La nuez, uno de los alimentos con mayores nutrientes

Marzo 12, 2018.- Los fitoquímicos de las nueces (antioxidantes y ácidos grasos poliinsaturados) poseen acción nutracéutica al otorgar protección ante enfermedades crónico-no transmisibles

México ocupa el segundo lugar, después de Estados Unidos, como productor mundial de nuez pecanera, de la cual las principales variedades cultivadas son Western, Wichita y Criollas, cuyo periodo de cosecha transcurre entre los meses de octubre y diciembre.

Tras de señalar que la nuez pecanera es una oleaginosa nativa del sur de los Estados Unidos y el norte de México, Teodoro Suárez Diéguez, Guadalupe López Rodríguez y Emma Gloria Ramos Rodríguez apuntan que se trata de un cultivo de importancia comercial implementado en México desde los años cuarenta y cincuenta.

En un artículo publicado en Ciencia y Desarrollo refieren que la nuez es el fruto del nogal y es considerada una drupa, semejante al capulín o el durazno, pero, a diferencia de éstos, en el caso de la nuez, lo que se consume es la semilla –o almendra–, la cual mide entre 2 y 6 centímetros de largo, pesa de 4 a 12 gramos y está constituida por dos segmentos llamados cotiledones, los cuales se encuentran separados por un tabique central, formado por los carpelos florales.

_DSC0166alc

Las nueces llamadas oleaginosas son apreciadas por su agradable sabor y textura; se consumen en ensaladas, postres, botanas, panadería y confitería; se comercializan con o sin cáscara, enteras, picadas o molidas; y pueden ser materia prima para la extracción del aceite.

La composición nutricional de la nuez ha sido documentada, no así sus propiedades funcionales y nutracéuticas.

«El principal nutrimento es el aceite (ácidos grasos o lípidos); además, podemos resaltar su contenido de proteínas y carbohidratos. Sin embargo, el contenido de ácidos grasos saturados en la nuez pecanera es menor, en comparación con otras oleaginosas comerciales similares, como almendras y avellanas, y no se ha reportado que contenga ácidos grasos tipo trans (no metabolizables); en cambio, es rica en ácidos grasos poliinsaturados como el oleico, el linoleico y tocoferoles (vitamina E)», señalan.

Destacan que el contenido de fibra total es, en promedio, de 8 por ciento (mayor, en comparación con los cereales), y su aporte es significativo en cuanto a minerales como hierro, zinc, selenio, manganeso y magnesio, que algunas oleaginosas comerciales contienen en menor proporción o no los contienen –es el caso del cacahuate, soya, cártamo y olivo, entre otras–. Por lo tanto, la nuez viene a ser uno de los alimentos con mayor concentrado de nutrientes disponibles.

«Las nueces –incluso otras especies, como avellanas, pistaches, nuez de Castilla y almendra, entre otras– son una fuente rica en compuestos bioactivos o fitoquímicos, que presentan acción nutracéutica, entre los cuales se puede destacar carotenoides (pigmentos de las frutas), tocoferoles (vitamina E), fitoesteroles, fitoestrógenos, ácidos fenólicos, flavonoides, lignanos, proantocianidinas», detallan.

Entre los beneficios que aportan estos compuestos se cuentan los de inhibir el daño oxidativo de los componentes celulares, como los ácidos grasos insaturados que se encuentran en las membranas celulares o del ADN (ácido desoxirribonucleico, que contiene la información genética en las células).

La composición química y el contenido de fitoquímicos en semillas dependen de las condiciones climáticas de la región, las prácticas hortícolas, y el lugar donde se cultivan; los tipos de suelo, las características de maduración del fruto y, desde luego, la variedad cultivada, subrayan.

«En años recientes se ha dedicado especial atención al consumo de la nuez, por sus compuestos bioactivos que pueden proporcionar beneficios deseables para la salud humana, avalados por diversos estudios clínicos y epidemiológicos», refieren, como los presentados en el simposio «Las nueces y sus beneficios en la salud» (2007), celebrado en Davis, California, el cual fue organizado por el Centro de Investigación en Nutrición Humana, dependiente del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (ARS and Western Human Nutrition Research Center).

Ahí se informó que los fitoquímicos de las nueces (antioxidantes y ácidos grasos poliinsaturados) poseen acción nutracéutica al otorgar protección ante enfermedades crónico-no trasmisibles (como la diabetes, arterioesclerosis y cáncer, entre otras) y, en particular, las cardiovasculares, al disminuir las complicaciones de estos padecimientos, a través de procesos como suelen ser la agregación plaquetaria (efectos antitrombóticos) y la inhibición de la lipoperoxidación de las membranas celulares (oxidación de los ácidos grasos poliinsaturados).

En su artículo, aseguran que en 2009 la producción mexicana llegó, aproximadamente, a 79 mil toneladas, de las cuales 54 mil se produjeron en el estado de Chihuahua (principal productor).

Otros estados –de acuerdo con informes de la Sagarpa de 2010– que destacan en este rubro son Coahuila, la Comarca Lagunera (Coahuila-Durango), Sonora y Nuevo León. ♦

Fuente: Ciencia y Desarrollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: