía el conquistador español, el cristianismo.

A los templos se le asignaban el nombre de algún santo piadoso de la orden que lo establecía. Por estos lugares, quienes se auto asignaron para la evangelización fueron los frailes de la orden de San Francisco de Asís [2]. Al siguiente año de haber llegado a estas tierras del Nuevo Mundo dio inicio la conversión a la nueva religión, asignándole un nombre religioso al lugar donde se erigía el templo, tomando en cuenta que el Bienaventurado lo relacionaban con ciertos mitos, leyendas o por la geografía del lugar para poder justificar el nuevo nombre [3].

30 Tezompa 2

El arquitecto Pedro Elizalde Xolalpa y el sacerdote Miguel Rosales Sandoval acompañados de los albañiles

Como ejemplo de esta conversión citamos a los poblados de las delegaciones de Tlalpan, Xochimilco, Tláhuac, Milpa Alta, así como algunos municipios del sur del estado de México, manifestándose en los pueblos originarios cuando éstos aparecen con dos nombres. Uno, con el nuevo santo religioso, y el segundo con el nombre de origen prehispánico.

Como ejemplo tenemos a San Juan Bautista–Tezompa. O como lo pronunciamos actualmente: San Juan Tezompa [4], población que pertenece al municipio de Chalco, el cual no es la excepción de lo antes visto, ya que además de tener dos nombres, cuenta con su iglesia de origen franciscana. Singular templo que fue construido por los frailes franciscanos al inicio del siglo XVII, cuando el poblado era demasiado pequeño, reflejándose en las reducidas dimensiones del inmueble dedicado a San Juan Bautista.

De acuerdo a las crónicas del lugar, durante la época prehispánica y toda la vida colonial, todavía hasta los años de la década de los 70, el poblado de Tezompa fue un sitio paradisíaco. Es aquí donde abundaba el agua por todos los canales con el desplazamiento de las acallis (canoas), hermoso espectáculo al verlas repletas de todo lo que se producía (verduras, granos, frutas, leña, carbón y forrajes). Las chinampas de este lugar como de otros de lo que hoy son las delegaciones de Tláhuac y Xochimilco, eran todo un paradisíaco lugar, dando lugar a que durante todo el año los habitantes produjeran cantidades insospechadas de alimentos para el auto consumo y para el mercado por la perdurable humedad de los terrenos de la zona lacustre. Debemos suponer que por estos motivos relacionados con el vital líquido los franciscanos le impusieron a Tezompa a San Juan Bautista.

Lo anterior va de acuerdo con los términos religiosos que marca la iglesia, ya que San Juan Bautista está íntimamente relacionado con el agua al cual se comenta: «Las muchedumbres acudían en tropel a escuchar su predicación y en señal de sincera conversión se hacían bautizar, es decir, que recibían de manos de Juan un baño en las aguas del Jordán, para simbolizar el sincero deseo de purificarse de sus pecados» [5].

Esto nos lleva a retroceder muchas décadas cuando en la fiesta del día de San Juan Bautista los habitantes de Tezompa estaban en algarabía popular, pues se organizaba la conocida como la «Sanjuanada», que consistía en el zambullido en las frescas y cristalinas aguas de la laguna de Pintalco. El regocijo daba inicio a partir de las primeras horas de la madrugada del 24 de junio, los bañistas (por lo general jóvenes) culminaban por la tarde en júbilo acompañado con una suculenta pitanza que se disfrutaba hasta entrada la noche para culminar con baile popular en las enormes canoas, teniendo como espectador divino a un hermoso y rústico altar dedicado a San Juan Bautista, que se acompañaba de frescas y perfumadas flores de la chinampa.

Por otra parte, observamos a un costado de la iglesia de San Juan Tezompa un milenario y bíblico árbol de olivo que los frailes franciscanos lo cultivaron como un significado de divinidad [6]. Pero a la vez aparece en el frontispicio de la iglesia una techumbre de láminas que le cubre en gran parte su vista arquitectónica original del inmueble, tapando con estas láminas los rasgos históricos que le fueron impregnados por los frailes franciscanos.

30 Tezompa 3

El párroco Miguel Rosales Sandoval con los colectores y voluntarias

Debemos suponer que inicialmente y por muchos años la iglesia resolvía los problemas de la población, a medida que ésta fue creciendo se fueron presentando muchas carencias e insuficiencias de espacio. Es por esto que el ocho de enero del año pasado dio inicio una magna obra que viene a cubrir las necesidades del reducido inmueble como es su prolongación y mejoramiento de los servicios eclesiásticos. Por lo que, gracias a la aportación económica de muchos vecinos, en la parte trasera del vetusto inmueble, ya se cuenta con cinco aulas para impartir la catequesis. Anteriormente los niños recibían la doctrina en el patio trasero de la iglesia, soportando los rayos del sol que caían a plomo sobre sus rostros, aunado al polvo de la tierra, el aire contaminado y de la lluvia.

Ahora ya se cuenta con salón de usos múltiples donde los niños, jóvenes y adultos tendrán un espacio cómodo para escuchar las pláticas, proyección de videos, conferencias y otras actividades. Además, el sacerdote contará con su casa–curato con vestíbulo, sala comedor, cocina, y patio de servicio. En la planta alta la recámara y baño, entre otros espacios, indispensables donde el sacerdote podrá disfrutar de un modesto lugar y estar más cerca del recinto religioso.

La obra negra se culminó con el último colado de la losa de la bóveda de cañón realizado el pasado cuatro de mayo.

Como ya se había dicho, los trabajos fueron realizados gracias al apoyo de la gente de San Juan Tezompa que se desprendió de su bolsillo de algunos o muchos pesos, no escatimaron nada a pesar de la situación económica que está atravesando el país, todo esto con la finalidad de verla terminada. Cabe señalar que el motor motivador de toda esta construcción fue sin duda alguna el presbítero Miguel Rosales Sandoval, y el diseño y obra dirigida por el arquitecto Pedro Elizalde Xolalpa.

Hasta el momento sólo faltan los recubrimientos (pisos, aplanados, plafones, azulejos en los baños y cocina, incluyendo puertas y ventanas) que se efectuarán más adelante con el apoyo económico nuevamente de los habitantes de Tezompa. Ahora sí los feligreses de Tezompa podrán escuchar misa, todos bajo el mismo techo. San Juan Bautista contará con dos inmuebles unidos en uno solo: el original y el actual. ♦

_____

*Presidente del Consejo de la Crónica de Milpa Alta.

Bibliografía:

Baudot, Georges. La pugna franciscana por México. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, 1990.

Escalante Plancarte, Salvador. Fray Martín de Valencia. México, 1945.

Rubial García, Antonio. La evangelización de Mesoamérica. México 2002.

María Havers, Guillermo. Vivieron el evangelio. México, 1980.

Nettel, Patricia. La utopía franciscana en la Nueva España. Universidad Autónoma Metropolitana. México 1989.

_____

Citas:

1 Fray Jerónimo de Mendieta nos da cuenta de la crueldad de lo que fueron sujetos los indígenas por el trabajo forzado. «…en 1580 en una carta al virrey don Martín Enríquez le escribió que bajo su gobierno (1568-1580) había aumentado excesivamente el trabajo forzado asalariado sustituyó al tributo, que con la encomienda dejó de ser el centro de la explotación del trabajo».
2 Fue el 13 de mayo de 1524 cuando llegaron a las costas de México, entre San Juan de Ulúa y el actual estado de Veracruz, 12 religiosos seráficos, alentados por una esperanza insólita. El superior de aquellos frailes fue fray Martín de Valencia quien fallece en el embarcadero del poblado de Ayotzingo.
3 «El estado español no sólo pagaba los gastos de transporte y mantenimiento de los misioneros, sino que además estaba pendiente de su aptitud de evangelizadores. La mesiánica labor de convertir a millones de gentes al cristianismo no podía ser recomendada a cualquiera, pues constituía un deber sagrado». La hermana pobreza, el franciscanismo: de la Edad Media a la evangelización novohispana. Antonio Rubial. UNAM.
4 San Juan Tezompa es un lugar de profundas raíces ancestrales, su nombre en náhuatl nos confirma que es pueblo originario, pues su nombre se deriva de la palabra «tzontli» o tezontle, y de «pa», en o sobre, lo que vendría a significar: «sobre el tezontle».
5 Vivieron el evangelio
6 La historia del olivo parte de la mitología griega confiriéndole un carácter divino tanto al fruto como al aceite, recordando que Palas Atenea lo había obtenido y dado a su pueblo. Cabe señalar que en otras iglesias aparece a un costado este árbol: San Salvador Cuauhtenco, San Antonio Tecómitl y la capilla de Texcalco, en Amecameca, entre otros lugares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: