Más de 20 mil personajes de la historia en un diccionario

Abril 19, 2018.- Muestra cómo se organizaba la sociedad novohispana de los «muchos Méxicos» frente a un estado absolutista. Su contenido ha sido resultado de la consulta de más de mil 500 archivos y podría sobrepasar a los 35 mil personajes

Manuscritos, pergaminos, actas civiles y otros instrumentos que involucran personajes que han pasado por la historia de México del siglo XVI, entre españoles, criollos, mestizos, mulatos, negros e indios, y una gran cantidad de personas con exactamente el mismo nombre, pero diferente historia, son la fuente que sustenta más de 20 mil biografías del Diccionario Biográfico del Occidente Novohispano, siglo XVI.

Las biografías han sido procesadas y redactadas por el historiador Thomas Hillerkuss, profesor investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), quien durante los últimos 25 años ha reunido información de fuentes documentales.

Al encontrarse con la carencia de información, confusiones entre personajes y ambigüedades en la historia de México, el investigador se dio a la tarea de procesar la información a fin de que el Diccionario sirva de valiosa herramienta de investigación histórica única en México, cuyo contenido ha sido resultado de la consulta de más de mil 500 archivos y podría sobrepasar a los 35 mil personajes.

La mejor manera de acercarse a la historia de los hombres y las mujeres que forjaron una región —Occidente novohispano, por ejemplo— es la búsqueda del apunte sobre sus vidas, aunque la información sea inconexa, insuficiente o inacabada, dijo. Hasta el momento, eñ Diccionario comprende cuatro tomos (A-C, D-G, H-I y J-L).

Hillerkuss, doctor en etnología por la Universidad Libre de Berlín, señaló que el Diccionario incluye personajes habitantes del área del Occidente de la Nueva España, como son los estados de Zacatecas, Colima, partes de Michoacán y Guanajuato, todo Jalisco, Nayarit, Baja California, Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León hasta Santa Fe en Nuevo México. Incluye personajes que vivían en esa región, aquellos que la conquistaron o pacificaron, viajeros y comerciantes, además de sus aliados, parientes y compañeros de negocio que habitaban fuera de esa área.

Acerca del objetivo del Diccionario señaló que consiste en ofrecer una herramienta para otros investigadores, acerca de cómo se organizaba la sociedad novohispana de los «muchos Méxicos» frente a un estado absolutista. Porque era muy diferente cómo se organizaba cada zona y cómo se formó cada región cultural, lo que hasta la fecha continúa.

«No es un simple banco de datos, ya que estudios como este reflejan, mediante la biografía de un individuo y su interpretación, lo que era la Nueva España en el siglo XVI. Sabemos que no hay reglas uniformes para tener éxito, pues existen muchas vías para hacerse rico o vivir feliz; y este trabajo comprende numerosísimas fuentes, verdaderas historias y, a su vez, datos duros de archivos de todo el mundo», dijo.

El resultado más importante hasta el momento del Diccionario es el hecho de que las familias y grupos de interés más exitosos en el virreinato —Nueva España y Nueva Galicia— tuvieran siempre un firme aliado, padrino o pariente en España, para que velara por ellos. Estas redes socioeconómicas que llegaban, a final de cuentas, hasta el rey, que era la instancia superior, fue algo que influyó bastante en la historia de México y de América virreinal.

«Con el paso de los años me he dado cuenta de la importancia del parentesco. En el siglo XVI, el Estado español, que intentaba colocar un gobierno y una administración al modelo de la península, resultó ser débil, ineficiente o con muy poco personal; frente a eso, la sociedad tenía que organizarse por propia cuenta», indicó.

«Por ejemplo –continuó–, Zacatecas tenía cuatro policías para 40 mil personas, y para vivir pacíficamente y no matarse, tenían que buscar diferentes mecanismos y uno de estos era el parentesco, pero no solamente el sanguíneo o político, sino el que se da por el compadrazgo. Hasta la fecha, en México esto continúa siendo un vínculo muy importante».

Con la creación del diccionario Hillerkuus armó árboles genealógicos, algunos de ellos han llegado hasta los 700 miembros de una misma familia. Algo importante sobre esto es que en el siglo XVI había apenas algunas pocas familias dominantes. En Guanajuato y sus alrededores, por ejemplo, estaba la familia Jaso; en Ixmiquilpan, Alonso de Villaseca y la familia de su yerno, y en Taxco, la familia Castilla. Ellos se hicieron tan ricos que por 50 o 100 años, junto con sus descendientes, controlaban todo lo que pasaba en estas áreas, refirió.

En cuanto al factor económico a destacar, dijo que la gran riqueza del siglo XVI no se hizo con la minería sola, sino con todo lo que se necesita para la minería, los víveres y herramientas (avío). Quien manejara el avío, hacía los mejores negocios.

El proyecto a futuro para la continuación del diccionario, dijo quien actualmente se desempeña en el doctorado en estudios novohispanos, es que haya quien retome la investigación desde la primera publicación, la edite y corrija, ya que es un proyecto que nunca termina, porque cada día aparecen nuevos documentos. Además de preparar un estudio a fondo sobre la ciudad de Guadalajara durante el siglo XVI. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: