Ethel Betsaida: afectos en las relaciones humanas

Abril 10, 2018.- «Apelo a la necesaria soledad al jugar roles con uno mismo, y claro, alimentado de los momentos de la dulce compañía, que se aprecia más cuando se da cabida a la posibilidad de estar únicamente con uno mismo, de otra forma ni una ni otra tendrían valor ni sentido», comenta la artista

Revista Nosotros, Núm. 144 | Marzo de 2012

Ethel Betsaida Ramos Torres (Ciudad de México, 1987) estudió arte en el Centro de Educación Artística Diego Rivera del INBA (1999); en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM cursó la Licenciatura de Artes Visuales con maestros como Luis Nishizawa, José Miguel González Casanova, Ulises García Ponce de León y Luis Argudín, entre otros.

Ha expuesto de forma colectiva en lugares como la Galería de Radio Educación, en el Departamento de Equidad y Género de la delegación Tláhuac, el Centro Cultural Rafael Solana, el Instituto Mexicano del Petróleo y en la Sierra del estado de Guerrero.

Fotos blog 1

Femina tributum. Autorretrato. Óleo sobre madera

Incursionó en las artes escénicas después de haber cursado el Diplomado de Escenografía en la Academia de San Carlos. Actualmente trabaja en la Compañía de Pintura Escénica Paso de Gato, donde ha realizado trabajos para la Compañía Nacional de Teatro y para los teatros del Centro Cultural del Bosque, así como para producciones independientes.

Recientemente tuvo su primera muestra individual en la Escuela Superior de Ingeniería Química del PIN, con la exposición “Apelación al solitario”, conformada por 15 piezas.

El título de la exposición fue sacado de un poema de Rosario Castellanos, comenta Ethel Betsaida, porque va muy acorde con la curaduría de la exposición que incluía retratos de parejas y unipersonales.

En ella, dice, abordó el tema de los afectos en las relaciones humanas, “a los que se les ha dado el poder de dar sentido a nuestra existencia; de la necesidad del hombre de estar en compañía, condenado al ‘solitario’, a penar, condenando su actitud como errada”.

Por eso decidió que la exposición llevara el título de Apelación del solitario,  “porque planteo una defensa a esa condición humana”, apunta.

“Apelo a la necesaria soledad al jugar roles con uno mismo, y claro, alimentado de los momentos de la dulce compañía, que se aprecia más cuando se da cabida a la posibilidad de estar únicamente con uno mismo, de otra forma ni una ni otra tendrían valor ni sentido”, revela. ♦

_____

Fotografía superior: Femina tributum. (Ana María) Óleo sobre madera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: